Cómo practicar la comunicación asertiva con los niños (y que funcione)

Algunas claves para hablar con más asertividad a nuestros hijos e hijas

Viviana Castro
Viviana Castro Fonoaudióloga

Comunicarnos con nuestros niños no basta, necesitamos hacerlo bien, y para ello es necesario practicar la comunicación asertiva. Y digo practicar porque la asertividad en la comunicación es una habilidad personal e interpersonal de hablar firme y honestamente aquello que deseamos expresar, pero sin llegar a herir o atacar los sentimientos del otro, poder verbalizar de manera adecuada y puntal nuestros sentimientos y pensamientos tanto negativos como positivos sin hostilidad.

¿Cuántos dolores de cabeza y malos entendidos nos ahorraríamos si eligiéramos la forma, las palabras, el lugar, y las emociones adecuadas para tener una sana conversación? Esto es lo que hace la asertividad por nuestros hijos e hijas.

El poder de la asertividad en la comunicación con nuestros hijos

la importancia de la comunicación asertiva en los niños

Es innegable el poder de la comunicación para el desarrollo humano. El lenguaje ha sido la herramienta empleada para crear imperios, civilizaciones, permitir avances de todo tipo y en general, todo lo que hoy en día conocemos ha sido gracias a la existencia de la palabra.

Sin embargo, a la hora de hablar con nuestros hijos, las emociones influyen 100 por ciento y en ocasiones, de una manera negativa donde terminamos más distanciados que unidos ante lo que podría haber sido una conversación tranquila. Y es así como la asertividad la dejamos guardada en el bonito baúl de los recuerdos... Y no, no te estoy reprochando, al contrario... Quiero que reflexiones y comprendas lo importante que es practicar una comunicación asertiva y empática, ya que muchas veces lo damos por sentado.

Ya sabemos que la comunicación es clave para relacionarnos con otros y aún más la asertividad, en el caso con nuestros hijos, la forma en la que nos comunicamos es nuestro reflejo como padres, pues somos su primer modelo lingüístico.

Si no tenemos asertividad, podemos tener serios problemas para relacionarnos con nuestros niños más adelante. Te pongo un ejemplo: si eres una mamá o papá tan ocupado, sumergido en el trabajo, que cuando llegas a casa ocupas el tiempo en redes o en otros temas ajenos al de hablar con tu pequeño, cuando este niño sea adolescente muy seguramente no entablará conversaciones contigo, ya que no sentirá confianza ni comodidad para hacerlo, y tú como papá o mamá no sabrás mucho acerca de lo que pasa con él o en su mundo. Un poco preocupante, ¿no?

Comprendo que los temas de conversación de un niño parecieran una tontería, pero debemos entender que ellos están descubriendo el mundo y con ello te descubren a ti como papá o mamá, por eso la importancia de escucharlos para crear lazos de confianza. De otro modo, ¿cómo confiará en ti y será honesto al querer hablarte de algún tema que lo inquiete? Tu hijo no se quedará pequeño toda la vida, así que pon en práctica la comunicación asertiva con la mejor actitud y los oídos listos para descubrir todo lo que él tiene para contarte, sus ocurrencias, inquietudes y hasta sus chistes.

Por qué tener una comunicación asertiva con los niños

La asertividad en la infancia

¿Por qué usar la comunicación asertiva con los niños? Estos son algunos de los beneficios de hablar con más asertividad a nuestros hijos.

  • Reducir la tensión que se genera normalmente por el día a día en la convivencia familiar
  • Influir positivamente en otros ambientes externos al seno familiar como lo es el colegio o con desconocidos
  • Generar un ambiente de confianza, armonía y estabilidad emocional
  • Mejora su autoestima
  • Aumentar su confianza
  • Mejorar habilidades comunicativas, sociales y personales
  • Ser hábil en tomar decisiones

Todos tenemos una manera diferente de comunicarnos, algunos son muy optimistas tanto que nunca se percatan de un error o una dificultad, otros son demasiado demandantes donde solo quieren ser, otros no permiten que nadie opine o pida la palabra mientras ellos hablan, están los que son muy tímidos y hay que sacarles las palabras (al inicio) con pinzas, ya luego con confianza hablan de cualquier tema y están prestos a escuchar, otros, por el contrario, no escuchan, solo hablan y hablan y aunque el resto opinen o den un aporte, no les prestará importancia y seguirán en su tema...

Y así, hay muchos más tipos de comunicación en niños, pero hoy te daré algunos consejos para que sea cual sea el tipo de comunicación que lograste identificar en tu hijo, llegues a tener una comunicación asertiva.

¿Cómo hacer que funcione la comunicación asertiva en casa?

¿Cómo logro una comunicación asertiva?

Existen algunos factores importantes que son identificables en un buen proceso de comunicación asertiva. Los siguientes puntos son los que favorecen la asertividad dentro de la familia.

1. Respeto hacia los niños y hacia los padres

Es imposible una comunicación asertiva sin antes existir respeto. No se puede tolerar ninguna falta del mismo, por eso es crucial enseñarle a tu hijo que puede y debe decirlo todo con respeto y buena manera. Pero como todo es ejemplo, también tú como papá o mamá debes ser el primero en respetar.

2. Hablarnos sin reproches con asertividad

Si quieres hablar con tu hijo sobre su comportamiento, seguramente estará predispuesto a que la conversación en algún punto llevará un regaño, reproche o reclamo de tu parte, por ello que tu actitud y palabras sean positivas.

Por ejemplo, tu pequeño está haciendo mucho ruido mientras juega, en vez de decirle NO como primer sonido, le puedes decir:

- ¿Cariño, te puedo pedir un favor?, ¿Podrías jugar con el ruido un poco más bajo, me duele la cabeza?

Si tu lenguaje corporal es coherente con la tranquilidad y buena actitud que verbalmente estás expresando, tu hijo lo tomará de buena manera y será más fácil que haga caso o por lo menos que lo intente. Seguro tu hijo te retará si siempre le has dicho 'NO' como primer sonido, pero si tu actitud y tu comunicación cambian, con paciencia él también cambiará. Recuerda, no lo escuches para solo reclamar o juzgar.

¿Eres asertiva con los niños?

3. Revisa tus propias emociones

Como te dije al inicio, nuestras emociones se anteponen a las palabras y si estás de buen genio, todo lo que digas sonará y será de ese modo, lo mismo si estás aburrida, cansada, o de mal humor. Por ello la importancia de aprender a conocernos y autorregular nuestras emociones y comportamientos.

4. Aprendemos a escuchar

Llegamos a la parte que más nos cuesta: escuchar. Pero escuchar de verdad, con interés en comprender lo que el otro quiere expresar y como se siente, lo cual hacer parte imprescindible de una comunicación asertiva.

No opines ni hagas un prejuicio sobre algo en torno a tu hijo sin antes preguntar, hace parte de la asertividad: escuchar para comprender y poder entender el entorno de tu hijo y el porqué de sus actitudes.

Muchas veces los papás me dicen: Es que, ¿qué me puede decir mi hijo que no sepa yo? Y mi respuesta es: ¡Mucho! Tu hijo no es un ser humano lejano a ti, por el contrario, es un reflejo de ti y escucharlo con atención, lograrás entenderlo y además reconocer en ti muchas cosas.

5. Incluye a tu hijo en las decisiones familiares

Como te he dicho tu hijo no es alguien lejano, por ello pedir su opinión es una excelente manera de fomentar la comunicación asertiva, dale la posibilidad de opinar sobre qué le gustaría que prepararan de cenar para toda la familia, o sobre que ropa le gustaría ponerse, esto abrirá un diálogo entre tú y tu hijo siendo grandiosa la retroalimentación y conexión.

6. Sé ejemplo de lo que hablas (sé ejemplo de asertividad)

La asertividad también tiene un componente de coherencia con lo que hablas, ¡aplica lo que predicas! Por ejemplo, tú le dices a tu hijo:

-¡No grites!, ¡Cuántas veces tengo que decir que no tienes que gritar!, pero se lo dices gritando.

¿Qué crees que le estás diciendo realmente?, ¿que deje de gritar como una orden irrefutable? o ¿que debe subir el volumen de su voz para escucharse por encima de todos, como lo has hecho tú?

Puede sonar gracioso y que en algunas ocasiones lo hemos hecho, por eso te digo que debes ser enfática con la orden, pero dar ejemplo de ello. Si tú quieres que tu hijo recoja los platos y los lleve a la cocina... Que él vea primero en ti esa acción, para que a la hora de decirle 'por favor ayuda a recoger la mesa'. En su mente que es muy visual, se cree automáticamente la imagen de ti recogiendo los platos la noche anterior, y lo haga, pues no tendrá como refutar una acción que tú ya haces y él debe aprender.

7. Mejora la comunicación no verbal

La comunicación asertiva también va acompañada de la comunicación no verbal (gestos, expresión corporal...), por eso es importante mantener el contacto visual entre ambas partes, así le mostrarás interés, y una expresión corporal abierta y tranquila, lo que le suscitará confianza y cercanía.

8. Busca el lugar adecuado

Un ambiente y sitio seguro donde tranquilamente tu hijo pueda expresar sus emociones sin sentirse observado o avergonzado.

Asertividad con la familia

9. Buscamos soluciones en familia

Es considerable negociar si la situación así lo permita, esto no significa perder autoridad, con esto le muestras que te importa su opinión, además de animarlo a confiar en sí mismo mostrándole que tiene la capacidad de resolverlo solo y a enfocarse en encontrar la solución con asertividad.

10 Enséñale a decir que NO

Explica al niño la importancia que él ponga límites a personas o situaciones que lo inquieten o no le convenga, si no lo hace, más adelante será un adulto sumiso y sin criterio.

11. La empatía es la clave de la comunicación asertiva

Enséñale la importancia de 'ponerse en los zapatos' del otro, para que así pueda comprender los sentimientos y las razones de la otra persona. Otro gran componente para la comunicación asertiva.

12. No fuerces la comunicación

Recuerda, no es necesario hablar todo el tiempo ni cada segundo, como tampoco forzar la comunicación. Hay muchos momentos en el día en los que puedes aprovechar para entrar a su espacio y tener una divertida plática.

Hablar lo hacemos todo el tiempo pero, ¿todo el tiempo estamos comunicando bien y con asertividad? ¡Tiempo, escucha y empatía, para una comunicación asertiva!

Puedes leer más artículos similares a Cómo practicar la comunicación asertiva con los niños (y que funcione), en la categoría de Diálogo y comunicación en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: