Estoy embarazada. ¿Puedo teñir mi pelo?

Muchas mujeres comparten la misma duda: si teñir o no el pelo durante el embarazo. Quieren cuidar de su imagen, pero al mismo tiempo no quieren dañar a su bebé, y no saben qué hacer. Aunque muchos médicos recomiendan cautela con el uso de tintes durante el embarazo, no existen motivos ni base científica comprobada que demuestre que los tintes puedan dañar al feto.

Algunos estudios de laboratorio resultaron favorables al uso de tinte ya que no encontraron daño alguno en roedores a los que se aplicó grandes dosis de un tinte. Otras investigaciones encontraron daños cromosómicos en mujeres, no embarazadas, que se tiñen el pelo, lo que despertó la posibilidad de que esta alteración podría representar un riesgo al bebé de una mujer embarazada. Otros estudios señalan que las soluciones químicas pueden ser absorbidas a través del cuero cabelludo y llegan hasta la sangre, pudiendo comprometer el cerebro y el sistema nervioso del bebé.

Teñir o no teñir el pelo durante el embarazo

mujer teñiéndose el pelo

No existen razones para acreditar que los tintes que se usan hoy en día, produzcan defectos de nacimiento o pérdidas del embarazo, ni tampoco para eliminar todo tipo de riesgo. Por eso, pienso que lo mejor es mantener la prudencia y la cautela. Como medida de precaución, es aconsejable que, como recomiendan los médicos, la mujer espere para teñir el pelo al menos a partir del cuarto mes del embarazo, cuando el bebé ya tenga sus órganos vitales, cabeza, cuerpo y extremidades, formados. Las fórmulas de los tintes cambiaron positivamente en los últimos años.

Los nuevos procesos químicos dañan mucho menos al pelo, y eso se nota incluso en el olor. De todos modos, siempre es aconsejable que se lea la etiqueta de cada producto antes de utilizarlo, y se lo comente con el medico. Me refiero no solo a los rótulos de los tintes como también a los de productos para permanentes. Si una mujer no se siente segura de usar los tintes convencionales, existen otras alternativas. Puede usar los tintes vegetales, la henna, o shampoo con color, sin amoníaco, cuyo efecto se va después de unos cuántos lavados. Cuando se utiliza algún producto químico durante el embarazo, se debe hacerlo con guantes y en un lugar bien ventilado. Todo cuidado aún es poco cuando existe un bebé por medio.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com