4 síndromes de la conducta de los niños desconocidos para los padres

Consejos para evitar algunos trastornos en la conducta infantil de nuestros hijos

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Nadie dijo que educar sea fácil, de hecho, hoy en día la educación positiva, asertiva y consciente está poniendo los límites de una buena educación a un nivel que, como padres, tenemos que entrenar diariamente. Acompañarnos de Inteligencia Emocional, Coaching Familiar o Educativo, o buenos profesionales que nos aporten distintas perspectivas de cómo educar a nuestros hijos, es parte del éxito del desarrollo de nuestros hijos y de encontrar la armonía en el hogar.

Por ello, hoy vamos a hablar de algunos trastornos en el comportamiento que han recibido el nombre de síndromes de la conducta de los niños, y que quizás desconozcas o estés viviendo de primera mano en casa pero no sabías que se conocían comúnmente con estos nombres.

Trastornos en la conducta de los niños: síndrome del emperador

Los síndromes en la conducta de los niños

Cuando los padres parecen haber perdido la autoridad sobre su hijo y el niño es el que domina las situaciones con rabietas, insultos, faltas de respeto e incluso golpes, incluso desafía a sus padres obteniendo los resultados que quiere, estamos ante un trastorno de la conducta que se ha venido a llamar el síndrome del emperador.

Es frecuente que los niños y adolescentes que ejercen este control sobre los padres, hagan después extensión de este dominio desafiante a otros adultos. Son niños que ejercen la autoridad sin control y se sienten como auténticos emperadores de sus vidas y de la vida de los demás.

Como padres, es importante estar atentos a las primeras señales de este síndrome del emperador. Ejercer el rol de padres con una educación asertiva y poner normas y limites será suficiente para empezar a trabajar en este trastorno. Si te acompañas de un profesional mucho mejor.

El Síndrome de Wendy, un síndrome de la conducta infantil

Trastornos del comportamiento que los padres no conocen

Muchos niños tienen la necesidad imperiosa de satisfacer la peticiones, ocurrencias y necesidades de los demás. El síndrome de Wendy afecta a niños que anteponen los gustos y deseos de otros antes que los suyos propios. Es una conducta basada en el miedo al rechazo, a no ser aceptado, al abandono o al temido 'que no me quieran'.

Son niños que crecerán sin tener claros sus objetivos, lo que quieren en la vida o su manera de ser, con lo cual acabarán en relaciones donde quieran ejercer el control de la vida del otro.

Es importante que si has detectado alguna de estas señales en tu hija (se dice que es más propio de las niñas que de los niños, de ahí el nombre de Wendy), comiences a ayudarle a trabajar en su autoestima y amor propio, para que abandone el camino de sentir que los demás están antes que ella misma por algún miedo interior que sienta. Ayúdale a descubrir ese miedo y a que se sienta feliz consiga misma.

Es posible que hayas escuchado hablar del síndrome de Wendy en relación a las madres. En este caso, se refiere a esas mujeres que (igual que lo que te hemos contado en relación a los niños), da más importancia a los deseos de los demás miembros de su familia, lo que les lleva a sobreproteger a sus hijos y hacerlo todo por ellos.

¿Conoces qué es el Síndrome o complejo de Peter Pan?

El síndrome de Peter Pan suele verse en niños que han crecido pero siguen teniendo la mentalidad de un niño. Tal y como se explica en el estudio 'El complejo de Peter Pan y el problema del infantilismo' del doctor Aquilino Polaino-Lorente, la inmadurez en aspectos psicológicos y sociales es lo que caracteriza a este tipo de niños (menores de 17 años) además de irresponsabilidad ante los hechos, arrogancia, ira, rebeldía. En el caso de los adultos a partir de los 18 años, a estos se suman el narcisismo y el machismo.

Este síndrome se complementa muy bien con el anterior, ya que, Wendy será esa protección que necesita Peter Pan, para salir de las situaciones irresponsables en las que se mete, de esta manera, siempre habrá alguien que satisfaga sus necesidades. Por ello, este síndrome es más de niños que de niñas.

Son niños con carencia afectiva, por tanto, los padres en este sentido, tienen mucho que aportar.

La conducta de los niños y sus síndromes

Cómo evitar el síndrome de Otelo en tus hijos

Se llama Síndrome de Otelo cuando los adultos sienten celos patológicos y comenten infidelidad en la pareja. Sin embargo, la base que lo sustenta, los celos, es algo muy frecuente en el mundo infantil.

Los celos aparecen cuando los niños no se siente correspondidos por las personas queridas (padres, hermanos...) o creen que el amor que deberían recibir no es tan frecuente o intenso como ellos sienten que debería ser. La distorsión cognitiva de los hechos objetivos es muestra suficiente de que algo no va bien junto a infelicidad, cambios de humor no justificados, terquedad, cambios en los hábitos alimenticios, negatividad...

Como padres, mantener el equilibrio en el trato a cada miembro de la familia es fundamental, junto al refuerzo positivo, el lenguaje con amor, la paciencia, aumentar los tiempos de calidad con nuestros hijos... son algunas de las medidas que podemos empezar a llevar a cabo.

Recuerda siempre que la mejor educación para nuestros hijos es aquella en la que demostramos con el ejemplo; los niños seguirán nuestras pautas de comportamiento o nuestras conductas. Por ello, es importante dedicar tiempo a revisar una vez al mes, si tus patrones de comportamientos, tu mundo de creencias y sobretodo, los valores en los que sustentas la educación son los adecuados para tus hijos en este momento de su desarrollo.

Puedes leer más artículos similares a 4 síndromes de la conducta de los niños desconocidos para los padres, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.