Dieta para quedarse embarazada

Los nutrientes necesarios para concebir un bebé

Si estás deseando tener un bebé es necesario que empieces a cuidar tu alimentación tres meses antes de quedarte embarazada. Algunos nutrientes son imprescindibles para aumentar tu fertilidad, para mantener en buena forma tu estado de salud y para favorecer que tu futuro bebé encuentre las sustancias que necesita para su desarrollo.

Ahora más que nunca es cuando debes cuidar lo que comes y pensar qué es lo que no debes comer. Los alimentos y su composición afectan a todo el organismo, pero sus efectos no se notan inmediatamente. Los cambios en los hábitos alimenticios resultan significativos y tienen los efectos deseados en el cuerpo de tres meses a un año después de haberlos iniciado.

Los nutrientes necesarios para quedarse embarazada

Embarazada con plato de fruta y nueces

Por tanto, para afrontar la gestación en un buen estado de salud, descubre cuáles son los nutrientes necesarios que deben circular por tu cuerpo y que compartirás con tu bebé cuando llegue el momento:

1. Ácido fólico. Las lentejas, los espárragos, las espinacas, las judías pintas, los cacahuetes, los cítricos, el brócoli, la lechuga, las acelgas, las espinacas y el pan y los cereales elaborados con trigo integral son ricos en ácido fólico, un nutriente que no debe faltar en tu dieta si estás deseando quedarte embarazada. Esta vitamina del grupo B ayuda a prevenir los defectos en el tubo neural (cerebro y médula espinal) como la espina bífida, cuando se empieza a tomar tres meses antes y durante las primeras semanas del embarazo. Sin embargo, esta vitamina se pierde fácilmente con la cocción y, por eso, es recomendable tomar ácido fólico en suplementos de 400 microgramos, acompañados de una dieta saludable y rica en folatos a diario.

2. Omega 3. Los ácidos grasos Omega 3 son necesarios para aumentar la fertilidad. Están presentes en las grasas saludables del pescado y se encuentran en mayor cantidad en las variedades de pescado azul. Los langostinos, el atún claro y el salmón son los productos del mar que menos contenido en mercurio presentan, pero que contienen cantidades importantes de Omega 3. Y es que mientras que los ácidos grasos son necesarios para el buen funcionamiento ovárico, el mercurio es tóxico para el feto. Si prefieres una fuente vegetal de Omega 3, las semillas de lino son ricas en estos ácidos grasos omega-3 y son fáciles de encontrar en las tiendas de alimentos naturales.

3. Hierro. Este mineral es imprescindible para la formación de glóbulos rojos. Combinado con el oxígeno produce la hemoglobina, una proteína que se encarga de transportar el oxígeno que llega a nuestros pulmones hasta las células del organismo. También es un elemento esencial para la síntesis del colágeno, una proteína que se encuentra en los huesos, cartílagos y tejidos conectivos. La ingesta de hierro durante el embarazo es muy importante, ya que la madre utiliza el 50 por ciento para aumentar la cantidad de sangre y el resto del hierro es usado por el feto y la placenta para su desarrollo. Por tanto, aumenta tu consumo de carne, especialmente de carne roja. Recuerda que el hierro se asimila mejor en combinación con vitamina C, así que, no olvides de tomar tomates o cítricos en la misma comida siempre que degustes un plato de carne. 

4. Alimentos integrales. En el proceso de refinamiento del grano se pierden 17 nutrientes esenciales, que estimulan la fertilidad como las vitaminas del grupo B, el hierro y los antioxidantes. Si tienes planes de concebir un hijo es recomendable incluir en tu dieta un tazón de cereales integrales en el desayuno, un par de tostadas de pan de trigo integral en la comida o en la merienda y una ración de pasta de trigo integral en la cena.

5. Vitaminas y minerales. Son esenciales para ayudar al cuerpo a aprovechar la energía que proporcionan los alimentos. También tienen la función de reparar y mantener las células y los tejidos. Las frutas y las verduras son alimentos ricos en vitaminas y minerales, y no deben faltar en tu dieta si deseas quedarte embarazada. Por su riqueza en fotoquímicos y antioxidantes neutralizan a los radicales libres, que son moléculas nocivas que atacan el organismo y que están presentes en la contaminación ambiental, y que pueden producir daños en los órganos reproductores. Las frutas y verduras de colores vivos están cargadas de estos nutrientes. Hazte el propósito de ingerir 5 raciones al día de fruta o verdura.

Léase la segunda parte del artículo: Dieta para quedarse embarazada: lo que NO debes comer

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com