Cuentos contra la xenofobia y el racismo

Sugerencia de cuentos infantiles contra la xenofobia y el racismo

1. Xenofobia. ¿Qué sientes?
Violeta Monreal
Dar nombre a lo que se siente es una forma de empezar a conocerse a uno mismo y, por tanto, una forma de madurar. Con la lectura de los títulos de esta colección, revisada por psicólogos, los padres y educadores tendrán una herramienta eficaz para hablar con sus niños y que ellos se identifiquen con algunos de los personajes para, así, empezar a superar algunos aspectos de sus sentimientos que pueden derivar en conductas contraproducentes. A su vez, cada cuento es una divertida y amena historia que los niños disfrutarán leyendo de principio a fin.



2. Intolerancia y racismo ¡NO!
Florence Dutheil, Henri Fellner
Cuentos contra la intolerancia y racismoEn nuestro mundo convivimos más de 6.000 millones de personas con diferencias físicas, de carácter, religiosas. Algunas de ellas provocan envidia o asombro, y otras, sorpresa, inquietud, molestia e incluso odio.
Intolerancia y racismo ¡NO! ayuda a los niños a descubrir que cada uno de nosotros es único y que las diferencias (físicas, de carácter y religiosas) no son una amenaza, sino una fuente de riqueza. A través de seis posibles situaciones cotidianas de intolerancia, ofrece consejos para comprenderlas y reaccionar correctamente.
La curiosidad, la tolerancia, la justicia, el conocimiento del otro son las mejores armas para luchar contra la intolerancia y el racismo.



3. El niño con el pijamas de rayas
John Boyne
El nazismo según la mirada de un niñoEl irlandés John Boyne se adentra en la tragedia del Holocausto a través de los inocentes ojos de Bruno, un niño que no acaba de entender nada de lo que sucede desde aquel día en que, al volver de la escuela, él y toda su familia tuvieron que marchar a una fábrica en la que su padre tenía un nuevo trabajo y donde nadie podía jugar... Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.