Consejos sobre la alimentación de la mamá tras el parto

Los mejores alimentos para recuperarse tras el parto

Paola Andrea Coser
Paola Andrea Coser Nutricionista

Después del parto, es normal que la mamá se sienta agotada física y mentalmente, debido al esfuerzo que ha realizado y a los cambios hormonales, por lo tanto es fundamental durante los primeros días descansar y tener una alimentación saludable.

Presta atención a estos fantásticos consejos sobre la alimentación de la mamá tras el parto.

Cómo debe ser la alimentación de la mamá tras el parto

La alimentación de la mamá tras el parto

Tras el parto, la mamá debe recuperarse de un fuerte esfuerzo físico y mental. Además, el trabajo que le espera a continuación y las pocas horas de sueño pueden pasarle factura. Es un momento crucial para cuidar la alimentación. Descubre qué alimentos son los más beneficiosos tras el parto, bien sea tras un parto por cesárea por parto natural: 

1. Alimentación de la mamá tras un parto por cesárea: 

Si el parto fue por cesárea, la alimentación durante as primeras 24 horas será de una dieta líquida basada en caldos naturales, agua, agua de compota de frutas sin azúcar, infusiones, gelatina sin azúcar...

Después de las primeras 24 horas se prueba poco a poco la tolerancia hacia los alimentos,  y se pasa a una dieta blanda donde se incluyen verduras cocidas, pescados o  carne blanca (pollo, pavo), también se puede incluir algo granos enteros, quinoa, arroz integral, pan integral.

En caso de que la mamá tenga diabetes o sea obesa la recuperación de la incisión de la cesárea tardará más tiempo en recuperarse, por lo tanto la alimentación y el descanso son imprescindibles para sentirte mejor.

2. Alimentación de la mamá tras un parto normal:

En el caso que el parto haya sido normal, la mamá puede incluir a las pocas horas una alimentación normal basada en verduras, frutas, proteínas de origen animal o vegetal, y también incluir líquidos, ya sean caldos naturales, cremas de verduras, infusiones, y principalmente agua.

Tanto si el parto fue normal o por cesárea, la primera semana se debe tener cuidado de incluir de manera excesiva hidratos de carbono, ya que pueden producir gases o distensión abdominal por ejemplo grandes cantidades de cereales integrales (pasta, arroz), legumbres (lentejas, guisantes), exceso de azúcares, edulcorantes y verduras (brócoli, repollo, ajo, cebolla).

Es importante consumir estos alimentos pero probando su tolerancia en pequeñas cantidades para no provocar molestias intestinales.  La mamá debe prestar atención también a los alimentos lácteos. Puede empezar por el yogur natural.