Transmisión de dermatitis atópica de padres a hijos. ¿Cierto o no?

Cómo cuidar la piel de un bebé o niño cuando no existe ningún brote

Candelaria Serrano

Frente a un posible caso de dermatitis atópica en niños, el pediatra interrogará a los padres sobre algunos aspectos de la historia personal y familiar del niño. Esto es porque, al no existir un test diagnóstico específico, este se hace en base a una serie de criterios mayores (4 en total) y menores. La presencia de antecedentes personales o familiares de atopía representan un criterio mayor para su diagnóstico y ahí surge la importancia de interrogarlos durante la consulta clínica y, sobre todo, la duda de si la dermatitis atópica se transmite de padres a hijos.

Edades infantiles en las que aparece esta enfermedad de la piel

cuándo aparece la dermatitis atópica en niños

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por cursar con periodos de brotes que al ceder dejan períodos libres de enfermedad (remisiones). Su cuadro clínico puede ser variado, sin embargo, la presencia de piel seca e intenso picor son los síntomas predominantes pudiendo en sus formas severas interferir con la calidad de vida de quien la padece.

Generalmente aparece desde muy temprana edad, siendo los más pequeños los más afectados con una prevalencia en la población infantil de cerca del 20%. El 60% de los niños con dermatitis atópica debuta antes del primer año de vida (entre los 3 y los 6 meses), por lo que constituye un motivo de consulta frecuente en urgencias, consultorios de pediatría y actualmente en plataformas de asistencia pediátrica telemática.

Alrededor del 45% de los niños presentarán una superación espontánea de la enfermedad con persistencia de signos menores mientras que, menos del 20% evolucionará a una forma severa pudiendo, además, desarrollar otras formas de atopia como rinitis alérgica, asma o alergias alimentarias.

Las manifestaciones clínicas típicas de la dermatitis atópica, según explica el dermatólogo Eduardo Fonseca Capdevila en el informe 'Dermatitis atópica', se dividen en tres etapas, que suelen denominarse del lactante, infantil y del adulto. Junto a ellas se encuentran otras, con frecuencia llamadas atípicas, a pesar de que muchas, como la xerosis, son muy constantes. Además, diversas enfermedades cutáneas y extracutáneas se asocian de forma signifi cativa a la dermatitis atópica.

¿La dermatitis atópica se transmite de padres a hijos?

transmisión de la dermatitis atópica de padres a hijos

Entre un 70-80% de los pacientes tienen una historia familiar positiva de atopia. Cuando ambos padres presentan enfermedad atópica de un determinado tipo (por ejemplo dermatitis atópica), el riesgo de cada hijo de presentar ese tipo de enfermedad atópica es del 70%, mientras que si ambos padres tienen enfermedades atópicas diferentes, el riesgo es del 30%.

[Leer más: Enfermedades de transmisión hereditaria]

Sin embargo, la carga genética por sí sola no explica el desarrollo de la enfermedad. En un 20-30% de los pacientes afectados no existe un antecedente familiar conocido; además, la alta concentración de los casos en países más desarrollados y en zonas más industrializadas junto con el sorprendente aumento de la prevalencia de la enfermedad en los últimos 30 años hace pensar a los factores ambientales como uno de los principales gatillantes a tener en cuenta.

La dermatitis atópica, por lo tanto, es una enfermedad de origen multifactorial (la suma de 3 o más criterios mayores y 3 o más criterios menores confirman el diagnóstico). Esto quiere decir que para su desarrollo intervienen múltiples factores. Si bien existe un componente genético de peso, hoy en día se sabe que para su desarrollo es necesario el interjuego con otros múltiples factores como ser el medio ambiente (estrés, condiciones climáticas, presencia de alérgenos o presencia de microorganismos en la piel), factores inmunológicos y factores constitucionales.

Cómo prevenir la dermatitis atópica y cómo actuar frente a un brote

enfermedades de la piel en niños

La prevención en esta enfermedad de la piel resulta esencial y, aunque a veces puede resultar un tanto complejo para los cuidadores, estos deben saber que es muy importante el cuidado de la piel del niño atópico durante los periodos libres de enfermedad:

- Evitar baños prolongados (no más de 5-10 minutos). 

- Utilizar jabones de avena o parafina o aceites de ducha para pieles atópicas.

- Secado cuidadoso de la piel.

- Uso de cremas hidratantes emolientes.

- Evitar prendas de lana o fibra.

- Mantener las uñas de las manos de los niños limpias y cortas para prevenir lesiones por rascado.

Durante un brote, será el médico especialista quien decida en base a la severidad del mismo cuál será el mejor tratamiento. No debemos caer en la tentación de tratar el brote actual como fue tratado en un pasado o como se ha tratado en un hermano, padre o madre. Esto es por que, si bien el tratamiento tiene una base común siempre, será individualizado y enfocado al episodio actual.

La conclusión es que si bien existe un factor hereditario no todos los niños llegan a manifestar clínicamente la enfermedad. Algunas estrategias que se plantean en la prevención de esta patología, sobre todo en aquellos niños con antecedentes genéticos de peso, es el uso de cremas hidratantes emolientes desde el nacimiento y la lactancia materna exclusiva por lo menos los primeros 6 meses de vida para continuar en los posible hasta los 12 meses.

Bibliografía

- Eric L. Simpson, et al. Emollient enhancement of the skin barrier from birth offers effective atopic dermatitis prevention. J Allergy Clin Immunol. 2014 Oct;134(4):818-23.

- Sinead M. Langan, et al. Atopic Dermatitis. Lancet 2020; 396: 345–60

- Nilesh Morar, et al. The genetics of atopic dermatitis. J Allergy Clin Immunol . 2006 Jul;118(1):24-34; quiz 35-6.

- Kazunari Zugita, et al. Recent developments and advances in atopic dermatitis and food allergy. Allergol Int. 2020 Apr;69(2):204-214.

Puedes leer más artículos similares a Transmisión de dermatitis atópica de padres a hijos. ¿Cierto o no?, en la categoría de Cuidados de la Piel en Guiainfantil.com.