Cómo enseñar a los niños a no discriminar

Los niños no nacen sabiendo discriminar, lo aprenden

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

Los niños aprenden a discriminar, en ningún caso nacen sabiendo discriminar y tampoco surge la discriminación de manera espontánea. La discriminación empieza en casa. 

Si un niño discrimina a sus semejantes seguramente es porque ha observado en su entorno este tipo de conductas y las ha incorporado a su repertorio. Los niños simplemente asumen como propios los juicios de valor realizados por el contexto social en el que se desenvuelven. En Guiainfantil.com te enseñamos cómo podemos enseñar a los niños a no discriminar. 

Los niños discriminan porque lo aprenden

Enseñar a los niños a no discriminar

En mi trayectoria profesional como psicóloga he podido comprobar que los niños son mucho más tolerantes y actúan con normalidad a la hora de relacionarse con personas diferentes a ellos. 

En la mayoría de las ocasiones, en los talleres que realizo con grupos de niños, observo que rara vez los niños se tratan de manera desfavorable entre ellos por cuestiones de género, edad, religión, raza, nacionalidad, idioma, discapacidad, orientación sexual, etc. 

Es importante que tengamos en cuenta que los niños no son ajenos a los problemas de discriminación y, por supuesto, los adultos tenemos que garantizarles su derecho a no ser discriminados. Tenemos la obligación de eliminar cualquier tipo de discriminación infantil si está a nuestro alcance.

Pautas para enseñar a los niños a no discriminar

- Fomentar en el hogar una educación basada en respeto, tolerancia, igualdad y aceptación de las diferencias individuales.

- Enseñar al niño a pensar, sentir y actuar de manera inclusiva.

- Poner atención para no discriminar a otras personas delante de nuestros hijos cuidando nuestras palabras y nuestros actos. Si la discriminación se aprende, el comportamiento que tengamos como padres es de vital importancia que sea ejemplar.

- Señalar al niño y corregirle si observamos cualquier señal de discriminación hacia otra personas sea cual sea el motivo.

- Enseñar al niño a ser empático con los demás.

- Favorecer que el niño tenga una mente flexible promoviendo que conozca diferentes culturas mediante viajes, películas, libros, etc.

- Transmitir la idea de que todos somos diferentes, únicos e irrepetibles pero que a pesar de nuestras diferencias nos unen muchas similitudes.

- Hacerle saber que ninguno de nosotros somos mejores ni peores que otros por tener más o menos dinero, tener la piel más clara o más oscura, ser de una nacionalidad u otra, etc. Insistir que lo que realmente nos hace mejores es ser buenas personas y hacer sentir bien a los demás.

- Todas las personas somos diferentes. Por eso, no podemos pretender que todos los niños sean tratados de la misma manera. 

Ser diferente no es el problema sino que el problema surge con el uso que algunas personas hacen de esas diferencias. Muchas veces, las diferencias son utilizadas para justificar un trato peyorativo hacia el otro. Como adultos, tenemos la obligación de hacer todo lo posible para que ningún niño sea tratado de manera discriminatoria hoy en día en nuestra sociedad.