Por qué es malo que los niños memoricen al pie de la letra

La razón por la que no se debe memorizar la lección

Hacer exámenes es una de las pruebas más farragosas a las que nos podemos enfrentar, y una de las fórmulas más usadas para asegurar que nos irá bien es memorizando al pie de la letra lo que dice el libro. 

Pero esta práctica, aparte de ser poco agradable, es poco beneficiosa para el aprendizaje, y es que memorizarlo todo no significa que entendamos lo que estamos diciendo. 

A continuación te explicamos por qué es malo que los niños memoricen al pie de la letra.

La razón de por qué es malo memorizar los exámenes al pie de la letra

Por qué es malo memorizar los exámenes al pie de la letra

Hay materias en las que es más importante entender cómo se relacionan las ideas que se explican dentro del aula, que memorizar todo lo que dice el libro de texto. Éste sería el caso de las ciencias naturales, la literatura o las ciencias sociales, donde es prioritario recordar los conceptos básicos más que las palabras nuevas que hayan salido en el temario. 

Cuando un niño reproduce frases enteras del libro de texto está usando una memoria de corta duración. Eso significa que una vez haya hecho el examen gran parte de esa información la perderá. 

En cambio, si un niño explica la materia de la que se tiene que examinar con sus palabras, la memoria que está usando es la de larga duración, es decir que está mezclando los conceptos ya conocidos con los nuevos, y esto le facilita entender lo que está aprendiendo, por lo que en un futuro recordará mucho mejor dicha información. 

Es bueno que sepas cuál es la forma favorita de estudiar que tiene tu hijo porque así, si detectas que memoriza toda la información que lee, le podrás ayudar a estudiar partiendo de los conceptos que ya sabe.

De hecho, lo más probable es que, si tu hijo necesita memorizar al pie de la letra alguna lección (especialmente cuando hay mucha materia que aprender), sea porque no entiende lo que está estudiando. Esta es la razón por la que los niños no deben memorizar los exámenes. 

Todo aquello que los niños puedan explicar con sus propias palabras será mucho más fácil de recordar en un futuro, y ese conocimiento les servirá para conectar con otros aprendizajes posteriores. Así, a medida que vayan creciendo los niños, irán acumulando conocimientos y les será más fácil enlazar diferentes ideas para llegar a nuevas soluciones que quizás inicialmente no tenían respuesta. 

Aprender una lección con sus propias palabras le reportará beneficios seguros porque, aparte de conseguir que estudiar sea más entretenido y agradable, logrará un aprendizaje más completo, con lo que su autoestima se verá recompensada.