Botón de la pausa, la técnica más efectiva para padres estresados

Una herramienta para ser, vivir y educar de una forma más consciente

Mayte Helguera
Mayte Helguera Psicóloga

Demasiado frecuentemente nuestra cotidianidad nos lleva a los padres a funcionar con el piloto automático encendido. Vivimos con un grado importante de inconsciencia cotidiana, no nos damos cuenta... Y sin darnos cuenta seguimos a nuestros pensamientos que en actividad frenética nos llevan al pasado y al futuro, o a nuestras emociones más densas. Por eso, en esta ocasión te hablo de la técnica del botón de pausa, pensada para esos padres estresados que buscan tener una crianza más consciente de sus hijos.

Vivir y educar de una forma más consciente y relajada

Técnica para educar de forma consciente

El mindfulness nos recuerda que siempre tenemos la opción personal de elegir de forma consciente e intencionada cómo relacionarnos con las circunstancias en las que nos encontramos y con las emociones que nos provocan.

El cultivo de un estado de atención y presencia conlleva mayores niveles de comprensión y sabiduría. Practicar el botón de pausa supone darse un tiempo de vez en cuando para detenerte, respirar y observar lo que ocurre, en tu cuerpo y sus sensaciones, en tu mente y sus pensamientos, en tu corazón con tus emociones...

Hacer esto consciente te saca del círculo de la inconsciencia, te trae al presente y ayuda a relajarte, ya que permites con ello que tu cuerpo, tu mente y tu corazón se escuchen mutuamente. Quizás descubras que tienes los hombros levantados, la mandíbula apretada o el cuerpo tenso; quizás sencillamente sientas hambre o necesites descansar, o quizás baste con que recuerdes la necesidad de regresar al presente.

Ser consciente te ayudará a relacionarte contigo misma de una forma más plena, pero también a construir una relación más consciente con tus hijos. De ahí, la importancia de que los padres, de vez en cuando, sepamos apretar ese botón de la pausa que nos ayude a ser más conscientes de cómo estamos educando y criando a los niños.

El botón de pausa ayuda a las madres y padres estresados

Técnica del botón de la pausa para padres estresados

Practicar el botón de pausa supone hacer un STOP cuando te sientas estresada, tensa o alterada. Y todos los padres sabemos que en el día a día se pueden dar algunos momentos 'complicados' en los que necesitamos un momento para detenernos y, así, ser capaces de enfrentarnos a ellos desde la calma, en lugar de desde el estrés.

También puedes programar esta práctica cada cierto tiempo utilizando por ejemplo la alarma del móvil... Se trata de decirte interiormente ¡STOP! y llevar a cabo lo que la palabra indica:

S = Stop, me detengo.

T = Tomo aire, respiro.

O = Observo... cuerpo, pensamientos, emociones.

P = Prosigo con lo que estaba, continúo desde la presencia.

[Leer +: La técnica del semáforo para regular las emociones infantiles]

Cómo entrenar el botón de la pausa y huir del automatismo

Pautas para los padres con estrés

Aquí tienes más propuestas sencillas para ir desactivando automatismos y entrenar el botón de pausa.

1. Cada mañana al despertar no saltes automáticamente de la cama apenas suene el despertador, tómate un minuto para tomar conciencia del inicio del día y comenzar con atención y presencia.

2. Mientras te duchas huele el jabón, siente el agua sobre tu piel, disfruta de la sensación de limpieza de tu cuerpo.

3. Si vives con alguien, no salgas de casa sin aprovechar la ocasión de hablar y escucharles atentamente unos instantes. Aprovecha para conectar con tus hijos desde primera hora de la mañana.

4. Camina de forma pausada cuando salgas. Si vas a pie, presta atención durante el camino a los sonidos, los olores, las gentes con las que te cruzas... Si vas en coche, sé consciente de tus movimientos para ponerlo en marcha y mientras conduces; fíjate en el tacto del volante, en el ruido del motor; busca alguna ocasión mientras conduces para ir un poco más despacio; utiliza los semáforos rojos como un recordatorio que te permita ser consciente de tu respiración.

5. Si te es posible come en silencio, un poco más lentamente de lo habitual y tratando de ser consciente del sabor y la textura de la comida.

6. Chequea tu cuerpo varias veces a lo largo del día. Revisa cómo está tu cuerpo fijándote en las tensiones producto del estrés que adviertas y en su caso trata de soltar tu musculatura siendo consciente de ella y relajándola mientras respiras.

¡Ánimo con la práctica! Son propuestas sencillas de incorporar, que aunque requieren constancia y perseverancia, proporcionan grandes beneficios en la relación que tenemos con nosotros mismos, con los demás y con la Vida. No lo dudes, pulsa el botón de la pausa.

Puedes leer más artículos similares a Botón de la pausa, la técnica más efectiva para padres estresados, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.