Cómo y cuándo introducir el hábito de la lectura en los niños

Lectura infantil. Entrevista con María Miguens

Pedro OliverRedactor de GuiaInfantil.com

La labor de la Fundación Leer contribuye a divulgar y crear conciencia sobre la importancia de que los niños accedan desde la primera infancia al mundo 'mágico' de la lectura, ya sea un libro, un cuento, fábula o poema, donde pueden encontrar vivencias, curiosidades, y variados temas.

María Miguens es la responsable del Departamento de Comunicaciones de la Fundación Leer. En esta entrevista a GuiaInfantil.com ella nos habla acerca de todo lo que envuelve la lectura infantil.

La importancia de la lectura infantil

Lectura infantil

¿Es necesario que el niño sepa leer para tener su primer contacto con un libro?
El contacto cotidiano con los libros y la posibilidad de disfrutar de sencillas actividades como escuchar cuentos, despierta en los niños el deseo y la motivación por leer. Como padre, uno puede hacer muchas cosas para ayudar a sus hijos a descubrir el placer de leer. Es un proceso gradual y continuo que se da desde el mismo momento en que el niño nace, con el desarrollo del lenguaje.

¿Cuándo es el mejor momento para introducir un libro a los niños?
Los bebés están preparados para comenzar a disfrutar de los libros, las lecturas, las rimas y las canciones. En cada casa, los padres pueden compartir actividades sencillas para apoyar el desarrollo intelectual y afectivo de los niños, desde bebé. Algunos ejemplos pueden ser ofrecerles libros adecuados para su edad: libros de tela, goma o cartón con páginas gruesas que pueda manipular; libros con objetos familiares para nombrar; con historias simples protagonizadas por niños de su edad; con rimas y juegos de palabras.

El acto de leer no es innato, hay que cultivarlo. ¿Cómo podemos hacerlo?
Desde un primer momento, se puede comenzar a cultivar el acto de leer. Podemos decir por ejemplo que la madre tiene que estar en contacto con la literatura y hacer su recorrido lector y transmitirlo a su bebé. Y cuando entonces este nace, el primer camino de contacto con la literatura es la oralidad, a través de las canciones de cuna, por ejemplo. Después, obviamente el hecho de narrar y de leer cuentos e historias a los chicos. Es fundamental que la literatura continúe vinculada al juego y al placer, al disfrute. Es importante también ofrecer a los niños una amplia variedad de textos, porque esto brinda la posibilidad de elegir y genera el deseo de leer.

¿El estímulo a la lectura es igual a los 3, a los 5 o a los 7 o 9 años de edad?
Diversos estudios demuestran que cuanto más leen los niños, mejor se desempeñan en la lectura y escritura. Como padre se pueden hacer muchas cosas para estimular la lectura en los niños: disponer de un espacio dentro de la casa, una estante, donde los chicos puedan guardar sus libros; poner a la disposición de los hijos libros así como revistas que vayan de encuentro a sus intereses; proponerles la lectura de libros basados en películas infantiles; llevar un libro siempre en el bolso por si tienen que esperar juntos en una cola; incentivarles a compartir la lectura y libros con otros amiguitos; disponer de una horita al día para que se dediquen a la lectura; leerles en voz alta aunque ya sepan leer, etc.

De 0 a 3 años: los padres pueden leer en voz alta al bebé, durante unos pocos minutos al día, señalar y nombrar las ilustraciones de los libros, compartir rimas y canciones de cuna, ofrecerle libros de tela, goma, plástico o cartón.

De 3 a 5 años: los padres deben asociar la lectura con el placer y la ternura, deben leer libros más extensos, con ilustraciones y con capítulos para leer en varios encuentros, elegir libros con patrones de rimas repetitivas que estimulen la participación de los niños, ofrecerles libros con temática variada, con nuevas palabras y diferentes lenguajes. Es interesante conversar con el niño sobre lo leído, conocer sus opiniones y sentimientos. Proponer algunos juegos a partir de la lectura, como dibujar, armar títeres, también es aconsejable.

De 5 a 8 años: los padres pueden compartir lecturas en voz alta, dejar mensajes escritos para que los niños los descubran y lean, llevar a niño a visitar librerías, bibliotecas, así como ferias de libros, compartir un libro y luego la película basada en el texto, ofrecerle libros con textos breves y sencillos que ellos mismos puedan leer, proporcionarle libros de cuentos, poesías, adivinanzas, trabalenguas, poemas, sobre temas que interesan más al niño.

En un mundo inmerso en las nuevas tecnologías, ¿la lectura puede verse amenazada de alguna manera?
Creemos que hoy en día, la tecnología sirve como recurso para continuar acercando a miles de niños al amor y el placer de la lectura. Es importante pensar, por ejemplo, en no confundir formato con contenido.