Perfil de las mujeres que JAMÁS podrán tener un parto normal

Situaciones en las que las embarazadas son sometidas a una cesárea de emergencia

Norma Álvarez González
Norma Álvarez González Obstetra-ginecóloga

El parto es la culminación del embarazo. Es el nacimiento de un nuevo ser, es un proceso natural que ocurre entre las semanas 37 y 42 de gestación y puede ser espontáneo o inducido. Aunque es un proceso fisiológico, muchas embarazadas pueden presentar patologías o complicaciones que contraindican el parto normal por lo que se les debe realizar cesárea. ¿Cómo es el perfil de mujeres que jamás podrán hacer un parto natural?

Causas maternas o fetales por las que una mujer no puede tener un parto natural

mujer que no podrá tener un parto natural

La cesárea es una intervención quirúrgica en la que se extrae el bebe a través de una incisión en el abdomen de la madre y es realizada cuando se estima que el parto vía vaginal pudiera representar un riesgo para la madre o para el feto.

En ciertos casos, representa la única solución para que el bebé nazca sano, por lo que debe ser realizada tomando en cuenta los riesgos y beneficios para cada caso y, de esta manera, evitar realizar cesáreas innecesarias. La cesárea electiva es la que se programa antes del inicio del trabajo de parto, son las pacientes que sabemos desde el control prenatal que no podrán tener parto vaginal por diversas causas maternas o fetales:

- Estrechez pélvica con clara desproporción entre el tamaño de la pelvis y el tamaño del feto.

- Cesárea previa: sobre todo si tiene 2 o 3 cesáreas anteriores por el riesgo, aunque mínimo (1,4%) de rotura uterina.

- Cirugía anterior en el útero: pacientes a quienes se les ha realizado miomectomía.

- Presencia de miomas que puedan obstruir la salida del feto.

- Pacientes con cáncer de cuello uterino.

[Leer más: Factores que aumentan las posibilidades de sufrir un cáncer de útero]

- Enfermedad materna grave, entre las que tenemos cardiopatías, accidentes cerebro vascular.

- Enfermedades infecciosas: lesiones activas de herpes genital; pacientes VIH positivo para reducir el riesgo de transmisión materno-fetal del VIH en las mujeres que tienen carga viral alta (más de 1.000 copias/ml) o desconocida en fecha cercana al parto; pacientes con condilomas de gran tamaño.

- Llegada de un bebé macrosómico, es decir, macrosomía fetal.

- Anormalidades en la situación o presentación fetal: situación transversa u oblicua, presentación podálica o de nalgas, aunque existen hospitales con protocolos establecidos para permitir parto vaginal en presentación podálica. Si no hay contraindicación se le puede ofrecer a la embarazada la posibilidad de realizar una versión cefálica externa a las 37 o 38 semanas para tratar de dar la vuelta al bebe y colocarlo en posición cefálica y tener la oportunidad de parto vaginal.

- Embarazo múltiple: en caso de que la posición de alguno de los bebés no sea cefálica.

- Placenta previa oclusiva parcial o total: en estos casos la placenta se encuentra obstruyendo el orificio interno del cuello uterino y representa un riesgo elevado de hemorragia al iniciar el trabajo de parto.

- Salud fetal comprometida: en algunos casos de restricción del crecimiento intrauterino y/o oligoamnios (disminución del volumen del líquido amniótico).

Casos en los que se realiza una cesárea de emergencia en la embarazada

cuándo no es posible el parto natural

La cesárea de emergencia, como su nombre lo indica, es la que se realiza de emergencia una vez que ha iniciado el trabajo de parto o previo a este y ocurre una complicación en la que se debe intervenir de manera inmediata. La mujer estaba más que preparada para tener un parto natural pero a última hora y, por evitar riesgos en la madre y en el niño, los médicos han optado por la segunda opción.

- Sufrimiento fetal: en el que hay una mala o pobre oxigenación fetal que compromete la vida del bebé.

- Desprendimiento de placenta normoinserta: puede ocurrir antes o durante el trabajo de parto y puede comprometer la vida del feto.

- Trastornos en la dilatación del cuello uterino y/o en el descenso fetal a través del canal del parto.

- Ruptura uterina. Se trata de una urgencia en la que puede comprometerse la vida de la madre y el feto.

- Preeclampsia o eclampsia.

[Leer más: La preeclampsia en el embarazo]

- Prolapso de cordón: generalmente ocurre cuando se rompen las membranas y hay salida abrupta del líquido amniótico y el cordón umbilical se posiciona por delante de la cabeza y si esta lo comprime, compromete la vida del bebé.

- Inducción fallida: son los casos en los que, a pesar de la administración de oxitocina, no se logra desencadenar el trabajo de parto.

Son múltiples las causas que llevan al nacimiento de un bebe a través de la cesárea y realizarla conlleva también los mismos riesgos de cualquier intervención quirúrgica como son los riesgos inherentes a la anestesia, riesgos de hemorragia, de infección o de lesión de órganos internos. Por todo ello considero que el personal sanitario debemos concientizarnos acerca de la importancia de valorar cuando realmente es necesario realizarla.

Puedes leer más artículos similares a Perfil de las mujeres que JAMÁS podrán tener un parto normal, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: