10 nombres de niña populares en de la década de los 60

Los nombres de niña más utilizados durante los años 60

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

La tradición familiar, la iglesia, o la moda son los principales factores que han influido a la hora de decidir el apelativo de los recién llegados. Por ejemplo, durante los años 60 triunfó el nombre de María, ya sea simple o compuesto, en parte por razones religiosas.

A continuación repasamos los 10 nombres de niña populares en de la década de los 60, que hoy son perfectamente rescatables para nuestro bebé.

Nombres de niña populares en la década de los 60

Nombres populares de los 60 para niña

La década de los 60 supuso la popularización definitiva de los nombres compuestos, especialmente entre las niñas. Fue María del Carmen el más utilizado, sobre todo en España, con gran diferencia (176,217), seguido por Ana María (78.887) y por María Dolores (720661), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Respecto a la década anterior desaparecen de los primeros puestos del ránking Rosario, Encarnación y Juana.

-María del Carmen: ambos nombres son de origen hebreo y forman un nombre compuesto muy popular en los países de habla hispana. Significa “amada de Dios, llena de gracia” o “jardín de Dios, viña de Dios”. María es el nombre de la madre de Jesús y su uso en el mundo occidental es muy común por haberlo llevado la Virgen. Carmen nos remite a la advocación de Nuestra Señora del Carmen o Virgen del Carmelo, venerada por los carmelitas, los ermitaños que poblaron el monte Carmelo, escenario de la crucifixión. Cuando lo abandonaron por la invasión árabe, le Virgen se les apareció y prometió convertirse en estrella de mar, motivo por el cual es la patrona de los marineros. La ópera ‘Carmen’, de Georges Bizet, popularizó aún más este nombre. Su santo es el 16 de julio.

- Ana María: Ana proviene del hebreo y significa “benéfica, compasiva, llena de gracia”. Este nombre se remonta a la Biblia. En el Antiguo Testamento el nombre de Ana está referido a la madre de Samuel. Incluso, en la tradición cristiana se conoce a la madre de la Virgen como Ana. Al combinarse con María (también hebreo) se traduce por la “bendecida por Dios”. Su onomástica se celebra el 26 de julio.

- María Dolores: ambos son de origen hebreo. María, como ya hemos señalado se traduce como “la amada de Dios”, en tanto que Dolores como “la que sufre”. Y es que este último hace referencia a los siete dolores que sufrió la Virgen María desde el anuncio de la Pasión hasta la muerte de su hijo Jesús en la cruz, en pleno calvario y en su crucifixión. Su santo se festeja el 15 de septiembre.

- Pilar: nombre español de origen latino ‘pila’ cuyo significado es “aquella que es el pilar o soporte para los suyos”. Evoca a una persona firme y sustentadora. Según el Cristianismo, la Virgen María se le apareció al apóstol Santiago a orillas del río Ebro, en el lugar donde hoy se halla la Basílica del Pilar, y le pidió que le construyera allí un santuario. La Virgen del Pilar es la patrona de Zaragoza, de la Guardia Civil y de la Hispanidad. Su festividad es el 12 de octubre.

- María José: María es el apelativo que viene del hebreo y que obviamente está relacionado con la religión y se traduce como “la elegida”, “la bendecida”. Por otro lado, José es un nombre masculino que ha llegado a nuestros días también desde el hebreo, de la palabra ‘yôsef’, que significa “añadir”. María es el nombre de la madre de Jesús y José el del esposo de María, patrón de la Iglesia Católica y padre putativo de Jesús. Su onomástica puede celebrarse el 17 de enero o el 19 de marzo.

- Teresa: se ha propuesto su origen griego (Therasia, denominación que lleva una de las islas Cícladas) cuyo significado puede identificarse con el “verano” o con la “cosecha”. Otra propuesta lo asocia al latín tharasia (“cazadora”) aunque también se da esta forma por griega (“milagrosa”). Teresa evoca a la fecundidad de la tierra. Fue un nombre muy común en los reinos cristianos medievales y a partir del siglo XVI el nombre se popularizó mucho más, gracias a la asociación de la santa carmelita española Teresa de Jesús. Su santo se festeja el 15 de octubre.

- Ángeles: de origen griego. Proviene de Nuestra Señora de los Ángeles, advocación mariana que representa a la Virgen María como reina de los Ángeles. Su significado nos remite a “buena, pura, mensajera celeste”. Su festividad es el 2 de agosto.

- Isabel: de origen incierto. Es posible que derive del nombre de la diosa egipcia Isis, Reina de los dioses; u otra opción sería que deriva del hebreo Elisa. Una hipótesis poco probable afirma que proviene del latín ‘Issis Bella’, por el culto a la diosa de la fecundidad. Al parecer, se habría ocultado su origen pagano del nombre presentándolo como una variante del hebreo ‘Elisheva’ que significa “juramento de Dios”, “promesa de Dios” o “Dios es mi juramento”. También se refiere a la combinación del nombre de la diosa egipcia Isis y Bel, el principal dios babilónico. Una raíz etimológica más plausible es su procedencia del vocablo ‘Ish-baal’, que significa “hija de Baal”, principal deidad de los cananeos. Su santo es el 17 de noviembre.

- Rosa: tiene su origen en el latín y significa “mujer igual de bella que un rosal”. Como es de esperar hace referencia a la belleza más pura de esta especie de flor que, por una lado emana un aroma cercano y agradable, pero por otro el tallo está lleno de espinas. El santoral de Rosa se celebra el 23 de agosto.

- Montserrat: Según la tradición, la Virgen de Montserrat, apodada popularmente como ‘la Moreneta’ por el color oscuro del rostro y las manos de la imagen, fue descubierta en el siglo IX. Es venerada en el monasterio benedictino del mismo nombre y es la patrona de Cataluña. Su onomástica es el 27 de abril.