Ropa para embarazada. Qué ponerse y qué no

Durante los tres primeros meses de gestación, la mayor parte de mujeres embarazadas pueden seguir usando su ropa habitual, sobre todo, si se trata del primer embarazo. Sin embargo, a partir del segundo trimestre, las cremalleras que antes cerraban, ya no quieren hacerlo y los botones de los pantalones se resisten.

Es entonces cuando se hace necesario adquirir ropa adecuada para el embarazo porque está especialmente diseñada para la comodidad y bienestar de la embarazada.

Ropa adecuada para la embarazada

La ropa que sí puedes usar en el embarazo

El embarazo es una etapa en la vida de la mujer muy especial, se producen muchos cambios físicos y, según avanzan las semanas de gestación aumentará la sensación de incomodidad y opresión. Para aliviar, en cierta medida esto, te aconsejamos seguir estos consejos sobre la vestimenta en el embarazo: 

- Es preferible utilizar prendas de vestir amplias y cómodas, que no opriman.

- Existen en el mercado una amplia gama de tiendas dedicadas a ropa para embarazadas, que venden pantalones y faldas con una cinturilla especial para llevar bien sujeta la barriga y que se van adaptando según va creciendo la tripa. 

- La ropa de interior debe ser de algodón o fibras naturales. Tendrás que comprar sujetadores nuevos que se adapten a tu nuevo volumen. Si vas a adquirir uno nuevo, recuerda comprar aquellos que no tienen aros. 

- Si utilizas medias o pantys, escoge aquellas que sean de tejidos elásticos autoajustables y que favorezcan el retorno venoso. 

- A medida que crezca tu abdomen, te sentirás más cómoda con unas braguitas especiales de embarazo. Son aquellas que llevan un refuerzo en el bajo vientre para llevar bien sujeta la barriga.

- El calzado más adecuado es aquel que no tiene excesivo tacón, tan sólo son necesarios un par de centímetros para no ir totalmente plana.

La ropa que no conviene usar en el embarazo

- Evita usar tejidos ríjidos que puedan producir irritaciones en la piel

- Si llevas calcetines, usa aquellos que no compriman demasiado para permitir la buena circulación de la sangre. Sobre todo porque en este período porque es fácil que se produzca la hinchazón en tobillos.

- Evita los tacones altos, no sólo te resultará complicado llevarlos ya que tu centro de gravedad está desplazado, sino que no son buenos para la circulación y pueden provocar la aparición de varices.

- Durante los meses de calor, evita los colores oscuros, ya que absorben más el calor del sol y provocan una mayor sudoración

. Editora de GuiaInfantil.com