Riesgos de someterse a una cirugía durante el embarazo

El segundo trimestre de embarazo es el más peligroso para someterse a una operación

Sara Cañamero de León

Durante los nueve meses que dura un embarazo existen probabilidades de que la mujer embarazada tenga que someterse a alguna cirugía de urgencia: apendicitis, vesícula, accidente de tráfico, etc. Y, claro, aquí surgen las dudas de muchas gestantes: ¿la cirugía durante el embarazo es peligrosa?

Pros y contras de la cirugía durante el embarazo

cirugía durante el embarazo

Es cierto que como cualquier intervención o medicación a la que se tenga que ver sometida una embarazada, debemos sopesar los pros y los contras. Evidentemente cuando también el feto está implicado, debemos de estar seguros que el beneficio supera con creces los riesgos. Es por eso que, si no es estrictamente necesario, una mujer que espera un hijo no tomará medicaciones alegremente, al igual que tampoco se someterá a una cirugía, y solo lo hará en los casos que sea imprescindibles.

Algunos estudios hablan de que 1 de cada 500 embarazadas pasarán por quirófano en algún momento durante su gestación, por motivos diferentes a los obstétricos (aunque esta cifra podría ser superior según la fuente consultada), así que nos deberíamos preguntar si estar embarazada supone un factor de riesgo frente a las mujeres que no esperan un bebé.

Existe un estudio titulado "Los efectos de la cirugía durante el embarazo", realizado por Hunter B. Moore, en el que se analizaba la mortalidad y la morbilidad de dos grupos de mujeres: uno no embarazado y el otro sí.

Entendemos la mortalidad como la posibilidad de morir relacionada con la cirugía, y esta se contemplaba en la misma mesa de quirófano y se hacía un seguimiento a los 30 días. Curiosamente, era similar en los dos grupos. Lo mismo ocurría con la morbilidad, que es la posibilidad de que surjan complicaciones relacionadas con el proceso (neumonías, infecciones, sepsis, tromboembolismos, fallo renal, etc). El porcentaje de afectación era muy similar en ambos grupos.

Así que podríamos afirmar que efectivamente son compatibles la cirugía y el embarazo en el caso de que la mujer necesite ser sometida a una intervención durante la gestación, aunque es cierto que estos estudios solo contemplaban el bienestar de la madre, y no el del feto.

Se sabe que el riesgo de aborto está en torno al 4% en casos en los que la mujer es sometida a una operación de apendicitis, por ejemplo. Sin embargo, es preciso anteponer la vida de la madre en los casos en los que esta esté en riesgo.

Cirugía durante el embarazo trimestre a trimestre

Por trimestres, podríamos decir que el momento en el que existen mayores probabilidades de evitar efectos nocivos para el feto es el segundo trimestre, sin embargo no podemos decidir en la mayoría de los casos cuando operar, ya que las intervenciones a las que se ve sometida la mujer suelen ser situaciones de urgencia, en los que no podemos demorar en su realización.

La anestesia que se usa, por lo general, no supone un mayor riesgo para la mujer, y en principio no tiene por qué afectar el desarrollo y el bienestar del futuro bebé.

Evidentemente si una mujer debe verse sometida a una intervención quirúrgica durante el embarazo, además de estar controlada por el médico- cirujano de la especialidad determinada, será también supervisada por sus obstetras de manera más intensiva, ya que deben cerciorarse del bienestar del bebé y de la gestación.

Puedes leer más artículos similares a Riesgos de someterse a una cirugía durante el embarazo, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.