Cuatro sencillos ejercicios para estimular la lengua de los niños en casa

La importancia de la lengua en procesos como el habla o la alimentación

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

La lengua es uno de los principales objetivos de trabajo para cualquier logopeda, dado que tiene un papel relevante en funciones tan importantes para el momento en el que el niño comienza a producir sonidos y, posteriormente a hablar y, por supuesto también, en el proceso de la alimentación (masticación y deglución). De ahí la importancia de que, como padres, trabajemos desde casa este órgano tan vital y necesario para el día a día de nuestros pequeños. A continuación, os proponemos cuatro simples y divertidos pasos para estimular la lengua de los niños desde casa.

Sencillos ejercicios para estimular la lengua de los niños

ejercicios para estimular la lengua de los niños

Nuestro objetivo con estas sencillas propuestas que te mostramos a continuación es estimular la lengua para mejorar su sensibilidad y facilitar así su participación más activa en todas sus funciones, y es que sin una lengua bien "educada" no podríamos hacer cosas como contar un chiste o tomarnos un helado.

Por ello, podrá ser útil en niños con dificultades de habla (que articulen mal determinados sonidos) y de deglución disfuncional, es decir, pequeños que emplean mucho tiempo en comer, que tragan casi sin destruir el alimentos o aquellos a los que la comida se les hace bola... En cualquier de los casos anteriormente mencionados, debe de ser un logopeda o un pediatra el responsable de emitir un diagnóstico más exacto tras varias pruebas al pequeño. 

Jugando con los bastoncillos

Para los siguientes cuatro pasos de la propuesta, solo necesitaremos la ayuda de un pequeño bastoncillo de oreja con sus respectivos algodones en los extremos. Este bastoncillo puede mojarse en agua fresquita, en diferentes sabores (ácidos como el limón o dulces como el chocolate) o bien pueden aplicarse en seco. 

Con el cambio de temperatura y los sabores les resultará mucho más fácil el juego a los más pequeños, mientras que en seco la dificultad será más grande y habrá mayor entrenamiento.

Se recomienda que cada uno de estos pequeños pasos se plantee como un juego y momento divertido con los niños, incluso, es aconsejable aprovechar los momentos diarios en los que acostumbramos a cepillarnos los dientes, frente al espejo y con la boca abierta (durante aproximadamente no más de un minuto o par de minutos).

La propuesta a seguir consta de cuatro pasos, y en todos ellos se procurará el doble ejercicio más importante de lengua, la elevación y la estimulación de punta de lengua:

ejercicios con la lengua para que los niños hablen bine

1. Laterales
Acariciamos los laterales de la lengua de atrás hacia adelante en dirección a la punta de la lengua, tal y como se muestra en la imagen 1.

2. Centro
Acariciamos suavemente el centro de la lengua de atrás hacia adelante, en dirección a la punta de la lengua, tal y como se muestra en la imagen 2.

3. Parte inferior
Acariciamos la parte inferior de la lengua, directamente en la lengua y también en el suelo de la boca, vigilando y respetando el frenillo, pero también procurando elevarla y subir la lengua en dirección al paladar, tal y como se muestra en la imagen 3.

4. Toques
Damos pequeños toques en diferentes puntos de la lengua y como un juego, ellos tienen que señalar donde les hemos tocado.

Estos ejercicios no te llevarán mucho tiempo y los beneficios que puedes conseguir para el correcto desarrollo del habla del niño y también para una correcta deglución son infinitos. ¡Merece la pena dedicarle un poco de tiempo a esta actividad!