El poco conocido síntoma aro de fuego en la vagina en un parto natural

La mujer embarazada sentirá esta molestia en el momento de la dilatación

Sabina Criado

Popularmente cuando se habla de parto natural se asocia a parto sin epidural, pero en las definiciones no lo relaciona. Simplemente, la analgesia epidural es una herramienta que nos ayuda a sobrellevar el dolor del parto. Así, el poco conocido síntoma del aro de fuego en la vagina suele aparecer en mujeres cuyo parto es natural sin epidural.

¿Cuándo aparece el síntoma del aro de fuego en la vagina de la mujer?

el síntoma de aro de fuego

Según la Federación de Asociaciones de Matronas de España, se entiende por parto normal al proceso fisiológico único con el que la mujer finaliza su gestación a término y en el que están implicados factores psicológico y socioculturales. Su inicio es espontáneo, se desarrolla y termina sin complicaciones, culmina con el nacimiento del bebé y no implica más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo.

Cabe destacar, el concepto de parto natural como ‘parto no intervenido’, definiéndolo como el trabajo de parto que, por reunir las características descritas en la definición de parto normal, es asistido sin la utilización de procedimientos terapéuticos que alteren la fisiología del mismo. No obstante, en la asistencia al parto no intervenido es igualmente fundamental la labor de vigilancia del estado materno–fetal.

El síntoma del aro de fuego aparece cuando la mujer está terminando el periodo de expulsivo (segunda etapa del parto, tras la dilatación). Se da como consecuencia de la coronación de la cabeza del bebé, es decir, cuando la cabeza está a punto de salir al exterior y se produce por la dilatación y estiramiento de los tejidos del periné.

Esta molestia se puede irradiar a la zona posterior de la espalda (área de las lumbares) y puede ser realmente molesta. Las mujeres que hayan decidido parir con epidural no notarán este síntoma ya que tendrán la zona dormida.

Suele darse en mujeres cuyos bebés tienen la cabeza grande (como es el caso de los bebés macrosómicos, hijos de madres diabéticas...), en mujeres primíparas (aquellas que se enfrentan a su primer parto) y en partos precipitados (aquellos cuyos tiempos están reducidos y ocurren más rápido de lo normal).

Por supuesto, aquellas mujeres cuyo parto es por cesárea no lo experimentarán, ya que la salida del bebé es a través de la pared abdominal y no a través de la vagina.

Qué hacer cuando la cabeza del bebé sale y se experimenta el aro de fuego

el aro de fuego en un parto natural

Para hacer que la cabeza del bebé baje y corone, hemos tenido que empujar enérgicamente (los pujos hasta este momento han sido largos y seguidos, ya que son los más eficaces), pero llegados al punto de la coronación de la cabeza a través del periné, lo mejor es no empujar para evitar traumatismo perineal, es decir, para evitar que se produzca desgarro en la zona. Así, si conseguimos aguantar sin empujar en este momento daremos un poco de ‘margen’ para que los tejidos no se rompan al paso de la cabeza por el periné.

Sé que puede parecer difícil aguantar sin empujar en este punto, ya que las ganas de hacerlo son imperiosas, pero con autocontrol, respiración y escuchando al personal que atiende el parto (bien sea una matrona o un ginecólogo) se puede conseguir. ¡Confía en ti!

Así bien, si te vas a enfrentar a un parto sin epidural, recuerda que es muy probable que experimentes el anillo de fuego en la vagina. Cuando lo notes, piensa que es algo momentáneo, transitorio y que lo más duro del parto ya lo has pasado.

Te recomiendo que aquí hagas respiraciones cortas y con la boca abierta para así evitar aumentar la presión abdominal y con ello evitar que la cabeza de bebé salga bruscamente. Si conseguimos que la cabeza salga lentamente, podemos evitar que se produzca un desgarro. ¡Feliz parto!

Puedes leer más artículos similares a El poco conocido síntoma aro de fuego en la vagina en un parto natural, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.