Cuando un niño siempre es elegido el último para formar un grupo o equipo

Cómo ayudar a tu hijo a darse cuenta de que no pasa nada por se elegido el último

Adriana Méndez

Es muy común que en la escuela, que el niño se pueda sentir excluido en el momento de hacer trabajos en equipo, ya que siempre es elegido el último o tiene que ser el profesor o profesora quienes los incluyan en dichas actividades grupales, deportivas y sociales. Esta situación a menudo genera sentimientos de rechazo, tristeza y desmotivación en estos niños porque piensan que nadie quiere compartir con ellos.

Esto puede conllevar a futuros problemas académicos, aislamiento social y dificultades para expresar emociones y para socializar. Por lo que, aunque sea una situación regular, debe ser atendida en cuanto se produce.

¿Por qué suceden estas situaciones de preferencia?

Cuando a un niño lo eligen siempre el último

Los niños se dejan llevar por sus emociones y ven el mundo a través de ellas. Es decir, se sienten mayormente atraídos por aquello que sea 'más hermoso y gustoso', y estos son los criterios que siguen para tomar decisiones. Es por ello, a la hora de elegir los compañeros que quiere en su grupo de trabajo o en su equipo de fútbol, se dejan llevar por aquellos que le gustan más. No es cuestión de que sean malvados (o que quieran molestar a los niños que no escogen), sino que el egoísmo y la superficialidad predomina sobre ellos, especialmente, sobre su capacidad de razonamiento debido a la etapa infantil en la que se encuentran.

Y el resultado es que, a menudo, son los mismos niños todo el rato los que se quedan fuera de los grupos o equipos. A veces son los niños físicamente más débiles, otras veces los que tienen una personalidad diferente, etc.

Sigmun Freud explicaba que en los niños pequeños (generalmente hasta la edad de 7 años) predomina 'el ello', es decir, sus deseos inconscientes y la necesidad de cumplirlos sin importar nada más. Hasta que llegan a la etapa de latencia, donde comienzan a asentar en ellos el peso del 'Superyo', mediante los valores y la responsabilidad enseñada por parte de los padres y profesores.

La importancia de la amistad en la infancia

Algunos padres de niños que comúnmente son elegidos los últimos, subestiman la importancia de que los niños cuenten con amigos para compartir, tanto en la escuela como en su ámbito social y creen que la mejor solución para estos casos es simplemente dejar la situación así y aislar más a los niños. Pero esto puede causar las mismas consecuencias antes mencionadas, además de afianzar más la desconfianza y el egoísmo en el futuro de las relaciones interpersonales.

Las amistades en la edad infantil son sumamente significativas, ya que a través de ellas pueden desarrollar valores y habilidades sociales como la empatía, el respeto, la aceptación, la paciencia, la independencia la confianza. Además aprenden sobre aquellas cosas que son buenas y malas para sí mismos y para otros, como la discriminación, la dependencia, la expresión propia, la aceptación de sí mismos y de otros.

Algunos de estos valores y enseñanzas no se aprenden completamente con la familia o con los profesores, ya que pueden ser inculcadas teóricamente, pero la práctica suele ser siempre con esos amigos que se vuelven confidentes, cómplices y familia.

Cómo ayudar a ese niño que siempre es elegido el último

Consejos para ayudar a los niños

Si tu hijo suele ser de los que son elegidos en el último lugar y esto le causa tristeza, a continuación te propongo algunas claves con las que le podrás ayudar.

1. Ayudarle a comprender la situación
Siempre hay que explicarles a los niños por qué no son elegidos de primero en los grupos, pero más importante, por qué eso no debe desanimarlos para las futuras actividades en grupo. Toma tu tiempo, siéntate con tu pequeño o pequeña, habla sobre las diferencias de gustos de cada persona y que lo mejor que pueden hacer es colaborar, hacer un buen trabajo y tener una actitud positiva para que todos puedan ver lo valioso que es. Se trata de fomentar la empatía y hacerle ver que el compañero que estaba haciendo el grupo tenía que elegir solo a algunas personas.

2. Formar la autonomía del niño
Un punto importante es recalcar que tu hijo o hija no tiene la culpa de esa situación y que no hay nada malo en ser elegidos de últimos. Una buena solución a esto puede ser que estimules su autonomía para que pida a la profesora ser líder de grupo.

3. Generar interacción entre tu hijo y sus amigos
Otra buena solución es que organices días donde los compañeros de clases de tu hijo se reúnan en tu casa para jugar o pasar el rato, de esta forma pueden compartir, conocerse mejor y generar inclusiones dentro del aula de clases.

4. Hablar con los profesores
Si es una situación recurrente, es imperativo conversar con los profesores al respecto, para que juntos generen actividades de inclusión en el aula. Como juegos donde los equipos sean al azar, trabajos en parejas y tríos, darle la oportunidad que lidere o actividades de compartir.

5. Actividades extracurriculares
Otra buena recomendación para fortalecer tanto las habilidades sociales, de interacción y aprender nuevas habilidades es inscribiendo a tus hijos en actividades extracurriculares, sobre algo que les atraiga. Donde no se sientan presionados en el entorno escolar.

La idea es siempre resaltar las mejores características propias de los niños y nunca hacer que cambien para agradar a otros, hacer que tengan siempre una actitud positiva, pero reclamar también las injusticias sobre ellos, generar independencia mientras se refuerzan las habilidades de interacción.