5 consejos para enseñar a leer a un niño con dislexia

Aprender a leer no es tan fácil para los niños con dislexia

Cristina Avecilla

Un niño con dislexia tiene muchas dificultades para aprender a leer porque le cuesta descifrar el conjunto de letras que tienen las palabras escritas. Es por ello que tardará más tiempo del habitual en entender el significado de lo que está leyendo.

En Guiainfantil.com queremos enseñarte  5 consejos para enseñar a leer a un niño con dislexia.

Pautas para enseñar a leer a un niño con dislexia

Enseñar a leer a un niño con dislexia

Para enseñarle a leer es bueno seguir los mismos pasos que haríamos con niños sin dificultades (primero se aprende bien la forma de las letras juntamente con su sonido y luego se van uniendo diferentes letras para crear sílabas), la diferencia radica principalmente en el tiempo que dedicas.

A continuación tienes cinco consejos básicos pensados para enseñar a leer, y que son especialmente importantes tener en cuenta cuando el niño al que le enseñas tiene dislexia.

1- Practica más a menudo y menos rato. Piensa que para ellos es muy difícil identificar de un simple vistazo una palabra, aunque esta palabra nos la encontremos por todas partes en cualquier escrito. Es muy importante que no se sature mientras practiquéis (si se cansa a los 5 minutos, no le aprietes más tiempo).

2- Anímale y felicítale por los logro conseguidos. La motivación es la gran aliada del aprendizaje, y más si se trata de aprender algo que sabemos que nos cuesta muchísimo.

3- No des por aprendida una lección ortográfica (por ejemplo que c + e suena "ze" y no "que") hasta que no lleve un tiempo considerable. Así no te sorprenderás si falla en su lectura y tendrás más paciencia para volverle a explicar cómo suena la palabra en cuestión.

4- Ten presente que es importante darle tiempo. Las prisas son el peor enemigo porque sólo provocan errores y confusiones a la hora de interpretar lo que hemos leído. Los niños que tienen dislexia necesitan mucho más tiempo para aprender a leer, así como mucha más constancia.

5- Cuando ya pueda leer frases, déjale que se equivoque. A medida que el niño va leyendo, va enlazando conceptos y construyendo la historia en su cabeza; cuando confunda una palabra al leer se dará cuenta de que debe tirar atrás para encontrar el fallo y rectificar. Acostumbrarse a ello permite ser más consciente del error y, por lo tanto, facilita crear el buen hábito de ir corroborando que lo que leen tiene sentido.

Los niños con dislexia necesitan aprender muchas estrategias para leer y entender qué es lo que han leído, así que le puedes enseñar todos los trucos que sepas para recordar las normas ortográficas o la forma de algunas letras que cuesten más.