Dar a luz a un niño o una niña

Normalmente cuando sabemos de algúna amiga que está esperando a un bebé lo primero que nos preguntamos, después de felicitarle, es si será niño o niña. Lo mismo ocurre con los padres de la criatura que está creciendo dentro del vientre de su madre. Seleccionar, elegir, son verbos que se ellos conjugan continuamente. Se tiene preferencias por todo.. Podemos elegir incluso el sexo del bebé.

Elegir el sexo del bebé

Cómo elegir el sexo del bebé

Las manipulaciones biológicas permiten a que muchos padres puedan optar por tener niño o niña, y así evitar las discusiones familiares, y facilitar, entre otras muchas cosas, la asignación del color de ropa que irá comprar, o el color de las paredes de la habitación, si rosa o azul, por ejemplo.

Cuando preguntas a los padres si quieren niño o niña, muchos contestan que el sexo del bebé les da igual, que lo que ellos desean es que venga con salud sobretodo. Sin embargo, todos sabemos que eso no siempre es verdad. Muchos cuentan los días, semanas, para que puedan hacer una ecografía y así ver el sexo de su bebé. La concepción de un niño o de una niña ha generado incluso la creación de métodos caseros sin ningún respaldo científico. Que si hacerlo en un día par o impar, si la postura es recomendable, si la comida, etc. También existen señales que muchos padres consideran al pie de la letra, como que si la barriga es redonda será niña y si es de punta será niño.

En Granada, España, por 120 euros si puede conocer el sexo del feto en el segundo mes de embarazo. En lo que se refiere a la medicina, saber o determinar el sexo del bebé antes de que nazca, ha avanzado enormemente. Creo que lo que no ha avanzado han sido los intereses de muchos padres. Me refiero a sus valores y criterios éticos, que están haciendo con que principalmente en Asia, siga habiendo una tasa enorme de infanticidio y de abandono de las niñas cuando acaban de nacer, o incluso antes, a través del aborto. Asesinadas o abandonadas, este es el destino de miles de niñas chinas y de India, donde una niña puede representar la ruina de una familia. El desastre y la presión política y social están causando un desequilibrio entre los sexos y una riada en la exportación de las niñas y en los procesos de adopción.

En Occidente, el abandono de bebés es constante, aunque sea esporádico, y no presenta tantas desproporciones en cuanto al sexo de los bebés. En España, según las estadísticas, a gran parte de los padres, les da igual que sea niño o niña, lo mejor es que no dejen de nacer. Existe sí preferencias cuanto al primer hijo. Que sea niño para agradar al padre. En medio a tanta falta de respeto pienso que la sociedad, en este sentido, se está pasando. ¿Qué más da que sea niño o niña? No creo que el género femenino o masculino sea determinante en el desarrollo de una persona. Por naturaleza ya nacemos distintos. NO hace falta que esas diferencias conviertan a los bebés en productos de fábrica. Este sirve, este no… ¿Qué contarán los padres que eligen el sexo de su bebé, a su hijo acerca de su elección? ¿Qué solo le quería si fuera un niño o una niña? No creo esa sea una buena idea.

Mirna Santos