Episiotomía en el parto. ¿Se puede prevenir?

Te contamos en qué casos está justificada esta incisión (corte) en el periné de la mujer embarazada

Lidia Lestegás Rodríguez

La episiotomía es una técnica en la que se realiza una incisión - un corte - en el periné de la mujer para facilitar la salida del bebé justo cuando éste está a punto de sacar la cabeza. Tiene bastante mala fama, y algunas organizaciones la incluyen dentro de lo que se considera violencia obstétrica o mutilación genital femenina. Pero, entre el blanco y el negro hay una gran gama de grises. Ni es el demonio hecho técnica, ni es una bendita. ¿Podemos prevenir la episiotomía?

Por qué no podemos prevenir una episiotomía

episiotomía en el parto

Precisamente este enfoque endemoniado nos ha llevado a una cierta comercialización de su prevención: cada día disponemos de más artilugios y técnicas específicas que se venden prometiendo ser capaces de prevenirla. Y aunque es maravilloso que se destine investigación a mejorar la salud de la mujer, lo cierto es que, por desgracia, a día de hoy, no podemos prevenir una episiotomía.

¿Por qué? Antiguamente, esta incisión, se realizaba de forma sistemática. Esto quiere decir que a todas y cada una de las mujeres que iban a dar a luz por vía vaginal se les practicaba una. Además, no es extraño que esto se hiciese sin preguntar o informar a la mujer.

Pero las personas que la practicaban así, no lo hacían a mala fe. Realmente pensaban que lo que estaban haciendo estaba bien hecho, y que así prevendrían desgarros graves en la vagina, vulva o ano de la mujer.

Seguramente, algunas de las técnicas que aplicamos a día de hoy se demostrarán ineficaces o dañinas en el futuro, y no por eso vamos a estar fustigándonos por ello. La ciencia avanza, y con ella, la práctica clínica.

Además, el entorno hospitalario, al que se han llevado los nacimientos es, en general y todavía, un entorno en el que prima el paternalismo. Todos los sanitarios nos encontramos en este cambio de paradigma: estamos pasando del 'yo, que sé lo que es bueno, decido por ti' al 'yo, que tengo la información, te informo de tus opciones, y tú decides'. Pero esto, por desgracia, no sucede de la noche a la mañana.

Así que casi todos los profesionales que asistían partos, que fueron formados en que haciendo una episiotomía prevendrían desgarros graves, y que, además, fueron formados para tomar decisiones, en cierta medida, por sus 'pacientes', creyendo que así les ahorrarían, por ejemplo, el mal trago de pensar que les van a cortar el periné, realizaban episiotomías.

La episiotomía no debe emplearse para prevenir desgarros

episiotomía y desgarros

Juzgar con ojos y el conocimiento de hoy las prácticas realizadas ayer es, a mi modo de ver, demasiado injusto. Sin embargo, en 2020, el conocimiento al respecto parece claro. La episiotomía no debe emplearse para prevenir desgarros. ¿Qué cuatro tipos de desgarros que pueden aparecer en el parto?

- El primer grado es aquel en el que solamente se lesiona la mucosa vaginal. A veces ni siquiera requieren de puntos.

- El segundo grado implica, además, que la musculatura de la vagina se vea afectada. Requiere sutura.

- El tercer grado, a su vez, se divide en a, b y c. Implica una afectación de la musculatura del ano.

- Y en el cuarto grado, se ha lesionado completamente el ano.

Por suerte, las lesiones de tercer y cuarto grado son poco frecuentes.

Los estudios han observado que la episiotomía, además de causar en sí misma una lesión igual a un desgarro de segundo grado por las capas que se cortan, aumenta el riesgo de que estos desgarros de tercer y cuarto grado aparezcan.

¿Entonces, no habría que evitar su realización? Lo cierto es que sí, deberíamos evitar su realización y reservarla para emergencias ya que no previene nada y causa un daño. Muchas mujeres en un parto normal ni siquiera tendrán un desgarro de primer grado, lo que se conoce como un periné íntegro.

Cuándo está justificada la episiotomía en el parto

cuándo sí realizar una episiotomía

Sin embargo, su uso sí puede estar muy justificado. Hay dos indicaciones claras:

- Emergencia: La más habitual: que el bebé tenga que nacer ya
Hay que informar y contar con el consentimiento de la madre. Si las pulsaciones del bebé bajan, y la única solución es que nazca ya, la episiotomía puede ser la solución cuando este esté ya asomando la cabecita, pero no sea capaz de acabar de salir. Lo ideal es tener hablado esto en la educación para la salud en el nacimiento (preparación al parto), o como mínimo al ingreso, pero siempre avisar antes de realizarla.

Esto es más habitual si el parto es instrumentado y hay que hacer una tracción brusca del bebé. También puede ser necesaria si el bebé se queda 'atascado' por los hombros.

- La otra indicación es que haya una mutilación genital femenina (MGF)
Los tejidos que previamente se seccionaron y cicatrizaron tienen más dificultades para ser elásticos. Por ello el bebé puede tener problemas serios para salir. La MGF es una importante causa de mortalidad materna y neonatal todavía en muchos países, entre otros, por este motivo.

Por lo tanto, si es una técnica que se emplea en emergencias… ¿podemos prevenirla? No.

Quizá alguna de las técnicas o aparatos acaben demostrándose útiles en otros objetivos, como disminuir los desgarros o mejorar la satisfacción o experiencia en el parto al ayudar en la autopercepción, pero no nos puede ayudar a prevenir una episiotomía.

Puedes leer más artículos similares a Episiotomía en el parto. ¿Se puede prevenir?, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.