Beneficios de realizar la terapia de baños de bosque en familia

Estar con contacto con la naturaleza nos permite llevar nuestros cinco sentidos al momento presente

María Molero
María Molero Maestra y experta en Mindfulness

Los baños de bosque, o también conocidos como Shinri Yoku, es una actividad que proviene de Japón. Esta práctica consiste en pasar periodos de tiempo en contacto con la naturaleza, de la cual se puede obtener una serie de beneficios tanto a nivel fisiológico como psicológicos. Descubre todos los beneficios de realizar la terapia de baños de bosque en familia.

La importancia de conectar con nuestros cinco sentidos

terapia de baños de bosque

Los expertos nos hablan que pasar más de 40 minutos en contacto con la naturaleza de manera regular mejora nuestros estados de ánimo, fortalece el sistema inmunológico, ayuda a disminuir la hormona del estrés o desarrolla la creatividad, entre otros beneficios.

Y todo ello se debe a un conjunto de condiciones que se dan en estos espacios naturales, entre ellas cabe destacar el poder de los aceites esenciales que desprenden las plantas y los árboles. Estos se transmiten a través del aire, otorgando protección a las mismas de posibles invasiones de gérmenes, de igual forma estos efectos también actúan en los seres sobre humanos.

Es importante entender que para poder llevar a cabo esta práctica recomendada para personas de cualquier edad no es indispensable visitar un bosque, aunque sí recomendable; en caso de no ser posible podemos aprovechar cualquier espacio abierto natural donde podamos realizar diferentes actividades que nos permitan conectar con el entorno y nuestros cinco sentidos en el momento presente.

Es importante que tengamos en cuenta que actualmente vivimos en una sociedad en la que nos encontramos hiperconectados y lo más alarmante es que cada vez esta dependencia y conexión con las nuevas tecnologías es más temprana. Es urgente salir de la rueda del hámster en la que nos hayamos, siempre persiguiendo tareas y cosas pendientes por hacer y terminar. Salir fuera, conectar con nuestros entornos naturales, respirar aire fresco podría ser la solución o el principio de un nuevo enfoque para afrontar la vorágine en la que vivimos.

Pequeños gestos diarios para conectarnos con nosotros mismos

qué son los baños de bosque

Seguro que después de leer todo lo que te he contado estás pensando, ¿cómo puedo integrar esta práctica de los baños de bosque en mi vida personal y familiar? El primer paso que debes dar es no agobiarte. Respeta tu ritmo y el de tu familia. Se trata de encontrar un equilibrio entre nuestras capacidades y posibilidades reales y el disfrute. Probablemente esté viniendo a tu mente la idea de '¡no tengo tiempo, no me da la vida!'. No te preocupes, podemos empezar con pequeños gestos que van sumando y que poco a poco nos acercan a nuestro objetivo: 

- Aprovechar el momento de despertarnos por la mañana para comprobar el tiempo que va a hacer durante la jornada asomándonos a nuestra ventana o balcón y evitando así recurrir al móvil para hacer esta consulta.

- Dedicar unos instantes para respirar el aire fresco de la mañana que se cuela por la ventana abierta mientras estiramos las sábanas. 

- Si disponemos de algo de más tiempo, observar el ligero movimiento de las nubes en el cielo y los árboles, llenándonos de todo aquello que nos envuelve.

- Conectar con la estación del año en la que nos encontramos y con las emociones que nos despierta en nuestro interior.

- Escuchar los sonidos que llegan desde el exterior.

En definitiva dedicar un minuto a conectar con el momento presente, llevando nuestra atención a todo lo que nos rodea aquí y ahora en ese preciso instante. Podemos invitar a nuestros hijos o a las personas que nos rodean a realizar estos pequeños gestos diarios, no podemos olvidar que representamos modelos para nuestros hijos e hijas.

Consejos para realizar la terapia de baños de bosque en familia

baños de bosque en familia

Llevar a cabo la terapia del bosque en familia nos ofrece una serie de beneficios, además de los que ya hemos comentado, entre otros podemos destacar el privilegio de realizar una actividad en compañía de nuestros seres más queridos, lo que nos va a permitir afianzar y mejorar nuestros lazos afectivos.

La regularidad o frecuencia va a depender del tiempo del que vamos a disponer: una vez a la semana o al mes, manteniendo la constancia. Esta práctica se puede llevar a cabo acompañada de un diario en el que vayamos recogiendo reflexiones personales de la práctica a nivel físico, mental y espiritual. Otra forma de introducirnos en la práctica de los baños de bosque podría ser salidas organizadas al campo, o simplemente empezar a programar más planes al aire libre individualmente o en compañía.

[Leer más: Por qué deberías ir de acampada con tus hijos al menos una vez en la vida]

Algunos aspectos importantes que debemos tener en cuenta antes de empezar esta práctica sería conocer de antemano el tiempo que nos vamos a encontrar en el lugar, la temperatura, no olvidar llevar agua, alimentos necesarios... Se trata de pasar periodos al aire libre en la naturaleza y para ello debemos ser previsores y llevar todo aquello que nos hará más cómoda y agradable la estancia, así como adecuar la ropa que en función del tiempo y temperatura del lugar. Suprimir el uso del móvil en la medida de lo necesario, pero debemos tener en cuenta que nos podría ser útil en caso de una emergencia en el bosque.

Otra cuestión a tener en cuenta sería intentar llevarnos los menos asuntos pendientes, es decir, intentar dejar en casa aquello que tenemos rondando en la mente y que de momento no podemos resolver al menos en ese espacio de tiempo que vamos a dedicar al baño de bosque. Recuerda que se trata de recuperar nuestra paz interior, por lo que debemos dejar atrás las prisas y los asuntos pendientes.

Si la práctica la vamos a realizar en compañía de los más pequeños es muy interesante un tiempo antes de salir explicarles lo que vamos a hacer, involucrarlos en la actividad y planificar juntos algunos de los aspectos de la preparación que hemos comentado. Cuando se trata de los más pequeños no debemos olvidar la energía de los niños y es conveniente tener en cuenta la alternancia de espacios de tiempo en movimiento y calma.

[Leer más: Cómo generar estados de calma en los niños]

Por último, es recomendable reservar un tiempo al final de la experiencia para reconectar con nosotros mismos y enfocarnos en la calma interior que nos ha proporcionado la práctica, dejando que nuestros pensamientos aparezcan y desaparezcan conectando con nuestra respiración.

Puedes leer más artículos similares a Beneficios de realizar la terapia de baños de bosque en familia, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.