Así fue el parto de tu madre, ¿así será el tuyo?

Factores que influyen para un parto sea bueno o malo

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Existen muchas dudas sobre si la forma de parir se hereda generación tras generación. Mientras que los expertos se aclaran, tengo que confesar que mis dos partos fueron casi una réplica de los que tuvo mi mamá. En mi caso, el dicho de 'así fue el parto de tu madre, así será el tuyo', sí se cumplió.  

Si quieres saber cómo será tu parto, ¿pregúntale a tu madre?

así fue el parto de tu madre, así será el tuyo

La herencia genética influye mucho en las personas tanto a nivel físico (tener el mismo color de ojos que tu abuela materna) como a nivel psicológico (compartir rasgos de comportamiento con los padres). Pero la genética también determina, en el caso de las mujeres, los ciclos menstruales. Así si tu madre tiene o tuvo reglas abundantes, es probable que las tuyas también lo sea. 

Cuando hablamos de ponerse de parto, la cosa varía, porque aunque no existen estudios que lo puedan confirmar, en ciertos casos sí que la experiencia de parto de una madre y una hija han coincidido, pero más que a una herencia genética se podría asociar con la complexión de la madre, y, en concreto, las características de la pelvis heredada (sea más estrecha o más ancha). 

Quizás, entonces, podríamos añadirlo como una causa más de condicionantes que determinan ponerse de parto sin base científica, como es la influencia de la luna y la conocida relación entre los ciclos menstruales y las fases lunares. 

Factores que influyen para un parto sea bueno o malo

"Una horita corta". Ese es el deseo de muchas madres de cara al parto. ¿De qué depende que esto se cumpla?  

- La colocación del bebé 
El bebé puede adoptar distintas posturas. Algunas, como la cefálica, favorece el trabajo de expulsión a la madre; otras, como la transversal (menos frecuente) o podálica (lo que se conoce como que el niño viene de nalgas) desencadenan una cesárea, aunque en el primero de los casos habría que esperar hasta el último momento porque el niño se puede dar la vuelta. 

- El tamaño del bebé
Esto va directamente ligado con las dimensiones de la pelvis de la embarazada. Si el niño es grande y la pelvis de la mujer pequeña, estaremos ante un parto más laborioso; mientras que un bebé pequeño y una pelvis grande es sinónimo, en principio, de parto fácil y rápido. 

- Edad de la madre
Se puede considerar embarazo de alto riesgo cuando la mujer tiene menos de 18 años y más de cuarenta, de ahí que se tenga especial cuidado en el momento de dar a luz. En cualquier caso, el estado físico de la misma es muy importante, por eso las matronas insisten siempre a la mujer embarazada en realizar algún tipo de ejercicio: matronatación, yoga, pilates... 

- La emociones 
El estado anímico de la embarazada en el momento del parto también es importante. Si está relajada (dentro de lo que se puede) y con apenas síntomas de ansiedad todo se desarrollará de manera más sencilla. La tensión y el miedo pueden producir dolor. 

- Partos previos
No hay dos partos iguales, por lo que si tuviste un primero malo o regular, ¡no te preocupes! porque no tienes que pensar que la situación se volverá a repetir. Y, buenas noticias, el haber tenido un parto anterior puede ayudarte a dilatar mejor y a que todo se agilice. 

Calculadora de fecha de parto

Ahora que ya sabes qué factores incluyen en tu parto, es el momento de conocer cuándo podrás tener por fin a tu pequeño entre tus brazos. ¿Conoces nuestra calculadora de fecha de parto

Se trata de un sistema muy sencillo para el que solo necesitas tener a mano la fecha de tu última menstruación antes de quedarte embarazada. Seguro que te la sabes de memoria porque te la han preguntado en las distintas pruebas que te has hecho durante estos nueves meses de gestación. 

Lo más sorprendente de esta calculadora de fecha de parto es que, además de conocer este ansiado dato, también te revela la fecha de los primeros latidos, cuando el bebé realiza sus primeros movimientos y entorno a la semana en la que conoces el sexo tu bebé. ¿No es genial?