Por qué los niños tienen tanta energía

La increíble energía de los niños

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Es sabido ese dicho popular que dice que los niños no se cansan nunca. Además, la mayoría de los adultos no somos capaces de seguirles el ritmo.

Los pequeños muestran una vitalidad extraordinaria. Pasan todo el día corriendo, saltando y jugando durante horas y da la impresión de que no se cansan nunca. Parece que se mueven gracias a una fuente de energía inagotable. ¿Por qué los niños tienen tanta energía?

Un estudio muestra por qué los niños tienen tanta energía

La energía de los niños

Un estudio reciente afirma que los niños producen la energía que les mueve de una manera más eficiente que los adultos. Este estudio llega desde la universidad de Clermont Auvergne en Francia pretende dar respuesta a lo que parece esa capacidad de resistencia “sobrehumana” de los niños. Para ello, los investigadores utilizaron 3 grupos de sujetos que se dividían de la siguiente manera:

  • 12 niños de 8 a 12 años.
  • 12 hombres sin actividad o entrenamiento físico con edades comprendidas entre 19 y 23 años.
  • 13 atletas de alta resistencia de 19 a 27 años.

En el experimento se sometía a distintas pruebas de ejercicio de alto impacto a los sujetos tomando diferentes medidas en cada sesión. De manera particular se centraron en cómo producían energía sus cuerpos:

  • De manera aeróbica, es decir, a partir del oxígeno de la sangre. Lo que permite alcanzar un nivel de resistencia mucho mayor.
  • De manera anaeróbica. Aumentaba los niveles en sangre de ácido láctico que es el responsable de la sensación de fatiga.

En los resultados se encontró que los niños utilizan más su metabolismo aeróbico, lo que les permite alcanzar un nivel de resistencia mucho mayor y, por tanto, hace que se cansen menos en los ejercicios.

Además, el metabolismo de los niños es más eficiente al eliminar el ácido láctico. Así, su ritmo cardiaco se recupera mucho más rápido y se desquita de la sensación de cansancio para seguir con ganas de moverse.

Qué pueden hacer los padres para seguir el ritmo de sus hijos

Seguir el ritmo a los niños cuando son pequeños no será tanta cuestión de edad sino de resistencia. Es decir, la condición física será la clave. Por tanto, los adultos deben mantenerse activos ya que será positivo para:

  • Fomentar y dar ejemplo de vida saludable a los niños.
  • Salud física y emocional para el propio adulto.

La actividad física es el mayor aliado ante los niños que parece que no se cansan nunca. Y el mejor modo de hacer ejercicio para los pequeños es a través del juego.

Por ello, os presentamos un juego infalible que además de sencillo conseguirá que los niños duerman mejor. Para jugar el adulto debe:

  • Colocarse de pie frente al niño dejando algo de separación entre ambos.
  • Después debe estirar el brazo y colocar la mano con la palma hacia abajo. Se debe colocar a una altura a la que el niño tenga que saltar para tocar su palma con la del adulto. La primera vez servirá como una especie de prueba. La altura de la mano depende de la edad y la estatura del niño siempre teniendo en cuenta que el pequeño tenga la oportunidad de alcanzar varias alturas.
  • Una vez que haya tocado la mano en la primera altura, esta se coloca un poco más alto. Entonces el niño vuelve a saltar para que toque la mano. Cuando lo logre hay que continuar elevando la altura sucesivamente.
  • La idea es que vean hasta donde pueden saltar. Tienen tres oportunidades para conseguir tocar la mano en cada altura. Si fallan se vuelve a empezar.

Puedes leer más artículos similares a Por qué los niños tienen tanta energía, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.