Quitar los pañales a los niños: un desafío para los padres

Cuándo y cómo quitar los pañales a nuestro hijo es una de las dudas más generalizadas, porque realmente dar respuesta a estas preguntas depende de la singularidad de cada niño. Antes de los dos años, no es conveniente empezar con el control de esfínteres, ya que controlar el pis y la caca requiere una cierta madurez física, un tanteo previo y un interés por parte del niño a dar este paso.

Cómo despertar el interés de los niños por quitarse el pañal

Bebé en el orinal

Todos los padres empleamos trucos o seguimos recomendaciones para conseguir el éxito de que nuestro hijo haga sus necesidades en el w.c. ¿Qué conductas debemos potenciar o cómo podemos motivar a nuestros hijos a la hora de despertar su interés por quitarse el pañal?

- Imitación. El niño imita las conductas de los hermanos mayores o los papás. Cuando vea que todos van al baño, él también querrá ir y repetir el ritual que los demás hacen.

- Invitación. A los niños hay que recordarles y facilitarles momentos para experimentar sentados en el váter u orinal.

- Seguridad. El niño tiene que sentirse seguro, para ellos es necesario un orinal o un adaptador, en definitiva, un buen acceso al baño.

- Comodidad. El niño necesita independencia a la hora de bajarse o subirse las braguitas, calzoncillos o pantalones, para lo cual elegiremos ropa cómoda de quitar.

- Consciencia. El niño tiene que reconocer cuándo se hace pis, para lo cual es imprescindible quitarle el pañal y que se sienta mojado o incómodo.

- Motivación. Hacerle sentir mayor e felicitarle por sus logros.

- Diversión y autonomía. El niño debe limpiarse él solito con papel higiénico, echar el agua de la cisterna después de inspeccionar lo que ha salido de su interior, decir un 'adiós caca' o alguna otra fórmula que le haga sentir protagonista.

- Elección del momento. Tenemos que evitar situaciones de cambio o nerviosismo: La estabilidad, la relajación y el buen tiempo, ayudan a que nuestro hijo logre el objetivo.

Estas recomendaciones, junto con un poco de paciencia, suelen dar resultados, pero en ocasiones algunos niños se resisten a dejar la comodidad y seguridad que les proporcionan sus pañales. Respecto a esto, la semana pasada nos llegó el correo de una madre que nos proponía un truco que jamás había escuchado, ¡la necesidad agudiza el ingenio! Nos contaba que no sabía cómo despertar el deseo de quitarse el pañal a su hijo de 3 años y que hiciera sus necesidades en el baño. Lo había intentado en repetidas ocasiones sin éxito.

Así que, aprovechando la fobia que su hijo tenía por los bichos, le colocó en el pañal bichitos de plástico que provocó en su hijo cierta repugnancia a que le pusiera el pañal. Parece que le fue bien, así que, aunque es un método muy poco ortodoxo y no sé si recomendable, ella consiguió lo que consideraba ya un problema: el que su hijo no quisiera de ninguna de las maneras, quitarse el pañal con el que se había acomodado. Ante todo, no os anticipéis, armaos de paciencia y tened en cuenta que, en muchos casos, el control de esfínteres no se completa del todo hasta los 5 ó 6 años. ¡Todo llega! Para los que tengáis dudas sobre si es normal o no que vuestro hijo siga mojando la cama por la noche, tenemos una sección entera dedicada a la enuresis, que seguro que os será muy útil.

Mirna Santos. Redactora de GuiaInfantil.com