El Judo y los niños

Los niños pueden empezar en el judo a partir de los 6 años

Con la vuelta al cole de los niños, también se retoman las actividades extraescolares y deportes que practican. Aunque el judo es visto por muchos padres como un deporte de lucha, es mucho más que eso.

Es un deporte de contacto, sí, pero también es un ejercicio muy educativo para el desarrollo físico y psíquico de los niños con un trasfondo ético y filosófico muy positivo. Calificado por la Unesco como uno de los mejores deportes que pueden practicar los niños y las niñas, esta disciplina olímpica supera la noción de combate cuerpo a cuerpo para dirigirse hacia el conocimiento de uno mismo.

Para los niños es una de las actividades más divertidas que pueden practicar y para los padres uno de los deportes más saludables a los que llevar a sus hijos.

¿Qué es el judo?

Niños hacen judo

El judo es un deporte de contacto originario de Japón. Fue fundado en 1882 por el profesor japonés Jigoro Kano con el objetivo de crear un sistema educativo y no simplemente enseñar una serie de técnicas de autodefensa. El objetivo que se persigue en este arte marcial es derribar al oponente cuando se lucha de pie o controlar y dominar su cuerpo cuando se lucha en el suelo.

Los judocas utilizan una serie de técnicas y tácticas para conseguir derrotar a su oponente. Además, las capacidades físicas y mentales que permite desarrollar han propiciado que el judo sea uno de los estilos de lucha competitiva más practicados en la actualidad.

Cuándo y cómo pueden los niños practicar judo

Inicialmente, los niños deben practicar judo como un juego y no para competir; el inicio de la competición vendrá determinado por su desarrollo físico y sus destrezas en el deporte. Se puede practicar judo en cualquier centro o club deportivo que esté acondicionado para ello. Es preciso que haya una superficie sin columnas cubierta de Tatami (grupo de planchas de gomaespuma prensada), que permite amortiguar el contacto del niño contra el suelo; así podrán jugar sin temor a las caídas.

La vestimenta de los yudocas se compone de un kimono llamado judogi, que suele ser blanco y azul, y el cinturón de uno u otro color en función del nivel en el que se encuentre el niño. Además, es muy importante saber que el profesor de judo de tu hijo, además de ser cinturón negro, debe haber recibido una formación como profesor y haber obtenido una de las diferentes titulaciones de enseñanza exigidas por la Federación de Judo del municipio o región.

La práctica del judo para cada edad infantil

El judo para niños de entre 4 y 7 años está caracterizado por tratarse, principalmente, de ejercicios con los que enseñar a los pequeños a dominar su cuerpo, conocer sus capacidades y posibilidades para desplazarse, saltar, correr, arrastrarse por el suelo, etc. Con estos fáciles ejercicios de psicomotricidad, los niños irán cogiendo confianza en sí mismos.

Entre los 7 y los 10 años, esos sencillos ejercicios de psicomotricidad empiezan a combinarse con las técnicas más sencillas de judo. Aprenden a respetar a sus compañeros y su profesor y cada vez tendrán que esforzarse más para superarse a sí mismos e ir evolucionando.

A partir de los 10 años los niños ya podrán desarrollar técnicas deportivas de judo. Paralelamente, tendrán la oportunidad de poner en práctica lo que aprendieron sobre los valores de compañerismo, exigencia o trabajo en equipo que aprendieron en fases anteriores.

Lee la segunda parte del artículo: Beneficios del judo para los niños