La primera comida de la mujer tras el parto. Alimentación postparto

Qué comer y qué no comer mientras se está dando el pecho al bebé

Norma Álvarez González
Norma Álvarez González Obstetra-ginecóloga

Una vez que una mujer ha dado a luz un bebé se inicia el periodo de puerperio, el cual comienza inmediatamente después del parto hasta las 6 semanas siguientes. es un periodo de adaptación, tanto psicológico como fisiológico, en el que la mujer debe cuidar muchos aspectos importantes, y uno de ellos es la alimentación.

Al enfrentar esta nueva etapa de la vida, en muchos casos, esta constituye un motivo de preocupación, ya que surgen muchas interrogantes como: ¿Cómo sería la primera comida tras el parto? ¿Qué alimentos consumir que me ayuden a producir leche materna en cantidad suficiente y de buena calidad? ¿Cuáles alimentos me facilitarán a recuperar mi figura rápidamente? En resumen, voy a hablar de cómo tiene que ser la alimentación de la mujer tras dar a luz.

Alimentación de la mujer tras un parto natural o por cesárea

La primera comida de la mujer tras el parto

Existen muchos mitos alrededor de la alimentación de la madre en este periodo, que varían de acuerdo a cada país y a cada cultura, como por ejemplo que no se pueden consumir alimentos fríos o que se deben ingerir atoles o hasta cerveza tibia para aumentar la producción de leche materna (lo que realmente estimula la producción de leche materna es la succión del pezón que realiza el bebé alimentado con lactancia materna exclusiva y a libre demanda).

Si el parto es natural o normal, la madre puede ingerir algunos líquidos (excepto lácteos) mientras se encuentra en trabajo de parto. Una vez que el bebé nace debe ser colocado al seno de la madre para que inicie la lactancia materna y el contacto piel con piel para estimular el apego precoz. Posteriormente la mujer será trasladada a su habitación y, en la mayoría de los casos, la mujer debe reiniciar la alimentación saludable y balanceada que tenía durante el embarazo y beber abundantes líquidos.

Si el bebé nace por cesárea la conducta cambia, ya que se trata de una cirugía abdominal. En este caso no se permite ingerir alimentos o líquidos por vía oral en un periodo de 6 a 8 horas. Al pasar este tiempo se inicia la alimentación probando con líquidos (agua, infusiones, caldos claros) y si estos son tolerados se continua con una dieta ligera, blanda y luego completa.

Una vez que llegas a casa se debe continuar una alimentación variada y balanceada parecida a la que se mantuvo durante el embarazo y practicar en cuanto se pueda una actividad física. No debe existir ningún tipo de presión o preocupación por bajar de peso rápidamente y mucho menos iniciar una dieta estricta para conseguirlo. Se debe buscar un correcto aporte de nutrientes y calorías, ya que conseguir el peso que tenías antes del embarazo será un proceso gradual y progresivo que tardará aproximadamente de 9 meses a un año.

Qué comer y qué no comer si estás con lactancia materna

alimentación durante la lactancia materna

Mientras estás amamantando, tu cuerpo necesita aproximadamente 500 calorías extra para producir leche de manera adecuada por lo que generalmente se recomienda:

- Comer cinco veces al día: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena.

- Comer hasta cinco porciones de vegetales (especialmente los de hoja verde como espinaca, alfalfa o acelga) y dos porciones de frutas al día para garantizar el aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes

- Ingerir cereales integrales y legumbres ya que la alta ingesta de fibra mejora el estreñimiento y, por lo tanto, reduce el riesgo de aparición de hemorroides.

- Ingerir por lo menos 8 vasos de agua diarios.

- Asegurar la ingesta adecuada de proteínas: tales como carne roja magra, carne blanca sin la piel, huevos y pescado (especialmente salmón, sardina, trucha o arenque por su alto contenido de omega 3).

- Consumir alimentos ricos en calcio: leche (descremada) yogurt y queso.

- Puedes tomar un suplemento de vitaminas y minerales si tu medico lo prescribe.

- Evitar consumir jugos y refrescos azucarados, chocolates, dulces y productos de pastelería.

- Dejar a un lado las grasas saturadas, frituras, harinas refinadas y comida chatarra.

- Evitar el consumo de café o té ya que la cafeína pasa a la leche materna y puede causar en el bebé nerviosismo, irritabilidad y trastornos del sueño.

- NO consumir ningún tipo de bebidas alcohólicas.

Y, también muy importante, según nos recuerdan desde el Comité de la Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría en su guía 'Recomendaciones sobre lactancia materna' no fumar. 'Si resulta imposible dejarlo, es importante no fumar nunca en presencia del bebé, tampoco hacerlo dentro de casa y fumar justo después de darle la toma (así estará más alejada de la siguiente). Siempre será mejor darle el pecho que darle una leche artificial, porque la lactancia materna disminuye el riesgo de infecciones respiratorias y asma a las que son más propensos estos bebés. Los hijos de madre o padre fumadores no deben dormir con sus padres en la misma cama (colecho)'. 

En definitiva, debes darle a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarse, y poco a poco, te darás cuenta que, alimentándote de manera saludable, amamantando a tu retoño y realizando una actividad física perderás peso de manera natural y recuperaras tu figura.

Puedes leer más artículos similares a La primera comida de la mujer tras el parto. Alimentación postparto, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.