Ejemplo práctico para enseñar a los niños a tomar decisiones

Por qué los niños deben empezar a saber decidir y elegir por sí mismos

Tomar decisiones en nuestra vida es como poner la dirección en el GPS. Si la pones bien llegarás al lugar deseado, pero si te equivocas, te perderás y tardarás más tiempo en llegar al lugar que quieres. Es verdad que equivocarse es necesario para aprender, algo que es inevitable en la evolución humana. Sin embargo, disponiendo de las herramientas necesarias podrás tomar decisiones cada vez más acertadas. Por eso hoy quiero compartir una clave que te ayudará a enseñar a tus hijos a tomar decisiones certeras, independientemente de la edad que tengan.

Por qué es importante que los niños aprendan a elegir y decidir

enseñar a decidir

Cada día desde que nos levantamos tomamos decisiones y es aquí donde encontramos la clave para enseñar a los pequeños de casa a tomarlas, porque qué mejor forma que con tu propia experiencia. Está claro que a los niños no les van las teorías, ni tertulias sobre métodos y herramientas para hacer algo. Primero porque les aburre y segundo porque seguramente no dispondrán de la capacidad o ganas para escucharte, y menos aún para aprenderlo con una charla de los padres. ¿Cómo enseñarles a tomar sus decisiones independientemente de la edad que tenga el niño?

Se trata de enseñar a tus hijos con decisiones sencillas para ti e involucrarles en ellas. Observa hechos cotidianos en los que decides y obtienes buenos resultados, bien sea de confort, alegría, satisfacción... Una vez seleccionados estos hechos, pon un orden mental y analiza por qué decides de determinada forma y qué guion utilizas con el fin de que puedas enseñárselo a tus hijos.

Ahora sí, manos a la obra, pide ayuda a tu hijo para tomar una decisión y sube el nivel de dificultad en función de la edad. Explica la duda que tienes y seguidamente comienza a argumentar las diferentes posibilidades. (En el caso de tratarse de algo físico que puedas enseñar no dudes en hacerlo, te será de gran ayuda para mantener su atención).

Podrás observar que a medida que realizas este ejercicio con tus hijos, ellos de forma independiente lo irán poniendo en práctica, tomando sus propias decisiones sin que tengas que intervenir. Realizar este proceso es importante porque es necesario que los niños aprendan a tomar decisiones ya que les hará ser adultos más autónomos, seguros de sí mismos, más reflexivos y, sobre todo, con más criterio y menos influenciables por los demás.

[Leer más: Cómo ayudar al niño ser él mismo y no dejarse influenciar por los demás]

Si desde pequeños les enseñamos y les acostumbramos a tomar sus propias decisiones (por ejemplo, qué ponerse de ropa cada día para ir al colegio) les estaremos ayudando a que en un futuro como adultos estén mejor preparados para enfrentarse a problemas o situaciones complicadas.

Ejemplo práctico para enseñar a los niños a tomar decisiones

enseñar a tomar decisiones

Por ejemplo, imagina que tienes una reunión importante en el trabajo pero tienes dudas sobre los zapatos que vas a ponerte. Será necesario poner orden al proceso inconsciente que haces antes de tomar una decisión. En este caso lo vamos a pasar por tres filtros.

1. Qué me dice el corazón. Quiero ponerme los zapatos verdes porque son muy bonitos y combinan perfectamente con la ropa que quiero ponerme.

2. Qué me dice la experiencia. Sé que la reunión se alargará, tendré que estar de pie largo rato y con aquellos zapatos que justo combinan con la ropa que voy a ponerme no estaré cómodo/a. Pregúntate qué es más importante para ti: ¿Cómo te ven los demás o cómo te sentirás con unos zapatos con los que sabes que no estarás cómodo? Analiza qué prevalece para ti y cuál crees que sería el mejor aprendizaje para tus hijos.

3. Valora otras posibilidades. Muchas veces nos atascamos en una decisión por no ampliar el campo de posibilidades. En el caso del ejemplo, tienes la opción de cambiar de elección de ropa y encontrar así el equilibrio entre la experiencia y lo que te dice el corazón.

4. Decide. Las decisiones serán acertadas cuando encontramos el equilibrio entre la sabiduría de la experiencia y lo que nos dice el corazón. No olvides que el corazón también habla cuando tenemos sentimientos de comodidad e incomodidad e intuición.

Como decía Paulo Coelho 'Todos los días Dios nos da un momento, junto con el sol, en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un sí o un no pueden cambiar toda nuestra existencia'.

Puedes leer más artículos similares a Ejemplo práctico para enseñar a los niños a tomar decisiones, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: