Ideas fáciles para trabajar la velocidad lectora de los niños en casa

Ejercicios para reforzar, estimular y facilitar la lectura infantil

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Es habitual escuchar comentarios de los profesores y padres sobre la necesidad de que los niños mejoren la velocidad lectora e incluso de cuáles deben de ser el “número de palabras por minuto”.

Antes de iniciar cualquier entrenamiento, es importante conocer que en la lectura hay dos habilidades importantes a desarrollar. Por un lado e inicialmente la velocidad lectora, que se relaciona con la agilidad en la lectura respecto a la cantidad de errores y de palabras leídas; por otro lado, la posterior comprensión lectora que hace referencia al importante acceso a su significado.

Ejercicios caseros para mejorar la velocidad lectora de los niños 

niños mejoren la velocidad lectora en casa

A continuación, profundizaremos más acerca de cómo trabajar este primer objetivo de velocidad lectora, primordial y necesario para poder adquirir el segundo. 

La propuesta que os planteamos es muy sencilla y únicamente requiere de un cronómetro, a menudo ya incluido en nuestros móviles, y unas pequeñas cartulinas blancas de elaboración propia. El motivo del cronómetro es poder valorar la evolución gradual del niño y, la función de las cartulinas, sustituidas por la típica hoja de papel que se arrugan enseguida y se rompen con facilidad, es que los niños puedan concentrarse mejor en un único estímulo al leer.

Cada uno de los siguientes cuatro bloques que aquí abajo te presentamos, representa un nivel de complejidad, colocadas de menor a mayor grado. Además, cada uno de ellos se puede trabajar con el formato que se prefiriera, por ejemplo, minúsculas o mayúsculas, e incluso escogiendo entre las distintas opciones de tamaño o de tipología que nos ofrece el mismo Word.

- Sílabas directas
Compuesta de una consonante seguida de una vocal, por ejemplo, PA, ME, SI, to, la, fe...

- Sílabas inversas
Compuesta de una vocal seguida de una consonante, por ejemplo, ES, UN, EL, al, os...

- Sílabas trabadas
Compuestas de dos grupos de consonantes (pr, pl, br, bl, fr, fl, dr, tr, gr, gl, cr, cl) seguida de una vocal, por ejemplo, PLA, GLU, cri, flo...

- Trisílabas
Compuestas de una consonante seguida de una vocal junto con otra consonante final, por ejemplo, PAS, DEL, tiz, buf...

Su uso es muy simple: dedica una cartulina para cada uno de los bloques y escribe todas las combinaciones de cada uno que se te ocurran. El niño las irá leyendo, pero siempre con la supervisión de un adulto y una pequeña hoja de anotación donde se apuntará cuánto tiempo tarda nuestro hijo en leer cada bloque. Se aconseja procurar repetir esta práctica cada día, aproximadamente unos veinte minutos, hasta conseguir los resultados esperados.

En caso de que el niño lea una sílaba con error, aconsejamos que esas cartulinas se coloquen aparte para luego poder anotar de cada bloque no solo su tiempo, sino también sus errores. Es muy importante que al final se le expliquen al niño cuáles han sido sus errores para procurar no volverlos a cometer.

Un buen entrenamiento desde casa puede ser muy beneficioso para reforzar y/o estimular, a la vez que facilitar, la lectura de unidades mayores (palabras, frases y textos) y su acceso al significado. En caso de mostrar dificultades mayores, no dudes en consultarlo con tutores y profesores.

Puedes leer más artículos similares a Ideas fáciles para trabajar la velocidad lectora de los niños en casa, en la categoría de Lectura en Guiainfantil.com.