Cómo la mediación familiar te ayuda a resolver conflictos familiares

Divorcios, separaciones o custodia de los niños son algunos de las situaciones a tratar

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

La mediación familiar surge como un método alternativo a los ya conocidos en la resolución de conflictos. Desde este modelo se aporta la visión de una tercera persona, que de manera imparcial y neutral pretende ayudar a las partes enfrentadas. Su papel será el de negociar y buscar soluciones alternativas de manera consensuada para, así, desbloquear la comunicación existente entre ambas partes. De este modo se llegará a la una solución del conflicto beneficiosa para todos.

¿Para qué sirve la mediación familiar? 

mediación familiar

La mediación familiar empezó a utilizarse en los Estados Unidos en los años 60 para la resolución de conflictos referidos a separaciones y divorcios, pero se puede utilizar para resolver cualquier desacuerdo familiar. Por ejemplo:

- Diferencias entre padres e hijos en la adolescencia.

- Pugnas entre hermanos por una herencia.

- Incompatibilidades de los progenitores en la educación de los hijos.

- Discrepancias entre miembros de la familia por el cuidado de familiares con enfermedades o discapacidades.

- Incompatibilidades en la acogida familiar entre el niño y los adultos cuando ha habido un proceso de adopción.

Qué puede aportar la mediación familiar

La mediación familiar aún es poco conocida y utilizada, por ejemplo, en España, aunque cada vez más personas recurren a este modelo como vía de resolución de conflictos. Esto ocurre por las diversas ventajas que proporciona este modelo:

- Ofrece a la familia un espacio neutral y confidencial para poder hablar los problemas que definen el conflicto.

- Ayuda a crear un ambiente de cooperación en el que todos ponen en primer plano los intereses de la familia frente a los deseos personales

- Será un espacio donde los miembros de la familia buscan sus propias soluciones en consenso, es decir, no vienen impuestas por nadie.

- Es una forma de entrenamiento que ayuda a los miembros de la familia a saber negociar.

- Gracias a este método se disminuye el coste emocional que provocan los conflictos

- Es más rápido para encontrar soluciones que otros modelos.

En qué consiste la mediación familiar

qué es la mediación familiar

Cuando se opta por utilizar la mediación familiar todas las partes afectadas tienen que participar de manera voluntaria. El que alguna de las partes sea forzada a participar sería contradictorio y poco beneficioso para el fin que se busca. Por lo tanto, cualquiera de los participantes puede suspender la actividad unilateralmente y no continuar con la mediación.

Los participantes tendrán un papel muy activo. Serán ellos los que aporten las soluciones. Por tanto, el mediador solo dirigirá el proceso, es decir, simplemente será el guía de un proceso de negociación que deben llevar a cabo las partes afectadas. De este modo, el mediador ni sugiere, ni da la solución. Será imparcial.

Además, estas sesiones serán completamente confidenciales y solo se tratarán en el espacio dirigido a ello, es decir, la información aquí tratada no podrá utilizarse en otros lugares como por ejemplo, un juicio si se opta por esa vía.

Una vez quedan claras las bases de voluntariedad, participación activa y confidencialidad es importante saber cuáles son los tiempos de la mediación familiar. Este proceso suele abarcar de 6 a 9 sesiones en las que se llevarán a cabo:

- La primera fase, llamada pre-mediación, en la que el mediador pretende obtener toda la información sobre el problema en cuestión. Para ello, el mediador tendrá una primera entrevista (como máximo 3) con los miembros de la familia participantes para informarse sobre las circunstancias que les ha llevado hasta ese punto y para saber cuál es el punto de vista de cada una de las partes. Si fuera necesario, y de manera excepcional se podrán entrevistar por separado pero con la condición de que todo lo que se hable se exprese en conjunto en la siguiente sesión.

- En la siguiente fase aparece la negociación para tratar de encontrar un acuerdo consensuado.

- Si se ha llegado a un acuerdo en todos los puntos tratados en la negociación, lo siguiente será redactar un documento en el que se pone de manifiesto su acercamiento.

Quién puede ser nuestro mediador

quién es nuestro mediador familiar

A día de hoy en España, por ejemplo, no existe una regulación que indique quién está formado para ejercer de mediador. Esto implica la proliferación de intrusismo en este sector.

El mediador requiere de una cualificación específica. Si bien no es un terapeuta, ni un asesor es sí, es necesario que tenga amplios conocimientos en disciplinas como el derecho y la psicología debido a las situaciones que tiene que vivir mediante el proceso de mediación.

Además, debe tener una serie de características personales como la empatía, la flexibilidad, la tolerancia y la paciencia que le permitan desempeñar su función de manera adecuada

Para encontrar mediadores debidamente formados para la mediación será necesario fijarse en U.N.A.F. Esta es una organización perteneciente al Fórum Europeo de Mediación en la que trabajan psicólogos, trabajadores sociales y abogados preparados para ejercer de mediadores.