La vuelta del cordón umbilical en el nacimiento del bebé

Un 30-40 por ciento de los bebés vienen con una vuelta de cordón umbilical

El cordón umbilical es un tubo de unos 55 cm de largo que une al bebé con la placenta. A través de este conducto, el bebé recibe todos los nutrientes que necesita para su crecimiento a lo largo del embarazo. Debido a su longitud y a los movimientos que realiza el feto en el interior del útero es normal que pueda enrollarse con él. Normalmente, durante el embarazo, el cordón umbilical se enrolla y se desenrolla regularmente y no supone ningún problema ni para la mamá ni para el bebé. Sólo si llegado el momento del parto, el cordón permanece enrollado alrededor del cuello del bebé puede haber problemas.

Causas de la vuelta de cordón umbilical en el parto

Vuelta de cordón umbilical en el parto

La estadísticas han desvelado que los motivos por los que el cordón umbilical se enrolla al bebé son un cordón más largo de lo habitual y una cantidad mayor de líquido amniótico de la normal y, por tanto, más espacio disponible para el movimiento. Se calcula que un 30-40 por ciento de los bebés se presentan con una vuelta de cordón en el momento del parto. 

Para comprobarlo, antes del parto se realiza una ecografía o eco-doppler. No obstante, esta prueba suele dar un gran porcentaje de falsos positivos y negativos, ya que el bebé se está moviendo en el interior del útero hasta el momento del nacimiento. El cordón umbilical puede enrollarse en cualquier parte del cuerpo, sobre todo en el cuello, los brazos, las piernas o el tronco del feto. Aunque la vuelta de cordón permanece hasta el momento del parto, en ocasiones, con algún gesto del bebé, el cordón se desenrolla.

La vuelta de cordón umbilical en el parto

Normalmente, no genera ningún problema para que la mujer de a luz a su bebé por vía vaginal y no suele ser necesaria la realización de una cesárea. La técnica que se utiliza para que el bebé pueda nacer vía vaginal se basa en poner el dedo entre el cuello y el cordón para deshacer la circular mientras el niño sale.

Cuando el cordón umbilical es demasiado corto y está tirante enroscado al cuello del bebé, es preciso tomar precauciones, pero la forna de actuación es prácticamente la misma: consiste en liberar la vuelta de cordón en el instante del parto. Si el cordón fuera tan corto que esto no pudiera hacerse, siempre puede pinzarse el cordón y cortarse antes de que acabe de salir el bebé.

Cuando la vuelta de cordón está tan apretada que presiona las arterias carótidas o bien el bebé viene con varias vueltas de cordón podría producir sufrimiento fetal en el bebé. En este caso, se monitorizará a la madre para controlar el estado del bebé y su ritmo cardiaco en todo momento y se valorará si el bebé puede nacer por vía vaginal o se debe recurrir a la cesárea.

El bebé no puede ahogarse dentro del útero

Se denomina circular de cordón a las vueltas que puede dar el cordón umbilical alrededor del cuello o de cualquier otra parte del cuerpo del bebé. En realidad, este problema es muy frecuente y no suele derivar en ninguna complicación, mientras el bebé permanece en el vientre de la madre, ya que el cordón umbilical se encuentra recubierto por una sustancia gelatinosa,la gelatina de Warton, que tiene la función de amortiguar cualquier compresión y evitar así la interrupción de la circulación sanguínea entre la madre y el bebé. Mediante esta gelatina, el cordón se convierte en un conducto resbaladizo que se puede deslizar con facilidad sobre el cuerpo del bebé.

Esta condición impide que el bebé pueda ahogarse con su propio cordón umbilical debido, en primer lugar, a que el bebé no respira en el interior del útero, sino que recibe el oxígeno a través de la sangre materna y, en segundo lugar, a la sustancia gelatinosa que lo recubre.

Marisol Nuevo.