Caos en objetos perdidos. Cuento infantil corto para niños despistados

Este cuento para niños es tan divertido que hará reír a toda la familia

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Este cuento infantil corto es tan divertido que va a hacer reír a toda la familia. "Caos en objetos perdidos" es un cuento para niños que habla sobre unos animales que siempre lo están perdiendo todo. Por eso, algunos padres y niños despistados se pueden llegar a sentir identificados con estos personajes tan adorables. Si estas buscando cuentos cortos para leer con tus hijos antes de dormir, ¡no te pierdas esta bonita historia!

Cuento infantil muy divertido para niños despistados

Un divertido cuento infantil corto para niños despistados

En Animaland todos los habitantes eran muy despistados. Y el Departamento de Objetos Perdidos siempre tenía mucho trabajo. En él trabajaba el Señor Topo, quien llevaba años sin encontrar sus gafas y apenas veía lo que hacía. Como ayudantes tenía a sus pequeños hijos. Eran más de diez y lo que más les gustaba era jugar a esconder objetos. Por ello, nada estaba donde tenía que estar y el caos dominaba la oficina.

La Señora Oveja acudió muy preocupada al departamento de Objetos Perdidos. Esa mañana, mientras llevaba a sus pequeños al colegio había perdido su manto de lana. El Señor Topo quería ayudarla y sabía que el señor Cocodrilo, hacía tan solo unas horas, le había llevado un abrigo de lana que había encontrado en la orilla de su charca. Pero la prenda de ropa no aparecía. Así que el Señor Topo le ofreció a la Señora Oveja un bonito sombrero con lindas plumas de pato. ¡Qué guapa estaba ahora la señora Oveja!

El Señor Guepardo andaba triste porque no encontraba sus manchas. Se sentía desnudo y muchos le confundían con el Señor Gato. Tras levantarse de su siesta, decidió ir a visitar al Señor Topo para que le prestara un bonito traje. Y después de buscar y buscar trajes con manchas por todos los rincones y no encontrar nada, el Señor Topo le dio al Señor Guepardo unas suaves rayas de cebra para que se vistiera.

Era el turno de la Señorita Cisne. Esta había perdido una de sus muchas plumas blancas. La Señorita Cisne le explicó al Señor Topo que por ese pequeño agujero le entraba ahora el agua y desde entonces apenas podía nadar en el lago. Si el Señor Topo tenía alguna pluma no la encontró, pero a cambio le ofreció a la Señorita Cisne una brillante escama de pez para que el agua no la hundiera mientras nadaba.

Mientras todo esto ocurría, la Maestra Gacela explicaba a sus alumnos la importancia de cuidar de nuestras cosas y, también, que uno no se debe poner triste cuando perdemos algún objeto, porque para todo siempre hay una solución.

Y ahora... ¡preguntas de comprensión lectora!

Aprovecha este cuento infantil para practicar la comprensión lectora con tus hijos. Te proponemos algunas preguntas sencillas basadas en la historia que te servirán para comprobar si tus niños han comprendido lo que han leído. A continuación, pregúntales sobre su opinión al respecto del cuento. ¡Escúchales atentamente!

1. ¿Quién trabajaba en el Departamento de Objetos Perdidos? 

2. ¿Qué travesura les gusta cometer a los hijos del Señor Topo?

3. Pon un ejemplo de algo que haya perdido algún habitante de Animaland

En Guiainfantil.com tenemos muchos más cuentos para leer con los niños este año. ¡No te los pierdas!