Cuando tu marido sufre mamitis - Cómo lidiar con la suegra

Qué puedes hacer si tu pareja no hace nada sin la aprobación previa de su madre

La mamitis no es algo exclusivo de los niños hacia las madres, sino que es un problema que puede extenderse hasta los adultos. Cuando un hombre tiene una relación de apego exagerada hacia la figura materna y todo lo que hace tiene que pasar por el filtro de la madre, puede que padezca de mamitis. ¿Quieres saber qué puedes hacer si tu marido sufre mamitis? Te damos unos consejos para poner límites a esta situación de una forma asertiva.

Síntomas para reconocer si un hombre tiene mamitis

tu pareja sufre mamitis

La mamitis es la dependencia desproporcionada de un hombre hacia su madre. Esta tendencia hace que el hombre no sepa tomar decisiones por él mismo ni sea independiente emocionalmente. El que la padece demuestra cierto grado de inmadurez y quizá sufra también el llamado síndrome de Peter Pan, que denota miedo a crecer y dejación de las responsabilidades y obligaciones adultas.

Está acostumbrado a tener la aprobación de su madre en todo momento y le da miedo que, si no hace lo que ella espera, llegue a enfadarse. ¿Qué síntomas alertan de que un hombre sufre mamitis? ¡Chequea la lista que te presentamos a continuación!

- No sabe decir no a su madre
Si su madre le invita todos los domingos a comer y resulta que un domingo surge un plan con amigos y/o sus hijos y  él no sabe enfrentarse a decir que no... ¡hay un problema!

- Todo lo consulta con ella
Cada decisión que toma en la vida ha de pasar por la aprobación de su madre: cambios de trabajo, la elección del colegio de los hijos, la compra de cualquier electrodoméstico para la casa... En definitiva, es una persona dependiente.

- Su madre está siempre en primer lugar
El orden de prioridad respecto a todos los planes y necesidades es así: su madre en primer lugar, después él, y en tercer lugar tú y los niños. No importa lo que decidáis vosotros en el fin de semana. Está bien mantener los lazos familiares vivos, pero no todos los fines de semana tienen que estar organizados alrededor de su madre, ¿verdad?

- Su madre cocina mejor
Esto es muy típico. Da igual lo que cocines tú, que su madre siempre lo hace mejor. Pero no lo tomes a mal, no es una cuestión de competencia. Es normal que se magnifique la mano en la cocina de las madres porque los estudios científicos han demostrado que hay una importante conexión emocional entre la comida y el cerebro, y la comida nos trae los mejores recuerdos de la infancia.

- Tiene miedo a ser regañado
Aunque tu marido sea un hombre adulto, ha sido educado en la obediencia y en el respeto y eso está guardado en su cerebro a fuego, por eso es normal que no quiera disgustar a su madre y haga las cosas que ella pida a pesar de no estar de acuerdo con ellas.

- Siente seguridad afectiva cerca de su madre
Si tu marido necesita ir cada día a casa de su madre seguramente tenga mamitis. Además, si su madre es la mamá gallina que quiere tener todos sus polluelos alrededor, la situación se complica, porque esto lo extenderá a sus nietos. No, nos malinterpretes, es maravilloso pasar tiempo en familia, de lo que estamos hablando es de cuando no hay espacio para estar solos, sino que siempre está su madre delante.

- Siente culpa
Cuando la madre acude al chantaje emocional para ejercer presión psicológica y salirse con la suya, tu marido seguro que se siente fatal porque cae sobre él el sentimiento de culpa. El chantaje emocional tiene mucho poder.

¿Qué puedes hacer si tu marido tiene mamitis?

hombre con mamitis

Si has visto reflejado a tu marido en estos síntomas es casi seguro que padezca mamitis. Pero ¿qué puedes hacer para respetar el vínculo con la madre, pero a la vez saber poner límites si su influencia va más allá de lo normal y afecta a vuestra libertad como familia o como pareja?

- Ten paciencia
Lo mejor es que es no te exaltes y que trates de ser empática con él. Piensa que su comportamiento se debe a los valores que le han transmitido de pequeño y están muy arraigados en él. Su madre es la figura de referencia de su vida. Eso no se cambia en una tarde.

- Sé asertiva
No utilices un tono de reproche cuando quieras exponerle que esa situación afecta a vuestra libertad. Dile con total tranquilidad que debes comentarle algo, pero que no quieres que se moleste. Después exprésale que hay momentos en los que te gustaría no tener que depender tanto de su madre, porque también es bueno para vuestro vínculo familiar. Que eso no quiere decir que no quieras estar con ella, que, al revés, que te encanta compartir tiempo con ella, pero que necesitáis tiempo también solos.

- Dile que no pasa nada si dice NO a su madre
Muchas veces tu marido se comportará como el hijo ideal y el que siempre le dice SÍ a su madre por miedo a que se enfade. Dile que pruebe a decirle NO, explicándole que tenéis otro compromiso. Podrá comprobar que su madre en realidad lo entenderá, lo que pasa es que ni siquiera lo intenta.

- Explícale el problema
Él puede que no vea el problema, sino que le parezca algo natural dejarse llevar por su madre. Incluso puede ser su propia madre la que le haga creer que no puede hacer nada sin su aprobación. Puede que no sea consciente de la gravedad de la situación, así que exponle lo que está pasando, dile que no se trata de poner distancia con tu suegra sino de poder tomar sus propias decisiones porque ha formado una nueva familia en la que tenéis vosotros el poder de decisión.

¿Cómo llevarte bien con tu suegra para evitar que la mamitis os afecte tanto?

llevarse bien la suegra

Puede que en ocasiones lo veas todo negro y que pienses que no tiene solución, pero la tiene porque hablando se entiende la gente. 

- Fortalece tu relación con tu suegra
Si te llevas bien con ella y te cuenta sus confidencias, seguramente que ya tendrás algo de terreno ganado. Debes pasar tiempo a solas con ella y fortalecer vuestros lazos. Practica la escucha activa y ofrécele tiempo de calidad.

- Ponte en el lugar de tu suegra
Entiende que ella ha pasado por el síndrome del nido vacío y esto es duro para una madre. Seguramente sea sobreprotectora porque una madre es madre para siempre, aunque los hijos tengan 50 años. Intenta comprenderla, aunque no dejes de poner límites cuando se meta demasiado en vuestro terreno.

- No la critiques
No hables mal de su madre porque tu marido lo tomará como una ofensa. Su madre es su figura de referencia y tus críticas le harán mucho daño y os distanciarán como pareja.

- No la metas en vuestros conflictos
Por muy bien que te lleves con tu suegra no es buena idea que la involucres en el asunto de que pienses que ella está ejerciendo demasiado poder sobre tu marido. No es buena idea porque puedes herir susceptibilidades.

En definitiva, actúa con paciencia, empatía, asertividad, respeto y mucho amor y verás que esta situación puede mejorar, poniendo límites siempre de manera afectiva y con una buena comunicación.

Puedes leer más artículos similares a Cuando tu marido sufre mamitis - Cómo lidiar con la suegra, en la categoría de Relación de pareja en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: