Como la episiotomía puede arruinar tu vida sexual

Por qué la episiotomía puede provocar molestias en las relaciones sexuales

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

No suele hablarse abiertamente en los cursos de preparación al parto, pero lo más probable es que tu sexualidad se vea relegada a un segundo plano durante un tiempo, sobretodo porque el bebé se lleva todo el tiempo y energía que os queda a los dos. Así que, no nos engañemos, pasará algún tiempo antes de que vuestra vida sexual se recupere tras el parto.

Algunas molestias pueden postergar la vida sexual tras el parto y otras complicarla, como la episiotomía, te contamos por qué.

Cuando la episiotomía afecta a la vida sexual tras el embarazo

Episiotomía puede arruinar la vida sexual

Hay  muchas causas que provocan que, en el 89% de los casos, las mujeres  experimenten pérdida del deseo sexual en los primeros 3 meses tras dar a luz, e incluso, en un 50% de ellas, hasta el primer año después el parto. Las principales causas es la revolución hormonal que invade el cuerpo, especialmente en el periodo de lactancia, pero también debido a los cambios físicos del cuerpo, por dentro y por fuera.

Sin embargo, un hecho más desconocido pero existente en menor medida, es que la episiotomía ha tenido consecuencias traumáticas en la vida sexual de muchas mujeres, tanto como para disminuir su frecuencia sexual e incluso llegar a desaparecer por completo.

Episiotomía: ¿es efectiva?

La episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en el periné femenino (entre la vagina y el ano) para ampliar la abertura vaginal. Las razones que se alegan para que miles de médicos lo pongan en práctica, casi como un procedimiento ordinario desde hace años, es que previene los desgarros naturales del parto, para que exista un menor sufrimiento fetal en el nacimiento, y que previene la distensión de los músculos perineales que provocan incontinencia urinaria.

Pero lo cierto, es que no existe ningún estudio científico que avale estos datos y, por el contrario, sí que existen muchas evidencias de que la episiotomía no previene desgarres de ningún tipo, tampoco previene la relajación de la musculatura del suelo pélvico, no sana mejor que los desgarros, ni son menos dolorosas y tampoco previene lesiones cerebrales en el feto. ¿Entonces por qué sigue usándose tan frecuentemente?

El problema radica en que el uso de la epidural sí aumenta la necesidad de una episiotomía al paralizar parte de la musculatura, al igual que la posición de litotomía, es decir, estar acostaba boca arriba, por lo que su uso se ha extendido tanto que hay muchos médicos que no atienden un parto sin realizarla.

Por qué la episiotomía puede arruinar la vida sexual

Son muchas las evidencias que indican que la episiotomía no debe realizarse de manera rutinaria ya que conlleva muchas complicaciones, como riesgo de sangrado, infecciones, hematomas y una cicatrización dolorosa y molesta que puede durar mucho tiempo.

Aunque en principio la curación de los puntos y el periodo de cuarentena no debería alargarse más de 4 o 6 semanas, lo cierto es que en la mayoría de los casos la cicatriz que deja la episiotomía produce una sensación dolorosa en el perineo que persiste tras la desaparición de los puntos durante varios meses en el mejor de los casos, y toda la vida en los casos más graves. Una infección de los puntos o una mala cicatrización puede conllevar una insensibilización de la zona, o por el contrario, una excesiva sensibilidad que llega al dolor.

Las relaciones sexuales pueden resultar una auténtica molestia cuando esto sucede, y existen casos de mujeres que cuentan como no volvieron a poder tener relaciones sexuales de la misma manera que antes, aunque es cierto que en casos muy excepcionales. 

La molestia o falta de sensibilidad en la zona, desembocan en una menor secreción vaginal, miedo a la penetración, y como consecuencia una falta de libido.