Familias trofeos: El lado oscuro de la perfección

Baja autoestima, infidelidad o dependencia son algunas de las consecuencias de este tipo de padres

Adriana Méndez

Hemos escuchado mucho acerca de los hijos trofeos, niños y jóvenes que son de alguna forma forzados por sus padres a ser menos que perfectos en todos los ámbitos de desarrollo de su vida. Pero, en mi opinión también existen estos padres trofeos, que son aquellos que se involucran en cada aspecto de la vida de sus hijos con la finalidad de querer mejorarla sin pensar en las consecuencias, reteniéndolos en una burbuja rosada de protección del exterior y enfocándose obsesivamente en el qué dirán de la sociedad. 

¿Qué son los padres trofeos?

Familias trofeos: El lado oscuro de la perfección

Algunos padres, en su intento por dar una imagen de perfección, no notan el daño que le pueden estar causando a su familia y, sobre todo, a sus hijos. 

Es posible que alguna vez hayas visto a una familia que te haga decir ‘¡Vaya parecen ser la familia perfecta!’ padres responsables, cariñosos y trabajadores con hijos educados, con perfectas notas académicas y rendimiento excepcional en actividades extracurriculares. Pero quizás también hayas visto que dicha apariencia de perfección en esa familia, no es más que eso, una fachada y que la realidad es muy distinta.

Si bien no existe un manual para ser padres ideales, son muy pocos los casos donde los hijos recuerden con rencor la crianza que tuvieron. Aunque haya sido difícil y llena de exigencias para llegar a formar su independencia, son estos mismos aspectos los que hacen a esos hijos excelentes adultos.

Sin embargo, existen ocasiones que los padres, en su intento de ser modelos excelentes sobre estimulan a sus hijos, haciéndolos dependientes o los hacen carecer de cosas, que los hacen buscarlas en otro lugar. 

Esto suele suceder porque los padres buscan ser modelos de excelencia ante la sociedad, es decir, padres trofeos. Personas que buscan mantener una imagen intachable de su familia ante los ojos de los demás y, de esa forma, tener el crédito por ello, agrandando su percepción ante los demás y convenciéndose de que todo lo que hacen es para el bien de sus hijos, cuando en realidad solo buscan la aprobación de la sociedad y aumentar su ego paterno.

Padres trofeos vs Hijos trofeos

Los niños trofeos se caracterizan porque tienen excelentes notas académicas, se relacionan con niños decentes, tienen modales envidiables y controlan perfectamente sus emociones. Porque, de no ser así el castigo que se les impone es tan fuerte que, naturalmente buscan evitarlo.

Los padres trofeos, por su parte, se escandalizan por cualquier acción que sus hijos realicen que vaya en contra de los ‘principios’ de la familia, que no necesariamente estén mal hacerlo, como elegir una actividad distinta a lo que los padres quieren que realicen, por ejemplo. Esto lleva a los hijos a generar una distorsión del mundo que, algún día deben afrontar, y les priva de desarrollar las habilidades que necesitan para ello.

¿Qué consecuencias traen los padres trofeos?

consecuencia de los padres y familias trofeos

Una familia perfecta no es aquella que sigue los estándares rígidos de la sociedad, sino la que cultiva amor, felicidad y cortesía tanto dentro como fuera del hogar, sin reprimir a ninguno de sus miembros. Por eso, no está de más analizar y saber cuáles es la parte más negativa de este tipo de padres. 

Dependencia poco saludable
Un problema muy común que los padres trofeos no notan es que el involucrarse tanto en la vida de los hijos puede producir en ellos inseguridades y represión a experimentar cosas nuevas, lo cual afecta su capacidad de independizarse en un futuro, ya que no sabrán cómo hacerlo. Esta conducta da como resultado problemas para las relaciones íntimas, buscar relaciones dependientes e, incluso, abusivas.

Infelicidad y resentimiento
Sin importar qué tan buenos atributos hayan brindado estos padres a sus hijos en su infancia y adolescencia, colmándolos de cosas materiales o dándoles educación exclusiva, en la mayoría de los casos es contra los deseos personales de los hijos, pero estos igual complacen a sus padres a pesar de ser infelices realizándolos. Entonces, ¿qué ocurre? Se generan resentimientos a futuro e, incluso, sienten que son incapaces de alcanzar la felicidad por su propia cuenta.

Distanciamientos familiares
Al llegar los hijos a la etapa adulta, en un intento de finalmente librarse del yugo de los padres trofeos, pueden romper toda clase de relación con estos, causando un inminente distanciamiento cargado de rencores y en pocos casos, con posibilidad de reconciliación; especialmente porque estos padres no suelen reconocer sus errores, sino que tachan de malagradecidos a sus hijos por no saber apreciar todo lo que hicieron por ellos.

Resultados vacíos
Todas esas pretensiones ante la sociedad de mantener una imagen de oro, combinado con involucrarse excesivamente a la vida de los hijos, puede causar en ellos una serie de traumas y problemas que perduren en su futuro, impidiendo que realicen todos esos sueños que sus padres tenían en mente, pero que marcan negativamente en la vida de los hijos.

Estos pueden desencadenar en adicciones, problemas de interacción con los demás, baja autoestima, tendencias suicidas, malas elecciones sexuales, ser víctimas de abusos o ser abusadores.

Puedes leer más artículos similares a Familias trofeos: El lado oscuro de la perfección, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.