La denuncia de una madre mexicana con miedo a que secuestren a su hijo

La seguridad de los niños en México preocupa y angustia a los padres

Sandra Llorente

La terrible muerte de Fátima - la niña de siete años torturada y asesinada en el 20 de febrero de 2020- ha puesto sobre la mesa la situación en la que viven los más pequeños en México. La cobertura mediática de su asesinato ha situado en el mundo la realidad a la que se enfrentan las familias, niñas y niños mexicanos: en México no hay seguridad para los niños. Las cifras espeluznantes de desaparecidos y fallecidos al año dan cuenta de la preocupante situación, mucho más debido a la impunidad que hay frente a la violencia hacia los niños.  

Vivir con el temor de que secuestren a un hijo 

niños seguros en méxico

Llevo años viviendo en México y he visto cómo cada vez más las madres y padres saben que no pueden esperar mucho de las autoridades, por lo que viven preocupados por sus hijos e hijas, cuidando de que no salgan solos a la calle o recogiéndolos, si pueden, en la misma puerta del aula de su escuela.

Los niños aprenden a vivir desde muy temprano con miedo, a muy corta edad ya son conscientes de que están en peligro fuera de su hogar. Por lo que he observado, en la mayor parte de estados y ciudades de México apenas hay espacios públicos para los más pequeños, y si los hay están cercados y suele haber algún tipo de personal de seguridad, porque nadie, tampoco yo misma, se atrevería a dejar que sus hijos jueguen en un parque abierto.

Cada vez veo más niños con 'correa' en la calle y en las plazas comerciales, porque si sus hijos son revoltosos y corren por todos lados (como haría cualquier niño), todos los padres tenemos miedo de que nos roben a nuestros hijos. 'Hijito/a, tú siempre delante de nosotros', le decimos siempre a nuestros hijos. Una medida de seguridad a simple vista normal, pero que encierra tras de sí un miedo profundo a perderlos.

Los menos afortunados no tienen opción más que dejar que sus hijos vayan solos a su escuela o mandan a sus hijos a trabajar porque su sueldo apenas da para tortillas y frijol. No olvidemos que en México se estima que existen un total de 3,720,000 niñas, niños y adolescentes en situación de pobreza extrema. Y mientras sus hijas e hijos están en la calle, quizás le rezan a la Guadalupana con la esperanza de que a sus hijos no les pase nada. Sí, así vivimos las familias mexicanas, así viven los niños y las niñas en México, porque el país se siente y se vive cada vez con menos seguridad.

Cifras de asesinatos y secuestros infantiles que indignan

niños secuestrados en méxico

Según el Balance Anual 2019 de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) en el país mueren cada día tres niños asesinados. Y esta situación se ha venido dando desde el año 2000, siendo el estimado de 3,6 asesinatos por día. Entre enero 2015 y julio de 2019 se registraron 3,297 feminicidios en todo el país, de los cuales 317 se perpetraron entre población de 0 a 17 años, es decir, uno de cada diez feminicidios en México afecta a niñas y adolescentes.

Según REDIM, la primera mitad del 2019 representó el periodo más violento por delito de feminicidio contra niñas y adolescentes en la historia de México, con un crecimiento de 13,5% respecto al mismo periodo en 2018. Esto significa que en México se producen 8 feminicidios contra mujeres menores de edad por semana. Los estados más peligrosos para las niñas y adolescentes son el Estado de México, Veracruz, Jalisco y Chiapas, en los que se registraron 55, 33, 23 y 21 víctimas de feminicidios menores de 18 años en 2019. 

Las cifras empeoran aún más cuando se habla de desaparecidos. El mismo informe considera que estamos ante una epidemia de #niñezdesaparecida en México. A pesar de los avances en materia legal a este respecto, REDIM denuncia que existen en la actualidad más de 7000 casos abiertos de desaparición de niñas, niños y adolescentes. Además, el reclutamiento forzado de la infancia mexicana por grupos delictivos sigue en aumento. Según el informe, 30.000 niñas, niños y adolescentes han sido reclutados para este fin.

Tampoco los más pequeños se libran del mercado de la trata. Entre 2015 y junio de 2019 se registraron 3320 víctimas de trata, de ellas 805 fueron niñas, niños y adolescentes, es decir, 1 de cada 4 casos de trata son menores. Además, la trata afecta más a las mujeres, también en el ámbito infantil, ya que 7 de cada 10 víctimas de trata infantil son mujeres. Los estados donde más niñas y mujeres adolescentes fueron víctimas de trata en 2019 fueron Chiapas (79 víctimas), Chihuahua (58) y Baja California (48).

La situación de violencia extrema contra la niñez sigue empeorando día a día, ya que según los datos no han mejorado con la entrada del año. La población está indignada, pero a la vez paralizada. Nunca antes se había vivido un momento tan vulnerable para la niñez en la historia de México.

Cómo puede acabar México con la violencia en la infancia 

seguridad infantil en méxico

A nivel local, México no está cumpliendo con las recomendaciones internacionales para acabar con la violencia de la infancia en todos los niveles. Aunque existe un conjunto de leyes y normativas para proteger los Derechos Humanos de la infancia, el país no está cumpliendo con las mismas, ya que no destina los fondos suficientes para llevarlas a cabo, por lo que finalmente sus leyes se convierten en 'leyes vacías'.

De hecho, los recortes presupuestales a los que el país se ha enfrentado con la entrada del nuevo gobierno también han afectado, y mucho, el general de las instancias encargadas de la protección y seguridad de la infancia. Por tanto, la ciudadanía está a la espera de ver si el gobierno decide emprender acciones reales para que cambie la situación de la infancia mexicana.

Sin embargo, a mi parecer, hay un tema que parece que nunca se toca, y es la responsabilidad internacional a este respecto, no solo porque como seres humanos deberíamos estar preocupados por todos los niños y niñas del planeta, sino por la responsabilidad directa que los países de todo el mundo tienen con respecto al consumo de drogas y personas, ligado íntimamente al narcotráfico.

Hay una realidad aplastante que en ocasiones no queremos ver, y es que la diversión de unos significa la destrucción de otros. Mientras haya consumo, la delincuencia organizada seguirá perpetuando crímenes contra la infancia. Y mientras esto ocurra, las niñas y niños seguirán siendo asesinados, violados, apaleados, drogados y maltratados.

Puedes leer más artículos similares a La denuncia de una madre mexicana con miedo a que secuestren a su hijo, en la categoría de Seguridad en Guiainfantil.com.