Ejercicios con la lengua para que los niños hablen bien

Gestos que puedes hacer en casa para fortalecer la lengua de los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

La lengua es un músculo facial que apenas nos damos cuenta de que existe. Se encuentra en constante movimiento y sin ella no podríamos ni hablar, ni tragar correctamente, así que se encuentra tan integrada en nuestro día a día que apenas nos damos cuenta de que está ahí.

Sin embargo, como cualquier otro músculo, la lengua se puede fortalecer y educar, ya que no siempre la usamos adecuadamente.

Parte de los problemas que tienen los niños a la hora de pronunciar bien o de masticar, o de la conocida deglución atípica, que tanto problemas causa, se deben a la mala colocación de la lengua.

Te damos una serie de ejercicios con la lengua para que los niños hablen bien y así conseguir una mejor pronunciación y mejor deglución.

Entrenamiento con la lengua para que los niños hablen bien

Ejercicios con la lengua para que los niños hablen bien

El uso de la lengua no es tan fácil como parece. Cada letra lleva aparejada un movimiento único de este músculo, que con nuestras primeras palabras vamos ensayando poco a poco, así los niños van aprendiendo a hablar y pronunciar ciertos fonemas en función de la colocación de la lengua dentro de la boca.

Los primeros fonemas que pronunciamos son los que se hacen con los labios sin el uso de la lengua, así aparecen los primeros juegos de bebé haciendo vibrar los labios, más tarde los sonidos guturales, que son los más primitivos, y que se producen con la garganta, como si se tratase de un gruñido, un ejemplo es el famoso “ajo” que suelen decir los bebés.

Cuando el niño crece, va desarrollando más movimientos con su lengua, y llegan las primeras sílabas como “papá” o “mamá”, y no es hasta que tiene 4 o 5 años cuando el lenguaje se desarrolla y son capaces de pronunciar palabras más complejas.

Este aprendizaje varía según los idiomas, por eso es difícil que un niño que no haya aprendido desde pequeño la pronunciación de un fonema determinado, por ejemplo las vocales francesas, es difícil que lo aprenda de adulto correctamente.

Para los niños que tienen problemas a la hora de pronunciar alguna letra, como la “R”, “S”, “D”... además de tener problemas de deglución atípica, los logopedas recomiendan realizar ejercicios con la lengua para fortalecerla.

Aquí te dejamos algunos de ellos:

1- Sacar y meter la lengua manteniendo la boca abierta y sin rozar los dientes.

2- Con la lengua fuera de la boca ensancharla y estrecharla alternativamente.

3- Colocar toda la lengua en el paladar y mantenerla durante 10 segundos mientras se abre y cierra la boca. La punta de la lengua no debe tocar los dientes.

4- Tocar repetidamente con la punta de la lengua la “montaña” del paladar.

5- Apretar con fuerza la punta de la lengua contra “la montaña del paladar”. Pon el pulgar debajo de la barbilla para notar la fuerza que haces.

6- Llevar la punta de la lengua desde la “montaña” hacia atrás.

7- Colocar un trocito de oblea en el tercio anterior del paladar. Intenta despegarlo realizando movimientos de la lengua hacia atrás (no hacia los dientes). Podemos hacer el mismo ejercicios con un poco de crema de cacao u otro alimento que se quede pegado al paladar.

8- Hacer el caballo con la lengua, es decir, chasquear la lengua.