Alimentos prohibidos y permitidos para niños con enfermedad del Crohn

Recomendaciones para episodios de brotes o cuando la enfermedad se encuentra en remisión

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La enfermedad de Crohn es un proceso inflamatorio crónico de origen desconocido que puede afectar a cualquier tramo del tracto digestivo, aunque suele centrarse en la parte final del intestino delgado o en el intestino grueso. Desgraciadamente, al tratarse de una enfermedad crónica, puede aparecer en múltiples ocasiones a lo largo de la vida, por eso es importante tener una pautas alimenticios correctas. Estos son los alimentos prohibidos y permitidos para niños con enfermedad del Chron. 

Pautas alimenticias para niños con enfermedad del Chron 

alimentos para niños con enfermedad crohn

Aunque las recomendaciones de alimentos o dietas saludables son bastante generales, en el caso de niños con enfermedades gastrointestinales deben hacerse pequeñas modificaciones para adaptarse a las limitaciones que la enfermedad infiere en la digestión y asimilación de nutrientes.

En el caso de la enfermedad de Crohn, por ejemplo, pueden hacerse dos distinciones claras, unas pautas para los brotes sintomáticos de la enfermedad (entre estos brotes sintomáticos la enfermedad se considera en remisión, o lo que es lo mismo, se encuentra latente sin síntomas manifiestos. Estos periodos varían en duración, pudiendo llegar a durar años, pero lamentablemente la aparición de brotes es impredecible) y otras para cuando la enfermedad es asintomática o se encuentra en remisión.

En general, las pautas alimentarias que pueden recomendarse para un niño con un diagnóstico de enfermedad de Crohn son:

1. Asegurar un aporte frecuente de comida, al menos 6 diarias, para facilitar la digestión y no sobrecargar el tracto gastrointestinal. Preferiblemente, el niño debe comer un plato único variado que incluya alimentos fáciles de digerir, pero con una alta densidad nutricional.

2. Escoger las combinaciones que potencian el aporte nutritivo, por ejemplo, combinando las legumbres con el arroz para aumentar el valor biológico de las proteínas o la carne con alimentos con vitamina C para conseguir una mejor absorción del hierro.

3. Vigilar el aporte de alimentos que contengan calcio, hierro, zinc, magnesio, selenio, vitaminas del grupo B y vitaminas liposolubles como la vitamina A y la E, ya que son los más comprometidos en los pacientes con enfermedad de Crohn.

Mejores y peores alimentos para niños con enfermedad del Crohn 

enfermedad del crohn en niños

Durante los periodos en los que la enfermedad de Crohn presenta síntomas (cólicos, dolor abdominal, diarrea, fiebre, pérdida de peso y apetito, úlceras o hinchazón son los más habituales), el pediatra suele prescribir unas pautas dietéticas concretas, que generalmente suelen incluir una dieta alta en calorías, pero baja en grasas y sobre todo, de fácil digestión. El contenido calórico se recomienda que se aporte a través de alimentos proteicos y deben evitarse tanto el gluten como la lactosa.

Entre los alimentos más recomendables en la fase sintomática podemos destacar el pescado blanco y azul, la carne de ave, el arroz y la pasta, preferiblemente sin gluten, los yogures, el huevo y la patata, y por supuesto frutas (manzana, pera, plátano, melón, melocotón/albaricoque, papaya, mango…), sin piel para evitar un aporte extra de fibra insoluble y verduras (zanahoria, calabacín, calabaza, cebolla, espárragos, champiñones…), preferiblemente cocinadas.

Por su parte, es conveniente evitar las carnes rojas y los lácteos enteros, sobre todo la leche, además de los alimentos con gran cantidad de grasa y azúcares, como los dulces y bollería y los aperitivos salados. Entre las verduras, conviene evitar el brócoli y la coliflor, y sobre todo evitar consumir verduras crudas y sin pelar. Además, los frutos secos y los cereales integrales no son recomendables dado su aporte de fibra.

Si hay diarrea, es recomendable además vigilar que no hay deshidratación, aumentando el aporte de líquidos ya sea agua, caldos, infusiones y, sobre todo, evitando las bebidas azucaradas y carbonatadas.

En las fases de remisión son muy recomendables los pescados, tanto blancos como azules, sobre todo el salmón, por su inestimable aporte en ácidos grasos y vitaminas liposolubles, y las carnes magras, incluyendo las piezas menos grasas del cerdo, ya que aportan proteínas de gran calidad y minerales esenciales como el hierro. Además, conviene incluir superalimentos como el huevo y el yogur en la dieta del niño, porque, aparte de su aporte nutricional son fáciles de digerir, ideales en trastornos gastrointestinales.

Alimentos a evitar en periodos de latencia son las espinacas, las carnes rojas muy grasas como el cordero, los embutidos, los cítricos, los lácteos enteros (a excepción de los fermentados), verduras que producen flatulencias como el brócoli, la coliflor, el repollo o los guisantes, los cereales integrales, la bollería y los aperitivos salados. Además, conviene evitar aquellos alimentos endulzados con sorbitol, manitol o xilitol porque producen flatulencias.

Puedes leer más artículos similares a Alimentos prohibidos y permitidos para niños con enfermedad del Crohn, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.