La mejor alimentación para la mujer tras sufrir un aborto espontáneo

Cuidados físicos y emocionales después de la pérdida de un embarazo

Airaudi Rivas
Airaudi Rivas Ginecóloga

Haber tenido un aborto resulta una experiencia desagradable que puede alterarnos física y emocionalmente. Partiendo de este hecho, se vienen una serie de cuidados para recuperar el entorno físico-emocional y continuar con nuestros proyectos bien sea, retomar la planificación familiar para programar un nuevo embarazo o, por el contrario, iniciar el uso de algún anticonceptivo para prevenirlo. En este proceso, una buena dieta es necesaria. Esta es la mejor alimentación para la mujer tras sufrir un aborto espontáneo.

Alimentos indicados tras sufrir un aborto espontáneo

el aborto espontáneo

El plan nutricional puedes iniciarlo apenas te recuperes del procedimiento, si se te ha realizado una limpieza uterina usando anestesia o si la pérdida fue espontánea no existe contraindicación para que apenas llegues a casa después de tu consulta médica, pongas en marcha tu recuperación.

La alimentación debe ser adecuada según tus requerimientos calóricos, según tu peso actual y según tu índice de masa corporal. Lo ideal es elaborar un protocolo alimenticio que te ayude a estar en un peso ideal, incluyendo alimentos que fortalezcan tu sistema inmunológico y recuperarte prontamente.

- Hierro
Los alimentos que incorporen en la dieta deben ser altos en hierro, ya que usualmente durante el aborto se pierden cantidades importante de sangre. Recuperar o aumentar los niveles de hemoglobina es una prioridad y se puede hacer con alimentos con contenido alto en hierro.

Los alimentos ricos en ​hierro hem son procedente de origen animal como carnes rojas, vísceras y mariscos. También encontramos ​hierro No hem en alimentos de origen vegetal como legumbres, hojas verdes y frutos secos. Para mejorar la absorción del hierro no hem (vegetal) es importante acompañar las comidas con vitamina C (tomate, frutas cítricas, fresa, kiwi, pimiento rojo crudo).

- Magnesio
Basados en algunas investigaciones científicas en el área de la psiquiatría, se apoya la teoría de que los estados de ansiedad y/o depresión que se generan tras una pérdida mejoran con algunos nutrientes. Esto suele ser de mucha utilidad puesto que la pérdida de un embarazo afecta significativamente nuestro balance emocional con tendencia a sentimientos de tristeza y aquí el magnesio puede ser de gran ayuda.

El magnesio es un mineral que está involucrado en la contracción muscular y en la depresión, por lo tanto es importante asegurar el consumo de alimentos que contengan este micronutriente. El magnesio se encuentra en legumbres (soja, tofu, alubias), frutos secos (cacahuetes o mantequilla de cacahuetes), semillas (pepitas de girasol) y chocolate negro o cacao puro.

- Otros alimentos
El calcio, presente en los lácteos y huevos, y las vitaminas E y D, que se pueden encontrar en aceite vegetal, aguacates, espinaca, brócoli y espárragos, son otros de los ingredientes a tomar en cuenta a la hora de preparar nuestras comidas.

Lo ideal es elaborar platos sencillos con las combinaciones y cantidades adecuadas para mantener una armonía entre los nutrientes que necesitamos sin caer en los excesos o en las deficiencias en la dieta.

Consejos para la recuperación de la mujer tras un aborto

apoyo emocional tras sufrir un aborto

Por desgracia, cada vez es más común el aborto espontáneo en la mujer. Esta situación no solo afecta a nivel físico, sino que también a nivel emocional. A nivel físico la recuperación suele ser más rápida que a nivel emocional, por lo tanto hay que darse tiempo para aceptar la circunstancia en la que pueden aparecer sentimientos de enojo, culpa, tristeza, dificultad al dormir y falta de apetito.

Las sensaciones de perdida, incertidumbre, ansiedad y dolor que se pueden presentar en algunas mujeres, suelen ser pasajeras, siguiendo la evolución natural de las etapas del duelo, es decir que a medida que el tiempo transcurre se superan satisfactoriamente.

Por otra parte, se debe realizar algún ejercicio físico a fin de fortalecer nuestro cuerpo, ya que un aumento del riego sanguíneo a los órganos que se produce cuando nos ejercitamos oxigenará de forma adecuada cada órgano, además de que se elevan las hormonas cerebrales responsable del bienestar emocional. El ejercicio físico debe ser de bajo impacto y de adaptación progresiva con la autorización de tu médico tratante.

Existen otras recomendaciones, como lo es el reposo o el descanso, el cual se extenderá hasta que tu médico lo considere necesario, generalmente un par de días serán suficientes. Cumplir las recomendaciones que este te dé será tu deber.

En algunas ocasiones en este tiempo puede presentarse dolor pélvico o sangrado el cual debe ceder con el tratamiento farmacológico que se te indicó, que generalmente es a base de algún antibiótico y un analgésico para el dolor.

No se aconseja el uso de tampones ni duchas vaginales. Tu próxima menstruación aparecerá unos 30 días después sin ningún problema. Por otra parte, el inicio de las actividades laborales puedes hacerla al cabo de 3 a 5 días, según lo considere el especialista, tomando en cuenta que no se recomienda esfuerzo físico como lo es levantar o empujar cosas pesadas al menos en 10 días.

Las relaciones sexuales se pueden iniciar en un promedio de 15 días siempre y cuando te sientas preparada para hacerlo. Debes tomar algún anticonceptivo inmediatamente después de la pérdida para evitar embarazo tan prontamente y permitir que el útero se recupere; así pues, podrás iniciar la búsqueda de una nueva gestación en dos a tres meses promedio y si no está en tus planes embarazarte, continuar con la anticoncepción.

Signos que alertan de que algo no va bien tras un aborto

problemas de la mujer tras un aborto espontáneo

Puede ocurrir que la recuperación no sea como esperabas o que haya algún contratiempo. Entre los signos de alarma se encuentra dolor persistente, fiebre y/o secreción con mal olor a través de tus genitales. También es importante recordar que hay que estar alerta, como dice el informe '¿Qué sabemos después de un aborto?', elaborado por Promsex, a un sangrado abundante, mayor a una menstruación (más de 7 a 10 días) o al hecho de que se llegue a empapar completamente dos toallas higiénicas en menos de una hora.

En todos estos casos se debería acudir a tu consulta control, donde despejarás las dudas que tengas y recibirás orientación sobre salud femenina y según lo que deseas hacer, ya sea intentarlo de nuevo o simplemente mejorar o cambiar el método anticonceptivo.

Puedes leer más artículos similares a La mejor alimentación para la mujer tras sufrir un aborto espontáneo, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.