Gracias, bisabuela. Cuento corto para niños dedicado a los bisabuelos

Este bonito cuento infantil habla sobre lo especial que es la relación entre bisnietos y bisabuelos

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Aquellos niños que tienen la oportunidad de conocer a sus bisabuelos son muy afortunados. Tienen la posibilidad de aprender de su experiencia, escuchar su sabiduría, recibir sus abrazos... Por eso, aquí os dejamos un bonito cuento corto que los niños pueden dedicar a sus bisabuelos para hacerles el homenaje que merecen. Se titula "Gracias, bisabuela".

Cuento corto que los niños dedican a los bisabuelos

Cuento corto para los niños sobre los bisabuelos

Quedaban pocos kilómetros para llegar al pueblo. Guadalupe iba conocer a su bisabuela. Estaba nerviosa. Había oído hablar de ella en casa y no podía creerse todo lo que se decía de ella: que si había tenido que emigrar, que si había vivido la guerra, que si se había enamorado de un mago... Al fin había llegado el gran momento.

Al descender del coche, Guadalupe vio a una mujer muy arrugada y chiquitita. Parecía muy frágil y a punto de descomponerse. Sin embargo, sus grandes ojos azules demostraban que aún quedaba mucha vida en ella. El abrazo entre ambas fue largo y acogedor. Los brazos de su bisabuela le recordaron a los de su madre. Eran cálidos.

Su bisabuela cogió a Guadalupe de la mano y la llevó al jardín. Allí le regaló el que sería el mejor de los regalos: una colcha hecha con retales de la ropa de su bisabuela, su abuela, su madre y de ella cuando era bebé. Cada trozo contaba una historia y al tocarlo, podía descubrir las aventuras que habían vivido las mujeres de su familia y cómo habían hecho frente a los problemas que se les presentaban.

Al llegar la noche, Guadalupe durmió en una pequeña cama cubierta por esa colcha mágica. Desde ese día nunca más volvió a tener pesadillas y cada mañana se levantaba sabiendo que podría hacer cuánto quisiera en la vida, porque contaba con el apoyo y la fuerza de las mujeres de su familia. Si ellas habían podido cumplir sus sueños, ella también lo lograría: deseaba ser escritora.

Y es que Guadalupe no solo recibió ese día una colcha, sino que adquirió un pasado, el pasado de su familia. Fue así como su primer libro narró la vida de cuatro mujeres que se llamaban Guadalupe. Cada una había vivido un momento histórico, una situación económica diferente, distintos problemas; pero todas ellas habían tenido la misma alegría: tener una hija a la que llamaban Guadalupe. El libro fue todo un éxito y Guadalupe no olvidaba darle las gracias todos los días a su bisabuela por haber sido siempre la memoria de su familia.

Actividades de comprensión lectora

Te proponemos unas sencillas preguntas que te ayudarán a comprobar si tus hijos han entendido el cuento que acaban de leer. Plantéaselas a modo de juego, nunca como si fuera un interrogatorio o un examen del colegio. Ya sabes que cuando los niños se divierten, aprenden mucho mejor

1. ¿Cómo se llama la protagonista del cuento? ¿Y su bisabuela? ¿Y su madre?

2. Al ver a su bisabuela, la niña sintió mucho miedo. ¿Verdadero o falso?

3. ¿Qué le regaló la bisabuela a Guadalupe?

4. A Guadalupe no le gustó mucho el regalo y, por eso, nunca lo utilizó. ¿Verdadero o falso?

5. ¿Cómo se sentía Guadalupe gracias a la colcha de retales?

6. ¿Que quería ser la niña cuando fuera mayor?

Si quieres leer más cuentos en los que los miembros de la familia son los protagonistas, ¡embárcate en el viaje que te proponen los cuentos de Guiainfantil.com!

Puedes leer más artículos similares a Gracias, bisabuela. Cuento corto para niños dedicado a los bisabuelos, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.