Por qué los padres no dejan que sus hijos vayan a casa de otros niños

¿Qué aporta a los niños este tipo de encuentros de juegos con sus amigos?

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Mi hija pequeña cumple próximamente 5 años y en casa tenemos un debate. Hasta ahora nos habíamos 'evitado' hacer una fiesta por su cumpleaños porque era demasiado pequeña y no lo pedía. Pero este año sus amiguitos de clase la están invitando a algunas y ella está demandando celebrar su día. ¿Qué hago? Tengo mis dudas, porque no quiero crearla expectativas de que vendrán sus compis si luego no lo hacen, y más después de leer un estudio que afirman que el 48% de los padres no dejen que sus hijos vayan a casa de otros niños a jugar. ¿Por qué lo hacen? ¡Te lo cuento! 

Las razones por las que muchos padres no dejan que sus hijos vayan a casa de otros niños 

muchos padres rechazan invitaciones de fiesta de cumpleaños de sus hijos

Seguro que lo que te voy a contar te ha ocurrido. El curso escolar ha comenzado y a las pocas semanas de clase te encuentras una invitación de cumpleaños en la mochila de tu hijo de un niño al que nunca le has visto y del que no conoces nada más lo que tu hija con su boca de trapo te cuenta.

Seguidamente en whatsapp te meten en un grupo de madres titulado 'Fiesta de cumpleaños'  o 'Fiesta del pijama' y revisando los contactos te das cuenta de que no conoces ni a la mitad de las integrantes, pero aún así tú tienes que manifestar si tu hija irá o no al cumpleaños de su compi de clase o a casa de su amiguita. Parece una decisión fácil, pero no lo es, al menos para mí y para los 881 padres que han participado en el estudio llevado a cabo por los investigadores de la escuela de salud infantil del Hospital Infantil C. S. Mott de la Universidad de Michigan.

¿Qué harías tú ante una invitación de un niño a tu hija del que no sabes nada? ¿Dejarías que fuera, te quedarías tú allí, llamarías a los padres? ¿Quieres saber lo que harían otros padres? Estos datos son muy reveladores.

- El 22% de los padres dejarían que el pequeño acudiese a esta cita y ellos se irían, mientras que el 43% se quedaría con su hijo; por otro lado, otro 22% rechazaría la invitación, mientras que el 12% no está del todo seguro de qué haría.

- ¿De qué depende esta toma de decisiones? Algunos padres argumentan que su hijo es muy tímido y que le cuesta relacionarse con extraños (17%), otros el hecho de que en la otra casa haya mascotas les echa para atrás (11%) y, por último, están los que se preocupan por los alimentos que haya, ya que sus hijos tienen alguna alergia alimentaria o tienen que seguir una dieta especial (14 %).

Pero como los padres saben que antes o después tienen que dar ese paso de dejar que sus hijos vayan a casa de otros amiguitos o a fiestas deciden ejercer de 'detectives privados'. Y así es como la mayoría de los padres confiesan que tratarían de conocer a los otros padres antes del gran día. Dicen que intentarían saber más de ellos preguntando a amigos/vecinos, mirando las redes sociales, revisando el vecindario de la otra familia, buscando por internet, hablando con el profesor de los niños y, algunos van más allá, y hasta averiguarían si tienen antecedentes penales.

Pero, ¿por qué nos preocupa tanto si se trata de una 'fiesta inocente'? Nos da miedo que el niño se quede en algún momento sin supervisión, que esté expuesto a un lenguaje inapropiado, que ingiera sustancias nocivas, que se lesione o que coma alimentos que nosotros no le daríamos (hay cada vez más padres, entre los que me incluyo, que no entendemos por qué en los cumpleaños se tiene que ofrecer comida tan procesada y azucarada).

De ahí que muchos padres, antes del gran día, se informen sobre cómo será dicha fiesta: si habrá monitores, qué actividades harán los niños, si pueden estar ellos presentes... No es nada raro y quien diga lo contrario, ¡miente! Sí que es cierto que por vergüenza o porque nadie se sienta ofendido, los padres no lleguemos a pregunta nada de esto, aunque lo pensemos. 

Los beneficios de dejar que los niños a jugar a casa de sus amiguitos

dejar que los niños vayan a jugar con otros

Las quedadas de nuestros hijos con otros niños pueden resultar muy beneficiosas para su desarrollo. ¡Toma nota! 

- Les permite desarrollar independencia
Se sentirán que son mayores y que pueden estar solos cierto tiempo. 

- Ganar experiencia interactuando con otros niños en un entorno no estructurado
Los niños pasan demasiado tiempo en el colegio sometidos a normas y reglas y les puede venir muy bien salir de su zona de confort y experimentar nuevas vivencias. 

- Divertirse con un amigo
A través de este tipo de actividades, podemos fomentar en el niño el valor y la importancia de tener un amigo cerca con el que vivir emociones distintas. 

Además, y aquí también los padres pueden tener ventajas, nos encontramos con unas horas de descanso para nosotros o para dedicárselas al segundo de nuestros hijos. 

En algunos casos cuesta, porque quizás somos demasiado protectores, pero no podemos tener a nuestros hijos siempre a nuestro lado y convertirnos en los que se conocen como padres helicópteros, ¿te suena? Padres que están profundamente dedicados a sus hijos y que, sin darse cuenta, les están generando un mal, ya que lo que están haciendo es que a través de su actitud impide que los niños aprendan a tomar decisiones, a resolver problemas, a asumir responsabilidades y a ser independientes.

Puedes leer más artículos similares a Por qué los padres no dejan que sus hijos vayan a casa de otros niños, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.