¿Mi hijo puede estar sufriendo abuso sexual?

Cómo identificar cuando niños y niñas sufren abuso sexual

El niño que es víctima de abuso sexual prolongado, usualmente desarrolla una pérdida de la auto-estima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad.

El niño puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede hasta llegar a considerar el suicidio. Pero, ¿cómo podemos saber su¡i un niño fue o está sufriendo abuso sexual? Un niño o niña abusada sexualmente puede presentar cambios drásticos en su físico o su comportamiento.

Indicadores físicos de abuso sexual a niños y niñas

niño de espaldas

- Dificultad para caminar o sentarse

- Lesiones, desgarros, magulladuras en los órganos sexuales

- Irritación del área anogenital

- Infecciones en zonas genitales y urinarias

- Enfermedades venéreas

- Presencia del esperma

- Embarazo

- Dificultades manifiestas en la defecación

- Hemorragias por la vaginal o por el recto.

- Ropa interior manchada o rota.

- Hematomas en el cuerpo, especialmente en los genitales.

Indicadores comportamentales de abuso sexual

- Masturbación excesiva

- Conocimientos y conducta sexuales impropios a su edad.

- Interés excesivo o evitación de todo relacionado con la naturaleza sexual.

- Comportamiento seductor.

- Depresión o aislamiento de sus amigos y familia.

- Desorden del apetito (perdida, anorexia, bulimia).

- Regresiones, incapacidad para controlar esfínteres.

- Problemas de sueño (Insomnios, miedo y pesadillas).

- Llanto continuo.

- Excesiva agresividad.

- Temor o rechazo a alguna persona.

- Bajo rendimiento escolar.

- Desconfianza en sí mismo.

- Negarse a ir a la escuela, delincuencia.

- Secretismo.

- Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías.

- Comportamiento suicida.

- Otros cambios severos en su comportamiento.

Muchas veces no se notan señales físicas de abuso sexual en el niño pero si se notan en los genitales o en el ano, sólo pueden ser reconocidas por un médico. Con esta aclaración, no se puede decir que todos los niños que presenten esos cambios en su físico o comportamiento estén sufriendo el abuso sexual. De todas formas acuda al pediatra por sí acaso.

Fuente consultada:
Save the Children