Los dos requisitos básicos que los niños necesitan de sus profesores

La vocación y la formación continua son dos aspectos fundamentales para un buen profesor

Jose Gómez

¿Qué define a un buen maestro? ¿Qué quieren los padres de los docentes de sus hijos? ¿Qué necesitan los niños de sus profesores? Tras pasar por la universidad, charlar con compañeros y ejercer en el aula, he llegado a la conclusión que hay dos requisitos muy importantes que todos los profesores deben tener. Estas cualidades son esenciales para el buen ejercicio de la profesión.

Los requisitos para que sea un buen profesor

Requisitos para un buen profesor de los niños

Como docente, considero que hay dos aspectos que son los más importantes para aquellas personas que se quieren dedicar a esto. Una es la vocación y otra es la capacidad de formación continua.

Son dos características que todo profesor debe tener y que deben ir de la mano en todo momento. Es mucho el tiempo que pasamos con los niños y niñas en clase, a veces, casi más que con la propia familia. Es por eso que un profesor sin vocación, sin capacidad de empatía, sin formación..., puede provocar en el niño o niña unas consecuencias negativas para su desarrollo. Estas son algunas de las principales:

- Baja autoestima.

- Inseguridad.

- Pérdida de confianza en el adulto.

- Frustración y gestión emocional inadecuada.

- Fracaso escolar.

Por otro lado nos encontramos, cada vez más, con alumnos con necesidades educativas especiales NEE y atención a altas capacidades AACC. Es por ello, que si queremos atender a la diversidad y proporcionar una educación de calidad a todos por igual, es necesario una formación continua y renovada.

Cuando los profesores se forman para ser los maestros de los niños

Los maestros de los niños y sus cualidades

Llegados a este punto, surge otra pregunta clave. ¿Están las universidades formando a los futuros docentes para atender a un alumnado diverso?, ¿es una formación útil para aplicar en tu aula?

Desde mi experiencia y después de hablar con varios estudiantes, en prácticas de magisterio, considero que la formación es insuficiente y muchas veces no se ajusta a lo que el futuro te depara realmente en un aula.

Por ello, es importante que los profesores nos detengamos un momento a pensar sobre el estado de situación de la profesión en general y la manera en la que nosotros en concreto la planteamos. Haciendo autocrítica y reflexión, debemos pensar: ¿cuántas veces hemos salido de una sesión de la facultad y hemos 'cuchicheado' que ha sido una hora 'perdida' y que no ha tenido valor para nuestra formación?

Considero, siendo muy crítico, que debemos tener más formación relevante y en prácticas, que por otro lado, es dónde realmente aprendemos y observamos la realidad de nuestros alumnos, y menos tiempo de formación irrelevante y que no fomenta, para nada, nuestra vocación. Esto significa, apostar menos por la formación teórica y más por la práctica.

De la misma forma que considero que un médico debe formarse muy bien para atajar las dificultades ante las que se encuentran sus pacientes; nosotros, en diferentes formas, nos enfrentamos a otras dificultades que también debemos saber atajar a tiempo y evitar que vayan a mayores. Por ello, la formación continua y de calidad, es esencial como docentes.

Me atrevo a decir que desde mi punto de vista, y seguro que el de muchos docentes y padres y madres, aquellos maestros sin capacidad de vocación o que no estén de acuerdo con recibir una formación continua, deben replantearse si realmente quieren lo mejor para sus alumnos o simplemente miran por su comodidad.

Por eso, finalizo el artículo, de la misma forma que lo empecé: vocación, capacidad de formación continua, empatía e interés por nuestro alumnado como el centro de la educación.

Puedes leer más artículos similares a Los dos requisitos básicos que los niños necesitan de sus profesores, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.