Algunos consejos de salud sexual tras el parto que necesitas conocer

¿Cuándo retomar las relaciones íntimas tras dar a luz? ¿Qué cuidados necesita la zona íntima?

Guiainfantil.com

Hablamos de enfermedades de transmisión sexual, las mejores posturas para quedarse embarazada... Pero, ¿qué ocurre con la salud sexual tras el parto? Debemos tener en cuenta que existen multitud de situaciones en las que las relaciones íntimas de la mujer pueden verse afectadas y, entre ellas, el posparto es una de las más complicadas.

Por todos es sabido que durante el embarazo las relaciones sexuales disminuyen, ya sea por factores físicos (molestias como náuseas o cansancio, dolor en la zona vaginal, etc.), o por aspectos más psicológicos (miedo a dañar al feto, baja autoestima provocada por los cambios físicos y hormonales). Sin embargo, pocas veces se habla de las implicaciones que tiene el parto, en particular cuando no se trata de cesárea, y sobre todo, de la situación por la que pasan las mujeres para retomar su vida sexual y su rutina en general.

¡Cuida tu salud sexual tras el parto!

Aplica estos consejos de salud sexual tras el parto

En primer lugar, es esencial poner de manifiesto el fuerte traumatismo que supone un parto para el cuerpo, lo que implica aumento del tamaño del útero, loquios (hemorragias), desgarros y en muchas ocasiones episiotomía. Es por este motivo por el que debe mantenerse la conocida cuarentena, que no es más que un periodo de entre 5 y 6 semanas de recuperación en el que se desaconseja la práctica sexual con el fin de evitar infecciones, o cualquier tipo de complicación. Pasado ese periodo, y si la mujer se ha recuperado con normalidad y ya no existen sangrados, se puede retomar la actividad sexual.

Sin embargo en este caso no sirve la generalización, y es que cada mujer es diferente y, si bien los tiempos de recuperación y evolución son diferentes según la persona, también lo es el deseo sexual, por lo que es habitual que durante esta época cueste más retomar las relaciones íntimas.

Se trata de un momento en el que hay menor intimidad debido al cuidado del bebé, mayor responsabilidad y altos niveles de agotamiento. Además se une al aumento de la prolactina, la hormona encargada de la secreción de leche, y a la disminución de estrógenos. Combinación que provoca ese menor deseo o apetencia sexual y aumento de la sequedad vaginal.

Cuidados de la zona íntima después de dar a luz

Es muy importante que las mujeres trabajen el factor psicológico con el fin de que comprendan todos los cambios y las implicaciones, y vuelvan a sentirse ellas mismas, incluyendo su interés por el sexo. Superado este momento, existen algunas prácticas para conseguir que la zona íntima se recupere con mayor facilidad.

1. Evitar los tampones
Durante las primeras semanas tras el parto es habitual sufrir pequeñas hemorragias. En este sentido se recomienda el uso de compresas en vez de tampones, para evitar mayor irritación en la zona.

2. Contracciones
Durante la lactancia es habitual que se sufran pequeñas contracciones, sobre todo en el momento en el que se está amamantando. Esto ayuda a la involución del útero y para que vuelva a su estado natural, por lo que se recomienda la lactancia para potenciar este proceso.

3. Cuidados para la episiotomía
Al tratarse de un corte que supone la aplicación de puntos, es esencial que las mujeres que presentan episiotomía cuiden de manera especial la cicatriz. La zona debe ser lavada con jabón neutro y agua tibia. Además, existen geles hidratantes con función reparadora y epitelizante que ayudan a reducir la inflamación y potenciar la cicatrización, no solo de la episiotomía sino también de la cesárea.

4. Fisioterapia 
El parto provoca distensión en las fibras musculares del canal vaginal, por lo que se recomienda hacer ejercicios específicos que fortalezcan las paredes vaginales.

5. Pedir ayuda
Si bien no afecta de manera directa al cuidado de la zona íntima, lo cierto es que se trata de una práctica esencial para la recuperación en general tras el parto. El cuidado y alimentación de un recién nacido supone un trabajo en sí mismo, una jornada laboral que dura las 24 horas del día. Por este motivo, tanto para el bienestar mental como para potenciar la recuperación física, los expertos siempre recomiendan pedir ayuda con el fin de contar con momentos de descanso que ayuden a la madre a retomar poco a poco su vida, acostumbrarse al nuevo miembro de la familia y, en definitiva, a acostumbrarse a la nueva convivencia.

Fuente: Dr. Fernando Losa Domínguez, ginecólogo experto en salud vaginal y ginecoestética de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona y colaborador de Procare Health.