Cuidados de la mujer tras sufrir un legrado por un aborto espontáneo

El mejor momento para quedar embarazada después de un legrado

Amira Alkourdi Martínez

Tras sufrir un legrado por un aborto espontáneo, la mujer tiene siempre la misma pregunta: ¿cuándo me puedo volver a quedar embarazada? Necesita un tiempo de recuperación y unos cuidados especiales tras someterse esta intervención quirúrgica que puede variar en función de distintas circunstancias físicas de la mujer. Te explicamos qué es un legrado, cuándo se realiza, qué riesgos conlleva, qué hacer para tener una pronta recuperación y cómo afecta a tu fertilidad. 

Situaciones en las que se realiza un legrado 

situaciones en las que se realiza un legrado

La legra, instrumento quirúrgico, le da nombre al procedimiento de raspado de la matriz o legrado del útero, con el fin de extraer la capa más profunda, en concreto del endometrio. No obstante, se suele hablar de raspado, pero también existe la técnica del aspirado. Se realiza en situaciones de alteraciones uterinas o para eliminar restos placentarios en casos de aborto.

Existen diferentes grados, puede ir desde una biopsia endocervical (ginecológico), en el que solo se realiza la toma de una pequeña muestra uterina para poder valorar estudiar porque se tienen reglas y/o manchados irregulares o sangrados en menopausia, hasta un legrado uterino con un raspado completo por un aborto o por resto placentarios tras un parto. El fin de legrado frecuentemente es evitar hemorragias y prevenir infecciones que se originen dentro de la matriz.

En función del procedimiento, se recomendará desde ningún tipo de sedación hasta anestesia en diferentes grados, con la consiguiente gestión ambulatoria o en consulta hasta ingreso hospitalario en situaciones más complejas. La duración media del procedimiento es de 15 minutos.

Tiempo de recuperación y cuidados de la mujer tras un legrado 

cuidados mujer legrado

Como es normal, en función del procedimiento empleado, indicación, grado de raspado o nivel de anestesia, la convalecencia y los cuidados pueden variar.

- Para casos simples de legrado endocervical ginecológico, solo se recomienda reposo relativo 24 horas, cuidar las medidas de higiene y tener una correcta hidratación. Se puede pautar el uso de analgésicos en caso de molestias significativas.

- El tiempo de recuperación media, en los legrados obstétricos, es variable en función de la evolución y se suele aconsejar reposo relativo para la paciente, con el fin de evitar posibles sangrados o infecciones uterinas, como complicaciones más habituales. Es muy normal tener molestias en estos días, habitualmente contracciones uterinas y calambres, que pueden ser motivo de consulta con el ginecólogo para que este valore la posibilidad de recetar medicación para aliviarlos.

- La cicatrización es un momento a tener en cuenta, ya que se pueden formar adherencias a la pared uterina, lo que puede conllevar variaciones en el ciclo menstrual habitual y, por consiguiente, alteraciones en el nivel de fertilidad. Es una de las complicaciones más raras, pero es posible.

- Se aconseja no realizar esfuerzos en los primeros días, a partir de las 72 horas se puede hacer vida normal, evitando ejercicios extremos. Durante este periodo es normal que exista algún pequeño sangrado, que debe ir a menos, y dolor cólico, que irán desapareciendo paulatinamente.

- En casos en los que haya sido necesaria la anestesia, entre los cuidados, una vez dada de alta del hospital o clínica privada, se recomienda que la paciente esté acompañada en todo momento, debido al riesgo de somnolencia que puede tener.

- Lo que no se recomienda, bajo ningún concepto, es el uso de tampones durante un mes, los lavados vaginales en la ducha o baños inmersión y las relaciones sexuales durante 10 días y siempre en función de la evolución.

- Se debe tener presente que la siguiente menstruación tras el legrado puede ser algo más dolorosa de lo habitual, también podrá incluir pequeños coágulos, por lo que algunas mujeres pueden creer que están teniendo un nuevo aborto, pero en realidad son restos de tejido que revestían el útero el mes anterior. Otra circunstancias que puede asustar y que se puede dar es el nuevo periodo se retrase. 

Cuándo quedarse embarazada después de un legrado 

Igual que en el caso de los cuidados, en función del tipo de legrado y circunstancias variará la recomendación que los médicos y ginecólogos podemos hacer a la mujer a la hora de intentar quedarse embarazada de nuevo.

En caso de legrados tras un aborto, no se recomiendan relaciones sexuales en los siguientes 10 días (si se hace sin preservativo puede provocar infección) y, por lo general, se debe evitar embarazo en los siguientes 2 meses, para que al menos la regla haya vuelto a su funcionamiento normal. 

La mujer necesita recuperar su cuerpo, pero también tiene que hacerlo desde el punto de vista emocional y tomarse las cosas con calma. Si empezamos por la parte física, debe prestar especial atención a ciertos signos de alarma que se pueden producir tras un legrado:  

- Si los sangrados no disminuyen. Más específicamente, si cada hora necesitas cambiarte de ropa por el excesivo sangrado.

- Si aparece fiebre.

- Si no cesan los cólicos abdominales y sus dolores no bajan en intensidad.

- Si notas que tu flujo vaginal huele mal.

Por otro lado, este tipo de intervenciones tienen unos inconvenientes que pueden, en algunos casos, retrasar o dificultar el momento de concebir un bebé.

- Riesgo de perforación de útero.

- Se suprime el proceso natural hormonal, que puede ayudar a sobrellevar el duelo más eficazmente.

- Cicatrices que puedan influir en futuros embarazo.

- Desarrollo de sinequias (“hilos” que unen ambas paredes uterinas), lo que reducen espacio uterino, causan problemas de fertilidad.

- Problemas y efectos secundarios ligados a la anestesia.

- Riesgo de infecciones.