Ecografías durante el embarazo: 3D y 4D

Ecografías que pueden ser realizadas en el hogar de la mujer embarazada.

Las ecografías 3D y 4D son una técnica que permite ver una imagen tridimensional y en movimiento del bebé que aún está en el vientre de su madre, permitiendo de este modo un mejor seguimiento y representación de la actividad fetal. Es el método más reciente que da la posibilidad a los padres no sólo de saber con más exactitud si su bebé es un niño o una niña, como de ver la carita a su bebé cuando él aún está dentro del vientre materno. Además, este tipo de ecografía puede realizarse en el hogar de la mujer embarazada.

Beneficios de las ecografías 3D y 4D

Ecografías 4D en el embarazo

A través de las ecografías en 3 D y/o 4D, se puede ver, a partir de las veinticuatro semanas:

- El despertar del instinto de succión del bebé. Se puede verlo chupando algunos de sus deditos o moviéndose los labios tal y como hará cuando mame del pecho de su madre.

- Se puede observar un reflejo de sonrisa y de cómo se frunce el entrecejo ante algún estimulo.

- Se puede ver al bebé moviendo sus brazos y piernas a la vez que la madre siente sus pataditas en la barriga.

- Se puede observar algunos rasgos del bebé. Si tiene los labios de mamá o de papá o incluso distinguir perfectamente el hoyuelo de la barbilla.

- Se puede ver y conocer, claramente, el sexo del bebé, sin cualquier tipo de duda. Las ecografías son un método no invasivo, y en el caso de las ecografías en 3D y 4D se convierten en una ventana en la que se puede observar a los bebés, dejando más impacientes a los padres para la llegada de su pequeño. Describir la sensación que sienten los padres al ver a su bebé, es difícil, se mezclan la emoción y una ternura desmesurada. El bebé se forma y crece dentro de la tripa de la madre y tanto ella como el papá del pequeño ¡podrán verlo!

Se debe tener en cuenta que estas ecografías no aportan datos diagnósticos de relevancia, es decir, las ecografías realizadas por el ginecólogo que lleva el embarazo son las que realmente aportan información médica sobre el estado del bebé. Con las ecografías en 3D (fotografías) y 4D (videos) se puede vivir momentos inolvidables viendo por primera vez al bebé, a la espera de tenerle entre los brazos.

Cuándo realizar ecografías 3D y 4D

El mejor momento del embarazo para realizar este tipo de ecografía es entre la semana veinticuatro y treinta, cuando factores como la cantidad de líquido amniótico, el tamaño del bebé, el espacio disponible o su posición hacen que sea más fácil conseguir y visualizar buenas imágenes del bebé. Estas ecografías son realizadas sólo por técnicos en radiodiagnóstico y cada sesión dura aproximadamente unos treinta minutos. Existe la posibilidad de que, finalizada la sesión, los padres lleven un CD con todos los videos y fotos que se graben de su bebé.

Además, es un tipo de ecografía que puede realizarse en casa, sin la necesidad de que la mujer embarazada se desplace al centro, pudiendo convertirse en un momento más íntimo y familiar. El coste de cada sesión depende mucho del lugar elegido, si es en casa puede llegar a costar unos 200 euros y si es en el centro unos 140 euros.