Cuentos cortos para niños solidarios - Educar en el altruismo

Bellos cuentos infantiles en vídeo para hablar de solidaridad en familia

Núria Capdevila García
Núria Capdevila García Redactora y maestra de inglés

Transmitir ciertos valores a los niños es algo que puede ser complicado en algunas ocasiones y es que no siempre están listos para comprender el significado de algunos conceptos abstractos. Sin embargo, tenemos un gran recurso a nuestro alcance: los cuentos. A través de ellos, podemos conseguir que nuestros niños entiendan mejor lo que les queremos explicar y que lo hagan de un modo divertido.

Como ya sabéis, a nosotros, nos encanta compartir recursos con vosotros y, esta vez, os ofrecemos varios cuentos cortos con los que enseñar a vuestros pequeños qué es la solidaridad y por qué es tan importante en nuestra sociedad.

Hace frío - Cuentos cortos para los niños solidarios y altruistas

Niños solidarios y sus cuentos cortos

En primer lugar, entre los mejores cuentos cortos sobre solidaridad, te proponemos leer y ver el vídeo de 'Hace frío'. Al estar protagonizados por animales, ¡son siempre los favoritos de los niños!

Érase una vez, un bosque repleto de árboles en los que vivían muchos animalitos. El frío había llegado y todos habían preparado ya sus casas con alimento para poder pasar los meses de invierno.

Entre los animales del bosque, había una pareja de ardillas que estaban esperando 5 ardillitas bebé. Estaban de lo más emocionados con la llegada de sus retoños, por lo que no dudaron en llenar su casa con mucho, mucho alimento y hacerla lo más cómoda y calentita posible.

Y, llegó el día. Este día tan especial con el que habían estado soñando tanto tiempo: nacieron sus ardillitas y no podían ser de lo más felices. Sin embargo, sí había algo que podía estropear este momento: una buena mañana, se levantaron sobresaltados por el ruido de una máquina que estaba talando todos los árboles. Al oír este ruido, salieron de su hogar para ver qué estaba sucediendo y vieron cómo todos los animalitos debían dejar sus casas y buscar otros refugios. Pero, ¿dónde iban a ir ahora? Se habían quedado sin casa y sin alimento. Estaban de lo más tristes.

Viendo la situación, papá y mamá ardilla pidieron a los otros animalitos del bosque que fueran a su casa, donde había comida de sobra; allí, podrían estar calentitos hasta que finalizara el duro invierno. Y así, todos juntos, lograron pasar el invierno más cálido que habían pasado jamás.

[Leer +: Cuento sobre la solidaridad]

El caballo y el asno - Un cuento infantil sobre la solidaridad

Los cuentos cortos para niños altruistas

El cuento corto para niños solidarios que vais a leer a continuación es, en realidad, una fábula clásica de Esopo que es posible que ya conozcas. Es genial para reflexionar con tus hijos sobre qué significa el altruismo y la solidaridad.

Había una vez un hombre que tenía un asno y un caballo. Cada día, los cargaba con la mercancía que vendía y se dirigía hacia la ciudad. Un buen día, de camino a la ciudad, el asno le pidió al caballo que le ayudara; le dijo que estaba muy cansado y que no podía continuar con la carga que le habían puesto. El caballo no hizo caso alguno y siguió adelante sin prestar más atención al asno.

Caminaron un poco más hasta que el asno no pudo más. El pobrecillo murió en mitad del camino completamente cansado. Así, el hombre cargó al caballo todos los sacos que llevaba el asno. Pronto se dio cuenta en caballo de lo mal que había hecho en no ayudar al asno, pues ahora le tocaba a él cargarlo todo.

Moraleja del cuento: debemos ayudar siempre a los demás.

[Leer +: Fábula sobre el día de la solidaridad]

Itzelina y los rayos de sol - Cuento corto con valores

Educar en el altruismo y solidaridad a los niños

Vamos ahora con el cuento más bello para hablar con los niños sobre la solidaridad. Se titula 'Itzelina y los rayos de sol'. Tras ver el cuento en vídeo, te recomendamos hacerles algunas preguntas a tus hijos para hacerles reflexionar sobre cómo convertirse en niños solidarios, que ayudan a los demás.

Itzelina era una niña muy curiosa a la que le fascinaban los rayos de sol. Por ello, decidió subir a la montaña más alta del bosque para cogerlos y quedarse con ellos. Así pues, a primera hora de la mañana, Itzelina emprendió su camino a través del bosque en busca de los rayos de sol. Por el camino, se encontró con una ardilla, a quien le contó su plan. La ardilla, preocupada, le pidió que le guardase algunos, pues los necesitaba para encontrar alimento. Itzelina asintió y siguió caminando.

Al cabo de un rato, Itzelina se encontró con un árbol, a quien también le contó su plan. El árbol, muy preocupado, le pidió le guardase algunos rayos de sol, ya que los necesitaba para crecer. De nuevo, Itzelina aceptó y siguió su camino.

[Leer +: Educar en el valor de la solidaridad]

Un poquito más adelante, Itzelina se encontró con un corral. En él, había un gallo a quien también le contó su plan. Este le pidió también que le guardase algunos rayos de sol, puesto que los necesitaba para saber cuándo debía cantar para despertar a la gente. Una vez más, Itzelina volvió a aceptar y prosiguió con su camino hasta llegar a la montaña.

Cuando Itzelina acabó su viaje y estaba, finalmente, a lo alto de la montaña se puso a pensar. Se dio cuenta de que los rayos de sol eran muy necesarios para todos y se preguntó por qué los quería todos para ella. Así, Itzelina se dio cuenta de que no era justo quedarse con todos, abandonó la idea de quedarse con todos ellos. Simplemente, se quedó sentada en la montaña observando cómo salía el sol y cómo sus rayos bañaban todo el bosque.

Pedrito, el caracol, y la babosa - Cuentos cortos en vídeos

Los cuentos infantiles solidarios para leer con niños

¡Vamos a disfrutar del último de nuestros cuentos cortos para niños solidarios! Está protagonizado por un caracol llamado Pedrito y una babosa. ¡Que lo disfrutéis con los más pequeños de la casa!

Pedrito era un caracol que buscaba hacer nuevos amigos. Por ello, un día decidió salir a pasear por el jardín y ver quién vivía cerca de él. Al poco rato, Pedrito se encontró con unas babosas, quienes se rieron de él sin parar por su caparazón. Muy triste, Pedrito quiso irse a un sitio tranquilo para esconderse. Sin embargo, por el camino, se encontró con otra babosa, quien se asustó de él.

Pedrito le pidió que no se asustara, ya que solo era un caracol. Un poco temerosa, la pequeña babosa le pregunto por su caparazón; Pedrito le explicó que era como su casa, que le protegía del frío y de los enemigos. La babosa se quedó muy sorprendida ante la idea y le preguntó si ella también tendría uno.

Al ver las ganas que tenía la babosa de tener su propio caparazón, Pedrito le propuso hacerse el suyo propio. Así pues, se pusieron a buscar un caparazón por todo el jardín, pero no encontraron ninguno que les sirviera. Sin embargo, Pedrito no se rindió, pues sabía lo mucho que su amiga quería tener un caparazón como el suyo. Se puso a pensar y le propuso compartir el suyo. De este modo, la babosa tendría siempre un hogar en el que protegerse y Pedrito no debía cargar él solo con todo el peso. Y, desde este momento, Pedrito y la babosa vivieron juntos durante mucho tiempo.

[Leer +: Poesías sobre la solidaridad]

Como veis, hay muchos cuentos cortos que podéis contar a vuestros niños para que entiendan el concepto de la solidaridad. Esperamos que estos cuatro que os hemos dejado os sean de gran ayuda y los disfrutéis al lado de vuestros pequeños.

Puedes leer más artículos similares a Cuentos cortos para niños solidarios - Educar en el altruismo, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: