Cómo acompañar a los niños con autismo ante meltdowns o shutdowns

Cuál es la diferencia entre los meltdowns y shutdowns y cómo afectan a niños con Trastorno de Espectro Autista (TEA)

Arturo Mendoza López
Arturo Mendoza López Psiquiatra infantil

Los padres de niños con un Trastorno de Espectro Autista (TEA) saben de la importancia de mantenerse informado sobre el trastorno de sus pequeños para comprender sus necesidades en cada momento, sobre todo cuando se exponen a una situación que se escapa de su control. Dentro de estas situaciones que afectan especialmente a los niños con autismo entran los meltdowns y los shutdowns.

Estos dos términos presentan algunas diferencias importantes que es importante conocer (y diferenciar de los berrinches). A continuación nos centramos en conocer un poco más de qué es el autismo y los meltdowns y los shutdowns. Todo ello ayudará mucho a los padres a acompañar a los niños con autismo (TEA) cuando más lo necesitan.

Conociendo más sobre el Trastorno de Espectro Autista TEA

El Trastorno de Espectro Autista TEA en niños

Aunque coloquialmente hablamos del autismo como un padecimiento individual, hay que tener en cuenta que existen diferentes Trastornos dentro del Espectro Autista, conocidos por sus siglas como TEA.

Cuando decimos que un niño tiene autismo, nos referimos a que tiene un padecimiento que afecta directamente a la manera en que perciben su entorno y cómo socializa con las personas a su alrededor. Además, puede que llegue a afectar su conducta a medida que vaya creciendo.

Como padre o madre, se debe de tener en cuenta que no todos los niños autistas son iguales. Con esto, nos referimos a que los pequeños que entran en el Espectro Autista pueden presentar un sinfín de síntomas, que pueden ser más o menos graves. Por lo tanto, no se puede generalizar en los síntomas que cada pequeño presente.

¿Cuáles son los síntomas de los niños con autismo?

Los síntomas de los niños con autismo

Existe una gran variedad de síntomas relacionados con el autismo y estos cambian mucho según la edad y las características del niño. Las señales a las que se debe de mantener atento desde que su hijo nace y hasta que cumpla dos años son:

- Poco interés por los estímulos tanto sociales como de sus juguetes.

- Demuestran pocas emociones o nada de ellas. También pueden ser emociones exageradas.

- Retrasos en el lenguaje.

- Evitan mirar a los ojos a las personas cuando se comunican.

- Cambian su tono de voz a una manera robótica o cantada.

- No son expresivos.

- Pueden tener problemas sensoriales importantes.

- Se les dificulta adaptarse a su entorno.

- Muchas veces no toleran el contacto físico.

- No entienden las relaciones interpersonales.

- Repiten los movimientos o palabras de manera rutinaria al jugar. Algunos niños con autismo caminan de puntillas o sobre las puntas.

- Al momento de encontrarse con otros niños, no se relacionan con ellos y prefieren jugar solos apartados del grupo.

- Son obsesivos hacia ciertas actividades o juguetes. En el momento que se les arrebata, hacen rabietas o se enojan de manera errática.

Recuerda, cada niño con autismo es diferente y, por lo tanto, no todos tienen los mismos síntomas ni los manifiestan de la misma forma y con la misma intensidad.

¿Cómo acompañar a los niños con autismo? Ayuda profesional

Acompañar a los niños con autismo

Recuerde que el apoyo psicológico por parte de un profesional con experiencia en autismo es invaluable y le servirá como guía para la manera en que cría a su pequeño o pequeña. Las señales del autismo se pueden presentar desde el primer año de vida y pueden ir aumentando con la edad.

Lo ideal, es que encuentren un psiquiatra especializado en niños y adolescentes (paidopsiquiatra) que primero haga un diagnóstico profesionalmente y que pueda acompañarlos desde las primeras etapas del desarrollo del niño, para que los síntomas puedan ser tratados paso a paso y que no sufra de las consecuencias graves de este trastorno o una regresión cuando crezca. Esto último es muy común y suele suceder entre los 14 y 18 primeros meses de vida.

Para saber más sobre autismo en la infancia, te recomendamos revisar la guía 'Tratamientos para los niños con trastorno del espectro autista' del programa nacional de Estados Unidos Effective Health Care Program.

¿Qué son los meltdowns en los niños con TEA?

Los meltdowns en los niños con autismo

Ahora que ya hemos profundizado sobre el autismo y sus síntomas, vamos a analizar sobre los meltdowns y shutdowns.

El término de meltdown hace referencia al episodio de una reacción de frustración temporal o a una sobreestimulación sensorial abrumadora que puede afectar a cualquier niño. Sin embargo, en los pequeños con un Trastorno de Espectro Autista, los meltdowns pueden ser más graves o durar un poco más.

Las características principales de los meltdowns son el sentimiento de perder el control, gritos e incluso intentos de autolesión. Debido a que son similares, pueden confundirse con rabietas o berrinches, sin embargo, no son exactamente lo mismo.

En caso de meltdowns, lo mejor que los padres pueden hacer es mantener la paciencia y evitar por todos los medios gritarle al pequeño. Es posible que sea complicado tratar de mantener el control durante el meltdown, pero estresar al niño con regaños será peor y aumentará la intensidad del mismo. Los golpes tampoco son una solución y pueden provocar que el niño tenga un trauma mayor.

En este último caso, ayuda mucho que el padre o la madre trate de entender la situación desde la empatía, es decir, desde el punto de vista del pequeño. Si usted le pega, él o ella entenderá que la manera de resolver las cosas será a golpes. A la larga, esto generará un patrón de violencia que hará todavía más complicado que pueda relacionarse de manera normal con niños de su edad. En caso de niños con autismo, a pesar de que el meltdown sea más intenso, no justifica tampoco el uso de la violencia.

¿Qué son los shutdowns en los niños con autismo y cómo calmarlos?

Calmar los shutdowns de los niños con autismo

Aunque el meltdown y el shutdown se usan como términos antónimos, es importante entender que no lo son y sus diferencias. El shutdown se refiere a la interiorización de los sentimientos de ira y frustración que pueden causar una crisis interior para la persona. Si bien el meltdown se trata de externalizar esa sobrecarga sensorial, el shutdown la interioriza.

En este caso, puede pasar desapercibido con más facilidad que en el meltdown. Sin embargo, la gravedad puede ser igual. En este caso, los niños pueden parecer ausentes al momento de tener un episodio de estos. Se trata, igual que en el caso anterior, de un episodio que los niños con autismo tienen con más frecuencia.

Cuando se produzca un shutdown, el padre o la madre del niño con autismo debe acercarse a su hijo y hablarle de manera tranquila, reiterándole que está bien hablar de sus sentimientos, aunque estos sean de frustración. Si el niño lo permite se debe de tratar de abrazarlo y hablarle pausadamente.

¿Cómo debo de disciplinar a mi hijo con autismo?

La disciplina es una de las ramas que salen directamente del amor de los padres hacia sus hijos. Tome en cuenta que la disciplina debe darse con amor, firmeza, claridad, constancia y consistencia. Para eso los padres tienen que primero tener en su mente muy claramente qué hábitos y virtudes quiere inculcar en sus hijos. En el caso de los niños con autismo, los hábitos y las rutinas son especialmente útiles ya que les ayudan a sentirse más seguros y cómodos.

Idealmente ambos padres tienen que estar de acuerdo en los parámetros y lo mejor es estar sólidamente preparado para guiar las conductas de los niños. Los niños con autismo requieren aún más que los padres sean precisos y persistentes.

Puedes leer más artículos similares a Cómo acompañar a los niños con autismo ante meltdowns o shutdowns, en la categoría de Autismo en Guiainfantil.com.