Los 10 nombres de niño más populares en la década de los 60

Los nombres para niños más usados hace 50 años

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Hacemos un viaje al pasado para ver cómo han evolucionado los gustos de los padres y las madres en cuanto a nombres de bebé. En la década de los 60, sigue mandando la tradición, sobre todo la católica. Y fue en esta década cuando llegó a su culmen la tendencia a elegir nombres compuestos, pero a pesar de ello el podium lo siguió ocupando los mismos tres nombres de décadas anteriores: Antonio (137.734), seguido esta vez de Manuel (114,687), y de José (103.746), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Los nombres que bajaron popularidad respecto a años anteriores fueron Andrés, Emilio y Santiago.

A continuación, rescatamos los 10 nombres de niño más populares en la década de los 60, recordando que en la mayoría de las veces éstos iban combinados para dar respuesta a los nombres compuestos, tendencia del momento.

10 nombres de niño más populares en los años sesenta

Los 10 nombres de niño más populares en la década de los 60

Durante los años sesenta muchos hijos heredaban el nombre de su padre, casi todos de origen cristiano. Así, en esta lista de los nombres de niño más populares en los años 60, encontramos los nombres de toda la vida, esos que nunca pasarán de moda por muchas generaciones que pasen.  

- Antonio: de probable origen griego (“aquel que florece”) y significado desconocido, deriva de ‘Antonius’ (en latín), que era interpretado como “aquel que se enfrenta a sus adversarios o enemigos”. Es un nombre que evoca la valentía, el honor y la defensa de lo propio. Antonio está entre los nombres más usados en los países hispanohablantes. Su santo se celebra el 13 de junio.

- Manuel: es de origen hebreo y significa “el Dios que está entre nosotros”. En la Biblia se nombra a Jesús de Nazaret bajo su forma original de Emmanuel. En esta explicación se puede vislumbrar una persona en la que puedes apoyarte cuando lo necesites, es de confianza. La fama le llegó cuando los que procedían de otra religión tenían que cambiar su nombre de pila para bautizarse. Su onomástica se festeja el 1 de enero.

- José: nombre bíblico de origen hebreo que latinizado es Ioseph o Iosephus, en el primer caso significa ‘Yavhé ha borrado’ y en el segundo ‘que Yavhé añada’. Hay varios personajes bíblicos que llevan este nombre, como el patriarca José, hijo de Jacob, y San José, el esposo de la Virgen María, patrón de la iglesia católica y padre putativo de Jesús. El significado de este nombre está relacionado con la humildad y la tradición, pero también con la buena relación de las personas. Su santo se celebra el 19 de marzo.

- Francisco: proviene de Italia y deriva de Francesco. Su significado es bastante sencillo e intuitivo: ‘el Francés’, en honor para el país de Francia, cuyo nombre proviene de la tribu germana de los francos o ‘franken’ cuyo significado es “hombres libres”. Su santoral se festeja el 4 de octubre con la celebración de San Francisco de Asís.

- Javier: su origen es vasco y significa “casa nueva” o “castillo”. Este nombre fue popularizado por San Francisco Javier, del cual Javier era realmente el lugar donde nació, en Navarra. Actualmente sigue siendo muy popular en los países hispanohablantes. Su santo es el 3 de diciembre.

- Luis: su origen es germánico (‘Hlodowig’), con una trayectoria religiosa en el bajo francés y ha derivado al latín hacia Ludovico y Ludwig. Si partimos el nombre en dos, por un lado tenemos ‘Hlod’, que significa “iluminado o ilustre”; y por otro, ‘wig’, que quiere decir “batalla o combate”. Por ello representa la esperanza de un pueblo y la valentía de uno mismo. Su santoral es el 21 de junio.

- Juan: viene del hebreo (‘yehojanan’). Adaptado al latín como ‘iohannes’ y quiere decir “el fiel a Dios” o “Dios misericordioso”. Es un nombre con numerosos patrones, como San Juan Bautista, quien predijo la llegada del Mesías y bautizó a Jesucristo; o San Juan Evangelista, uno de los doce apóstoles de Jesús, autor del cuarto Evangelio, de tres Epístolas y del Apocalipsis. Su santo se celebra el 24 de junio.

- Jesús: proviene del hebreo, de la palabra ‘Yehosuá’ o ‘Yeshua’. Su significado es muy explícito: “salvación”. Este nombre parte la Biblia en dos Testamentos y es el responsable del año 0. Representa al hijo de la omnipresencia y para muchos el gran salvador. Hay, sin duda, mucha historia religiosa detrás de este nombre, siendo éste el más importante para los cristianos por ser el nombre del hijo de Dios. Su santoral es el 1 de enero.

- Miguel: de origen hebreo que significa “dónde encuentro a Dios” o “quién es como él”. Es un tanto extraño, pero hace 20 siglos la religión estaba tan impuesta en la sociedad que muchos nombres de pila se formaron a raíz de afirmaciones extravagantes y preguntas retóricas. Representa la fidelidad y el compromiso con una persona y su popularidad se extendió gracias al arcángel Miguel, el primero de todos. Su onomástica se celebra el 29 de septiembre.

- Rafael: proviene del hebreo y significa “el Dios ha sanado” o “la medicina de Dios”. Tiene un origen bíblico (donde representa el poder, la fuerza, la inteligencia, el honor y la bondad) ya que es también el nombre con el que se conoce a uno de los arcángeles más importantes, siendo éste el ángel que sanó al patriarca Tobías, razón por la cual es el santo patrono de los enfermos y mutilados de guerra. La popularidad de este nombre se debe al genial representante del Renacimiento, el pintor italiano Rafael Sandio. Su santoral se celebra el 26 de abril.