Guía sobre las siestas de los niños - Cuántas tiene que dormir mi hijo

¿Qué pasa si los niños no duermen siesta? ¿Dormirán mejor o peor por la noche? Dudas del sueño infantil

Adriana Méndez
Adriana Méndez Psicóloga y escritora
Revisado por Olga Sesé, Coach del sueño infantil, el

En la infancia, tener un buen sueño diurno y nocturno es necesario para conseguir un desarrollo infantil adecuado, ya que es la manera de reparar nuestro cuerpo y mente. Pero, ¿cómo hacer para que los niños tengan una adecuada rutina de descanso? En esta ocasión te proponemos revisar nuestra guía sobre las siestas de los niños en la que respondemos a las dudas más comunes: ¿cuántas y cómo tienen que dormir los niños?, ¿qué pasa si mi hijo no quiere dormirlas?...

¿Cuáles son los beneficios de las siestas para los niños?

La guía de las siestas de los niños

La principal razón por la cual los niños necesitan las siestas está relacionada con sus necesidades físicas y psicológicas. A través de las siestas, tu hijo o hija consigue obtener una reparación a nivel corporal y emocional.

Además, el sueño diurno evita que los pequeños se sientan agotados hacia el final del día y, así, logran conciliar mejor el sueño por la noche.

Por otro lado, no podemos dejar de lado otro de los grandes beneficios de las siestas: estimulan el aprendizaje en la infancia. Cuando los niños duermen, su cerebro puede fijar los contenidos que han ido adquiriendo durante el día. Esto ocurre durante la noche, pero no podemos olvidar que, como te comentaremos a continuación, las siestas diurnas también ayudan al sueño nocturno.

Sin embargo, hay que aclarar que las siestas necesitan un horario durante el día, los cuales varían según cada niño. A la hora de determinar cuándo y cuántas siestas necesitan los pequeños deberemos tener en cuenta las necesidades de cada uno de ellos, pero también su edad. A continuación lo vemos con más detalle.

¿Qué son las ventanas de sueño de bebés y niños?

Qué son las ventanas de sueño de los niños

¿Alguna vez has oído hablar del término 'ventanas de sueño'? Este hace referencias a los espacios de tiempo en los que un niño o un bebé puede permanecer despierto sin sentirse cansado y a partir del cual irá desarrollando su horario de dormir, a medida que se sienta con sueño.

La ventana de sueño no es igual en todas las edades de la infancia. Por ejemplo, en los bebés de 6 meses, la ventana de sueño es de 2 horas y media a 3 horas, lo que significa que los niños deben dormir cada 2 horas y media o 3 horas. Sin embargo, los niños entre 12 y 14 meses tienen una ventana de sueño de 4 o 5 horas.

De esta forma se puede conocer en qué momentos se deben hacer las siestas para los bebés y niños a lo largo del día, y cómo los padres pueden modificar su horario en torno al sueño infantil.

La ventana de sueño aumenta a medida que el niño crece, es decir, aguanta más tiempo sin dormir y, por tanto, sus siestas diurnas se reducen. Esta tendencia sigue así, hasta que desaparecen alrededor de los 4 o 5 años (a menudo, coincidiendo con el ingreso del niño a la escuela). A partir de esa edad los niños no tienen la necesidad de hacer siestas, gracias a su nuevo ritmo de vida escolar, que les permite regular su ciclo de sueño natural.

¿Cuántas siestas deben dormir los niños según su edad?

Cuántas siestas necesitan los niños según su edad

Una de las dudas más comunes de los padres respecto al sueño de sus hijos es: ¿Cuántas siestas deben dormir los pequeños? La respuesta, a menudo, está en tener en cuenta sus necesidades y su edad.

En los bebés más pequeños el sueño es muy caótico, por lo que es casi imposible imponer un horario de sueño hasta aproximadamente los 4 meses de edad. Esto es porque no existen patrones de sueño específicos (aún tienen que ir desarrollándose) y cada día las siestas pueden ser diferentes.

A partir de los 4 o 5 meses de edad, los bebés comienzan a estructurar su sueño y, por general, empiezan a hacer entre 4 o 3 siestas. Con 6 y 7 meses de edad, los bebés pueden hacer 2 siestas. Finalmente, pasan a una siesta cada día (normalmente después de comer) entre los 14-18 meses hasta los 4 años. A partir de esta edad, como te hemos dicho antes, el sueño diurno suele desaparecer.

¿Cuánto deben durar las siestas de mi hijo?

Cuánto tiempo de sueño necesitan los niños

No todas las siestas duran lo mismo; también van evolucionando según los niños van creciendo y según el momento del día en el que se duermen. Antes de los 4 meses, los ciclos de sueño del bebé duran alrededor de 40 minutos, por lo que las siestas cortas son normales en esta etapa. Cuando el bebé cumple 4 o 5 meses, las siestas pueden durar entre 40 minutos o 2 horas.

Y si tenemos en cuenta el momento del día en el que tiene lugar la siesta... Por lo general, la primera siesta dura 40 minutos, al mediodía puede durar hora y media o 2 horas (siendo esta la más importante ya que es donde se obtiene el mayor descanso) y la última siesta quizás dure unos 30 minutos.

No olvidemos, sin embargo, que estas consideraciones del sueño varían según la edad de los niños y sus necesidades.

¿Dónde y cómo deben dormir los niños la siesta?

Cómo deben ser las siestas infantiles

Los niños deben dormir la siesta en el mismo lugar donde duermen por la noche, bien sea en su cuna, moisés, cama, etc. Siempre deben dormir en un colchón plano y evitar que lo hagan en los brazos de los padres o en el coche. De esta manera perciben su lugar de dormir como un espacio para descansar.

Claro, esto se hace cuando el bebé está en casa. Pero si el momento de la siesta coincide con un momento en el que estamos en la calle, en un viaje o de visita a algún lugar, no hay problema en que duerma su siesta en el coche.

Una recomendación es que las siestas deben hacerse en un espacio oscuro, que simule la noche y con una temperatura agradable, que no sea tan fría ni tan cálida, que no exista mucho ruido para que no se despierten.

¿Qué pasa si mi hijo no quiere dormir siesta?

Mi hijo no quiere dormir la siesta

Estas ventanas de sueño son importantes porque ayudan a producir melatonina, la hormona que nos introduce al sueño. Cuando los niños se saltan estas ventanas de sueño, no existe una preparación para ir a dormir impidiendo al cerebro producir melatonina. Por el contrario, el cerebro segrega cortisol (la hormona del estrés) que los obliga a mantenerse activos. Esto hace que a los niños les cueste dormir, incluso cuando tienen sueño. Y todos los padres sabemos la consecuencia... ¡se ponen de mal humor!

Por ello, no solo hay que respetar la señales de sueño que nos da el niño, sino su ventana de sueño correspondiente. Por ejemplo, si esta es de 3 horas, no podemos, a las 5 horas, ponerlo a dormir la siesta, porque ya se ha pasado su ventana de sueño.

La creencia de que la siesta diurna afecta el sueño nocturno es totalmente errónea. Pues lo cierto es que, al dormir las siestas en el día, los niños y bebés tendrán una mejor calidad de sueño en la noche. Esto se debe a que al mantenerlos activos durante todo el día sin un descanso, los niños se sobrecargan de energía, lo cual impedirá que concilien el sueño y tiendan a despertarse durante la noche.

Puedes leer más artículos similares a Guía sobre las siestas de los niños - Cuántas tiene que dormir mi hijo, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: